Chile: gobierno culpa a grupos anarquistas de violencia durante aniversario de golpe militar

Mujeres encienden velas en el Estadio Nacional, que sirvió como centro de detención en los primeros años de la dictadura militar, durante una vigilia por el 50 aniversario del golpe militar de 1973 que derrocó al gobierno del fallecido presidente Salvador Allende en Santiago, Chile, el lunes 11 de septiembre de 2023. (AP Foto/Esteban Félix) (ASSOCIATED PRESS)

SANTIAGO (AP) — El subsecretario del Interior chileno Manuel Monsalve responsabilizó el martes a grupos anarquistas por los hechos de violencia registrados durante el 50 aniversario del golpe militar y lamentó que un tribunal dejara en libertad a quienes atacaron la sede de gobierno.

Encapuchados ocasionaron desórdenes, levantaron barricadas encendidas y se enfrentaron con la policía, especialmente en el centro de la capital chilena.

Entre la noche del lunes y la madrugada del martes los sujetos trasladaron los desórdenes a algunas barriadas de la periferia de la ciudad y arrojaron objetos contra los policías, causándole una herida en un pómulo a un camarógrafo y lesiones a 14 agentes.

Monsalve dijo que el gobierno tiene identificados a grupos que se coordinan para protagonizar hechos de violencia en el marco de actividades como la conmemoración del aniversario del golpe militar.

Agregó que "fundamentalmente, no únicamente, hay presencia de grupos anarquistas” y de otros grupos “con orientaciones políticas” que no precisó. Es información “que manejamos en materia de inteligencia”, dijo. Añadió que su objetivo es ocasionar hechos violentos.

En actividades como las del fin de semana y en marchas estudiantiles es común ver a jóvenes vestidos de negro, con los rostros cubiertos, que lanzan piedras a los policías y levantan barricadas.

El subsecretario lamentó que un juzgado de garantía sólo dejara con prisión preventiva a uno de los tres encapuchados que dañaron el palacio de gobierno y dijo que los protagonistas de los hechos de violencia “son delincuentes”.

Los desórdenes comenzaron el domingo cuando encapuchados se separaron de una tradicional romería que se realiza desde el centro de la ciudad hasta el cementerio general, a unos tres kilómetros, sobrepasaron y rompieron los paneles de vidrio ubicados en el perímetro de la sede de gobierno, pintaron algunas consignas en sus paredes y quebraron media decena de ventanales.

Ya en el cementerio, donde se ubica el memorial en homenaje a los 1.162 desaparecidos de la dictadura (1973-1990), grupos de encapuchados dañaron la tumba de un senador derechista asesinado en 1991 y el mausoleo de la policía y se enfrentaron a la policía en el exterior y en el interior del campo santo, empañando las actividades de los familiares de las víctimas.

El general Enrique Monrás, jefe de Orden y Seguridad de la policía, indicó que entre el domingo y el lunes hubo 307 eventos de violencia en el país por los que se detuvo a 92 personas.