CFK busca apartar a jueza que investiga intento de atentado

La vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner asiste a una reunión organizada por la Unión Obrera Metalúrgica en Pilar, Argentina, el viernes 4 de noviembre de 2022. Fernández de Kirchner busca apartar a la jueza que investiga el intento de atentado que sufrió en septiembre al considerar que la magistrada trata de boicotear la causa en la que hay tres procesados como presuntos responsables. (AP Foto/Natacha Pisarenko) (ASSOCIATED PRESS)

BUENOS AIRES (AP) — La vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner vinculó a un diputado opositor con el intento de atentado que sufrió hace dos meses y anunció que intentará apartar a la jueza que investiga el hecho al considerar que pretende boicotear la causa.

Fernández de Kirchner, quien gobernó entre 2007 y 2015, anunció que instruyó a sus abogados a que recusen a la jueza federal María Eugenia Capuchetti en un mensaje publicado el jueves en su cuenta de Twitter junto a un video con una voz en off que narra los acontecimientos en torno del ataque por el cual hay tres detenidos procesados como presuntos responsables.

El video señala que la jueza "paralizó y boicoteó la investigación” porque, entre otras cosas, no llamó a declarar el diputado opositor Gerardo Milman -secretario de Seguridad Interior durante el mandato de Mauricio Macri (2015-2019)- quien, según un testigo, habría sabido del intento de magnicidio antes de que ocurriera.

La vicepresidenta fue víctima de un fallido ataque el 1 de septiembre durante una congregación de simpatizantes cerca de su domicilio en Buenos Aires luego de que un fiscal pidió para ella una condena de 12 años de cárcel por presunta corrupción durante su mandato.

El brasileño residente en Argentina Fernando Sabag Montiel gatilló una pistola contra Fernández de Kirchner, pero la bala no salió, tras lo cual fue inmovilizado por seguidores de la exmandataria que lo entregaron a la policía. Tres días después fue detenida su novia Brenda Uliarte y luego Gabriel Carrizo, líder de un negocio de venta de algodón de azúcar en el que los dos anteriores trabajaban como vendedores ambulantes.

Al justificar la necesidad de que la jueza se aparte del expediente, el video señala que “cuando aparecieron las primeras pruebas que involucran a la política con el ataque... es evidente que el partido judicial no quiere a Cristina como víctima, la quiere presa o muerta”.

La vicepresidenta considera que un sector de la justicia la persigue en connivencia con la principal fuerza de la oposición a la que pertenece Milman y que tiene entre sus principales referentes a Macri.

La grabación agrega que luego del ataque, un testigo se presentó en el juzgado de Capuchetti y declaró que dos días antes del hecho escuchó decir a Milman junto a dos colaboradoras que lo acompañaban en un bar que "cuando la maten, yo voy a estar camino a la costa".

El legislador acotó en Radio Mitre que nunca dijo eso aunque sí viajó a la costa y el 1 de septiembre ya estaba en Buenos Aires.

También tildó las acusaciones de “una película de ficción” que adjudicó a una “actitud fascista de perseguir opositores” por parte del kirchnerismo. “No se aguantan que estos jóvenes lúmpenes (marginales) puedan ser parte de un complot insignificante contra la vida de la vicepresidenta”, sostuvo en referencia a los detenidos.

Milman ha pedido investigar por falso testimonio a quien lo involucró, que según versiones periodísticas se desempeña como asesor de un diputado del oficialista Frente de Todos.

La grabación también dice que las mujeres que acompañaban al diputado negaron en el juzgado de Capuchetti la reunión hasta que les mostraron las imágenes donde se las veía entrar al bar y la admitieron. "Pese a que iniciaron su declaración bajo juramento mintiendo, la jueza no tomó ninguna medida para seguir investigando. Milman todavía no fue citado a declarar”.

Además, siembra dudas en torno del accionar del diputado porque en un proyecto de declaración que presentó días antes del ataque -mostrado por el video- alertó que “un iluminado" podía realizar un “falso ataque” a Fernández de Kirchner para “victimizarla".

La defensa de la vicepresidenta viene reclamando a la justicia que ahonde la línea de investigación sobre los autores intelectuales y posibles financistas del ataque.

Fernández de Kirchner ha apuntado a “empresarios ligados al macrismo”, sin mencionar nombres, como quienes les habrían pagado a los implicados en el hecho.

En otra causa, la justicia procesó a cuatro jóvenes miembros de Revolución Federal por incitación a la violencia en sus protestas contra funcionarios y amenazas a la vicepresidenta. Para la exmandataria existe un nexo entre esa agrupación de derecha fundada hace pocos meses -que en su opinión recibiría financiamiento de círculos macristas- y el intento de atentado.