CEPAL y ONU proponen una canasta digital básica para las mujeres

Delia Angélica Ortiz
·3  min de lectura

LA COMISIÓN Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y ONU Mujeres hicieron este martes un llamado a los países latinoamericanos para cerrar la brecha de género en la innovación y crear una alianza regional para la digitalización de las mujeres en la región.

En la inauguración de la Sexagésima Reunión de la Conferencia Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, y María-Noel Vaeza, directora regional para las Américas y el Caribe de ONU Mujeres, apoyaron esta iniciativa presentada por Mónica Zalaquett, titular del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género en Chile.

Zalaquett dijo que la propuesta implica que “las mujeres estén a la cabeza de la revolución digital”. Insistió en que los países deben incentivar que las mujeres y las niñas elijan carreras en ciencias y matemáticas para que sean competitivas en el mercado laboral del futuro.

La propuesta también busca impulsar una canasta digital básica que incluiría planes de conectividad mensuales, un computador portátil, un teléfono inteligente y una tableta para garantizar el acceso digital de los hogares no conectados, especialmente entre quienes no pueden costear el acceso a internet y a los dispositivos necesarios para aprovecharlo.

No te pierdas: Participación laboral de las mujeres retrocederá 10 años por pandemia: CEPAL

Esta alianza, explicó Zalaquett, permitiría reducir la brecha y promover la participación de las mujeres en la economía digital. Así que también planteó la posibilidad de crear una “plataforma virtual colaborativa” que sirva para crear redes entre las mujeres de la región.

En la inauguración se enfatizó el papel que las mujeres juegan en la economía del cuidado y cómo la crisis sanitaria ha tensado más los nudos de equidad y género preexistentes, por lo que se limitaron las oportunidades del sector femenino.

Zalaquett resumió cómo se han “desplomado” los avances logrados en la región respecto a la precarización de las condiciones laborales, el acceso al crédito y a la sobrerrepresentación de las mujeres en la primera línea de atención al COVID-19. Esto sumado al aumento de las tasas de desocupación de las mujeres.

También lee: El calvario de las mujeres en Yemen: ‘Me agarró del pelo y me derramó ácido’

“Tomemos la evidencia que ha dejado esta pandemia como una oportunidad para crear conciencia del valor que tienen las labores y los rubros que históricamente hemos asumido las mujeres: el cuidado como la piedra angular de la sostenibilidad de la vida en nuestras sociedades, la educación como la columna vertebral del desarrollo, la atención sanitaria como la labor heroica y salvavidas que hemos visto en los últimos meses”, advirtió la ministra chilena.

Durante esta reunión regional —que se desarrolla del 23 al 25 de febrero— también se hablará de la importancia de la intersección entre género y cambio climático, pues se prevé que las mayores secuelas de este fenómeno en la región recaerán sobre las personas que trabajan en actividades agrícolas y costeras; las poblaciones indígenas; niños y niñas, así como personas mayores y en situación de pobreza, además de poblaciones y ecosistemas insulares como los países del Caribe. N