La CEDEAO impone sanciones contra los líderes golpistas de Guinea-Conakri

·4  min de lectura

Accra, 16 sep (EFE).- La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) impuso hoy sanciones contra los líderes del golpe de Estado perpetrado el pasado día 5 en Guinea-Conakri y exigieron la vuelta al orden constitucional en seis meses.

Al término de una cumbre extraordinaria celebrada en Accra, el presidente de la Comisión de la CEDEAO, Jean-Claude Kassi Brou, declaró a los periodistas que los jefes de Estado del bloque decidieron aplicar prohibiciones de viaje y el bloqueo de activos financieros de miembros de la junta militar que dirige el país.

Brou, citado por medios ghaneses, reafirmó el apoyo de la organización para que el poder en Guinea-Conakri regrese a las manos de dirigente civiles.

El presidente de la Comisión subrayó, además, que la transición tiene que ser corta para que se puedan celebrar elecciones.

"Los líderes de la CEDEAO decidieron hacer la transición muy breve. No habrá necesidad de una transición larga porque el país necesita volver al orden constitucional. No debería durar más de seis meses", insistió Brou.

El bloque de quince países, al que pertenece Guinea-Conakri, volvió a exigir la liberación inmediata del depuesto presidente guineano Alpha Condé.

Anteriormente, el presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo, jefe de turno de la CEDEAO, afirmó en el discurso de apertura de la cumbre que la Comunidad estaba obligada a tomar "decisiones" que tendrán "consecuencias a largo plazo para la estabilidad y la defensa de los valores democráticos" de la región.

Tras la reunión, el presidente de Senegal, Macky Sall, señaló en su cuenta de la red social Twitter que da "la bienvenida a las firmes decisiones de la cumbre para la salvaguardia de la democracia, la paz, la seguridad y la estabilidad en la subregión".

A la espera de que se publique el comunicado conjunto de la cumbre, se prevé este viernes una "visita de trabajo" de una delegación de mandatarios de la CEDEAO a Conakri con el fin de trasladar a la junta militar las conclusiones de la reunión de Accra, según un comunicado leído en la televisión estatal guineana.

El pasado día 8, la CEDAO ya decidió, tras otra cumbre extraordinaria, suspender a Guinea-Conakri de todas las instituciones de la organización por el golpe.

Los líderes de ese bloque también acordaron el envío de una misión de alto nivel, que visitó Conakri el pasado viernes para tratar la situación con la junta militar que dirige el país.

SUSPENSIÓN DE LA CEDEAO Y LA UNIÓN AFRICANA

La Unión Africana (UA) siguió, asimismo, el ejemplo de la CEDEAO y el pasado día 10 anunció la suspensión de Guinea-Conakri de todas las instituciones de la organización continental.

El golpe en Guinea-Conakri ha provocado temores a un retroceso democrático en África occidental, después de los dos levantamientos militares que ha sufrido el vecino Mali desde agosto del año pasado.

Alpha Condé, de 83 años y en el poder desde 2010, fue derrocado y detenido por miembros del Grupo de Fuerzas Especiales del Ejército liderados por el coronel Mamady Doumbouya, quien dijo dar el golpe para crear las condiciones de un Estado de derecho.

El coronel, el nuevo hombre fuerte del país, justificó la asonada por "la falta de respeto a los principios democráticos, la politización excesiva de la administración pública, la mala gestión financiera, la pobreza endémica y la corrupción" en el país.

Los golpistas crearon el Comité Nacional de Agrupación y Desarrollo (CNRD, por sus siglas en francés) a fin de "iniciar una consulta nacional para abrir una transición incluyente y pacífica", que se desarrolla esta semana con actores sociopolíticos guineanos.

El pasado 18 de octubre, el país celebró comicios presidenciales en los que Condé optó a un polémico tercer mandato, no permitido en principio por la Constitución, tras un referéndum en marzo de 2020 para cambiar la Carta Magna, aprobado con un 91,5 % de votos.

Según algunos observadores, ese cambio forzado, que provocó violentas protestas con víctimas, hizo al presidente vulnerable a una intentona golpista.

Guinea-Conakri es uno de los países más pobres del mundo, pero posee un importante potencial minero, hidráulico y agrícola.

Sus reservas de bauxita, materia prima para producir aluminio, son unas de las más importantes del mundo y atrajeron en los últimos años a inversores de China, Rusia y Francia.

El presidente de la Cámara Nacional de Minas guineana, Ismaël Diakité, mantuvo hoy una reunión con la junta militar, de la que salió "satisfecho" porque se abordó la "continuidad de las operaciones" y la "implementación de los acuerdos vigentes".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.