La CE analiza el impacto de la alianza del acuerdo AUKUS en la negociación con Australia

·3  min de lectura

Bruselas, 20 sep (EFE).- La Comisión Europea (CE) va a “analizar” el “impacto” que el acuerdo de defensa entre Australia, Estados Unidos y el Reino Unido conocido como AUKUS puede tener en las negociaciones del bloque comunitario de un acuerdo de libre comercio con Canberra.

“Estamos analizando el impacto que el anuncio puede tener en el calendario para la próxima ronda de negociaciones” con Australia, indicó en la rueda de prensa diaria de la CE el portavoz jefe comunitario, Eric Mamer.

Recordó que, al término de la última ronda de negociaciones comerciales con Australia en junio pasado, se había acordado que la próxima tuviera lugar en octubre, pero precisó que actualmente “estamos analizando el impacto del anuncio sobre AUKUS”.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, Bernd Lange, consideró hoy en unas declaraciones a la prensa que la negociación con Australia, que se inició en junio de 2018, no se va a detener por esta nueva alianza pero será ahora “mucho más complicada” dado que “la confianza ahora se ha ido un poco”.

Francia tenía un contrato para la entrega a Australia de doce submarinos de propulsión convencional valorado en 56.000 millones de euros, que fue anulado por Canberra dentro de esa alianza que le garantiza contar con sumergibles nucleares.

“Creo que necesitamos muchas más salvaguardas en ese acuerdo comercial que antes. No sé si al final lo tendremos, pero seguiremos el diálogo con Australia”, agregó el eurodiputado.

Lange explicó que el volumen del tratado comercial que la UE negocia con Australia es “bastante limitado en comparación con el acuerdo de los submarinos”.

En su opinión, ese acuerdo tenía también “muchas implicaciones industriales” y se basaba en crear empleos en Australia o en la transferencia de tecnología, elementos que “se reflejan en la negociación de un acuerdo comercial, y por tanto creo que será mucho más complicado concluir el acuerdo”.

Recordó que en el marco de la relación comercial con la UE, Canberra tiene intereses ofensivos en cuando a lograr mayor acceso al mercado agrícola europeo, mientras que prosiguen dificultades por el uso para productos australianos de nombres que son indicaciones geográficas protegidas europeas.

Según dijo, la UE tiene interés en la producción a gran escala de energías renovables basadas en el hidrógeno que persigue Australia, aunque “ahora no estamos seguros de que vayamos a ser los principales beneficiarios de esa producción”.

Lange también consideró que hay que reflexionar sobre hasta qué punto puede “separarse” la política comercial de la de defensa y seguridad.

En todo caso, defendió “seguir en contacto” con un país como Australia, de “mentalidad parecida y valores e intereses similares”, al igual que con Estados Unidos.

Con ese país confió en que se llegue a un acuerdo sobre los aranceles impuestos al acero europeo para el próximo 30 de noviembre, o de lo contrario la UE estaría dispuesta a redoblar sus contramedidas.

Sobre la primera sesión del Consejo de Comercio y Tecnología entre la UE y EEUU que tendrá lugar en Pittsburgh (Pensilvania) el próximo 29 de septiembre, reconoció que puede ser “más complicada” a raíz de la alianza AUKUS, aunque confió en que ayude las reuniones que mantendrá el vicepresidente de la CE y responsable de Comercio, Valdis Dombrovskis, en Washington, adonde viajará el próximo domingo.

Por su parte los ministros de Exteriores de la UE, junto al alto representante de la Unión para la Política Exterior, Josep Borrell, celebrarán hoy en Nueva York, donde se encuentran para participar en las sesiones de la Asamblea General de la ONU, una reunión en la que abordarán también la alianza AUKUS.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.