Los CDC reportan un considerable aumento de niños estadounidenses que consumen melatonina

·5  min de lectura

Los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) informaron que están aumentando los casos de niños que consumen melatonina, una sustancia que ayuda a dormir. Los médicos instan a los padres a hablar con un profesional médico antes de administrar el suplemento a sus hijos.

Entre enero de 2012 y diciembre del año pasado, la cantidad de casos de niños que ingirieron melatonina reportados a los centros de control de intoxicaciones en los EE.UU. experimentó un aumento del 530 por ciento, según los investigadores. En total, se reportaron 260.435 casos de ingestión.

El director del Centro de Información sobre Drogas y Venenos de Michigan en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Wayne, el Dr. Varun Vohra, le dijo a The Washington Post que “ninguno de nosotros realmente anticipó que sería un aumento tan grande”.

El informe emitido por los CDC el 3 de junio cita el aumento tanto en la popularidad como en la disponibilidad de la melatonina, así como el aumento de los problemas de sueño provocados por la pandemia y el tiempo adicional que los niños pasan en casa como posibles factores en el incremento.

El informe se basa en datos informados al Sistema Nacional de Datos sobre Envenenamiento de la Asociación Estadounidense de Centros de Control de Intoxicaciones sobre los menores de 19 años. El informe establece que el 82,8 por ciento de los niños que tomaron el suplemento para dormir eran asintomáticos, la mayoría ellos tenían menos de cinco años y el 94,3 por ciento de las ingestiones no fueron intencionales.

La gran mayoría de las ingestiones no ameritaron una visita a un centro de atención médica: el 10,7 por ciento de los que tomaron el suplemento para dormir vieron a un profesional de la salud en un centro. Dentro de ese grupo, el 14,7 por ciento estaba hospitalizado y el uno por ciento, 287 niños, necesitaban cuidados intensivos. Dos niños murieron y cinco fueron conectados a ventiladores.

“En este momento no estamos afirmando que la melatonina haya provocado directamente resultados graves, como la muerte”, dijo el Dr. Vohra al periódico.

“No queremos alertar a los padres, ya que la mayoría de las ingestiones de melatonina son relativamente benignas y se resuelven sin complicaciones”, agregó, y señaló que la intención de la investigación era iniciar un debate y describir el aumento en el consumo entre los niños.

El director médico del Centro de Control de Intoxicaciones del Children’s Hospital of Philadelphia, el Dr. Kevin Osterhoudt, dijo a The Post que “es inusual ver a alguien enfermarse gravemente después de tomar melatonina”.

“Creo que debemos analizar más los datos”, agregó. “Y todavía tenemos que definir qué dosis es peligrosa y si hay personas que podrían correr un riesgo particular”.

El director del Centro Pediátrico del Sueño de Yale, Craig Canapari, dijo al periódico que “creo que este es el tipo de datos —en los que en realidad se están abordando hospitalizaciones y muertes— que creo que subraya la importancia de este problema”.

La melatonina es una hormona que se produce naturalmente en el cuerpo. Se produce en la glándula pineal y controla el ciclo de sueño-vigilia. Es un suplemento dietético en los EE.UU. y las versiones sintéticas están disponibles en varias dosis y se pueden consumir en forma de píldoras, líquidos, tabletas masticables y gomitas, que según los investigadores podrían ser atractivas para los niños.

No se ha demostrado que el suplemento ayude con el insomnio crónico, pero los datos respaldan su uso para el desfase horario y los problemas de sueño provocados por el trabajo por turnos. Se cree que es seguro y no genera un hábito.

Según Nielsen, las ventas de melatonina casi se triplicaron entre 2018 y 2022. Las investigaciones realizadas antes de la pandemia descubrieron que su uso estaba aumentando tanto entre niños como entre adultos.

“El mayor aumento anual en la ingestión pediátrica de melatonina coincidió con el inicio de la pandemia de covid-19”, afirma el informe de los CDC.

“Desde el punto de vista del desarrollo, los niños son naturalmente curiosos”, dijo el Dr. Osterhoudt. “Cuanto más se venden los productos, y cuanto más accesibles son en el hogar, mayor es la probabilidad de que los niños los agarren”.

Que se vea como un complemento y no como un medicamento “puede hacer que algunos padres la almacenen en su casa de una manera distinta a como lo harían si pensaran que es un medicamento”, agregó.

Los suplementos también tienden a no tener tapas de seguridad a prueba de niños y la regulación de los suplementos por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos no es tan extensa en comparación con los medicamentos.

Los expertos instan a los padres a que no le den melatonina a un niño menor de tres años o sin hablar con un profesional médico. También se recomienda que el suplemento se almacene de manera segura y que solo se compren productos etiquetados como USP Verified.

“Eso significa que ese fabricante de suplementos llevó a cabo procedimientos adicionales para garantizar que su control de calidad sea bueno”, dijo el Dr. Osterhoudt a The Post. “También debe tener en cuenta el número de teléfono de los Centros de Control de Intoxicación de Estados Unidos: 800-222-1222. Habrá un enfermero, un farmacéutico o un médico al otro lado de la línea que estará feliz de brindar orientación a cualquier familia sobre esta situación”.

También se pueden tomar otras medidas para solucionar los problemas de sueño en los niños, como establecer una hora adecuada de dormir y una rutina antes de acostarse.

“Si tu hijo tiene problemas para dormir, vale la pena hablarlo con su pediatra”, dijo el Dr. Canapari al periódico.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.