En Catar, brazalete en apoyo a comunidad LGBTQ+ causa discordia

El brazalete arcoíris en apoyo a la comunidad LGBTQ+ se convirtió en motivo de discordia en el Mundial, después de que la FIFA impidiera a los capitanes de las selecciones europeas que lo llevaran en los partidos en Catar, donde las relaciones homosexuales están prohibidas.

La Copa del Mundo quedó marcada por esta cuestión tras las declaraciones de Gianni Infantino de “hoy me siento gay” y la decisión tomada días después de impedir a los jugadores de selecciones europeas que lleven el brazalete “One love” en apoyo a las personas LGBTQ+ (lesbianas, gays, bisexuales, trans, ‘queer’ y otros).

El mensaje oficial de las autoridades cataríes es que “todo el mundo es bienvenido” en el emirato, a pesar de que sus conservadoras leyes prohíban las relaciones homosexuales y adúlteras.

El conservadurismo islámico del país quedó patente cuando a varios espectadores les requisaron camisetas y sombreros arcoíris en los controles de acceso al estadio en que se disputó el partido entre Estados Unidos y Gales, que terminó en empate (1-1) el martes por la noche.

“Mientras hacíamos fila, vimos cómo algunas personas que llevaban un sombrero arcoíris”, símbolo de la asociación galesa de aficionados LGBT Rainbow Wall, “tuvieron que quitárselo”, explicó a la cadena ITV News Laura McAlister, excapitana de la selección galesa de fútbol y que actualmente forma parte del comité ejecutivo de la federación de fútbol de su país.

DECEPCIÓN CONTRA LA FIFA EN CATAR

Rainbow Wall difundió en las redes sociales un video en el que se ve a la excapitana intentando entrar con ese sombrero y a un agente de seguridad obligándole a quitárselo.

“Dijeron que era un símbolo prohibido y que no estábamos autorizados a llevarlo dentro del estadio”, explicó McAllister, quien escondió el sombrero dentro de su mochila y pudo ponérselo dentro del estadio. “Fue una pequeña victoria moral”, comentó.

La federación galesa dijo estar “muy decepcionada” y afirmó que “abordaría esta cuestión directamente con la FIFA el martes”. Contactados por la AFP, ni la FIFA ni el Comité supremo de organización quisieron comentar el incidente.

La periodista estadounidense Grant Wahl, antes del partido, dijo en Twitter que agentes de seguridad la tuvieron retenida por llevar puesta una camiseta arcoíris.

Alex Scott, exfutbolista del Arsenal y actualmente analista para la BBC, mostró un brazalete de “One Love” durante la retransmisión en directo del partido Inglaterra-Irán. N

 

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Emir de Catar se pronuncia por la diversidad en arranque del Mundial

Velma sale del clóset en ‘Scooby-Doo’; comunidad LGBTQ+ celebra la noticia

‘Venezuela no es Catar’, activistas venezolanos reclaman por identidad transgénero