Cataluña: abuchean al presidente Sánchez tras visitar Barcelona por sorpresa

LA NACION

España.- Tras los incidentes registrados la semana pasada en la que miles de manifestantes salieron a las calles a protestar contra la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del proceso de secesión catalana, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, viajó hoy por sorpresa a Barcelona para visitar a los heridos.

El líder socialista busca controlar el desborde de las protestas independentistas catalanas y quiere evitar intervenir el gobierno regional. Aunque rechazó reunirse con el mandatario catalán, Quim Torra, el presidente conversó con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau "para trasladarle todo nuestro apoyo y solidaridad", publicó.

Sanchez visitó el Hospital Sant Pau donde se encuentra internado un agente de la Policía Nacional en grave estado y se encontró con una ola de manifestantes en la puerta. Unas 200 personas, entre ellas personal sanitario vestido con batas blancas, manifestantes y oficiales de la policía catalana, los Mossos d'Esquadra, con carteles que reclaman: "¡Libertad presos políticos!", "¡Fuera, fuera!".

El presidente español partió de La Moncloa, sede del Ejecutivo en Madrid, y pidió a Torra que condene los actos de violencia de los últimos días y que "cumpla sus obligaciones como gobernante" y "evite la discordia civil".

Las protestas, gritos y abucheos no impidieron que el jefe del Ejecutivo concretara sus visitas, que comenzaron en la Jefatura de Policía donde le expresó su apoyo a los agentes y defendió una actuación "moderada" que garantice la convivencia en Cataluña.

La cuenta oficial de Twitter de la casa de gobierno publicó la visita del mandatario español"a los agentes hospitalizados tras resultar heridos en los actos violentos de #Cataluña".

"Es evidente que los radicales y los violentos han decidido que Barcelona sea el teatro de operaciones para trasladar fuera y al conjunto de la sociedad española su contestación", dijo Sánchez a los policías en el edificio de esa fuerza ubicado en la céntrica Vía Laietana y los instó a actuar "con moderación", para "asegurar la convivencia".

La noticia de la visita de Sánchez provocó la movilización inmediata de los militantes independentistas, que hicieron un llamado "urgente" por redes sociales a una concentración bajo el lema "España: siéntate y habla" en la puerta de las inmediaciones de la delegación del gobierno central en Cataluña. Ahí, el mandatario tiene previsto reunirse con su representante en esa región, Teresa Cunillera.

El viernes pasado, decenas de miles de personas marcharon a Barcelona en lo que se llamo la Marcha de la Libertad para reclamar la Comunidad Autónoma de Cataluña.

Agencia Télam y DPA