Compraron casas a un euro en pueblos ‘perdidos’ de Italia y la pandemia les dejó atrapados allí

Casas a un euro en pintorescos pueblo de la Toscana, Sicilia, Cerdeña… Es el sueño italiano al que, en los últimos años, han recurrido diversas localidades de la geografía local para combatir la despoblación, el deterioro y el olvido. El reclamo es sencillo: poner a la venta viviendas a un euro y lograr que quienes las adquieren se comprometan a rehabilitarlas. Luego, cada municipio introduce unas u otras condiciones en el contrato como la residencia durante equis meses al año. La oferta, se mire por donde se mire, resulta tentadora. Así se lo pareció a Álvaro Solórzano y Douglas Roque cuando decidieron invertir. Con lo que no contaban es con que una pandemia por coronavirus truncaría sus planes y les dejaría atrapados en viviendas poco habitables.

Mussomeli se encuentra al sur de Sicilia y cuenta con un castillo en ruinas. (Foto: Getty Images)

En la CNN han hablado con ambos propietarios para que les cuenten cuál ha sido su experiencia en estos meses atrapados en un país que no es el suyo en casas que necesitan prácticamente una reforma integral. Solórzano, artista residente en Miami, compró dos viviendas en un pueblo siciliano llamado Mussomeli. Cuenta que viajó hasta la isla acompañado de su mujer, su hijo y la novia de este en marzo.

Su familia regresó primero, pero él se quedó unos días más. Cuando quiso volver a casa, no pudo. El vuelo había sido cancelado y se encontró atrapado en el sur de Sicilia sin posibilidad de salir, sin hablar italiano y con dos casas casi en ruinas. Ante un panorama así, decidió instalarse en la más habitable de las dos.

“Perdí la noción del tiempo. Vinimos aquí juntos y terminé viviendo la cuarentena en Mussomeli solo, sin muebles, solo una cama y un televisor, y nadie con quien hablar. Eso fue lo más difícil. Si mi esposa o mi hijo hubieran estado conmigo, hubiera sido diferente”, ha reconocido a la CNN.

Pese a todo y al frío que sufrió las primeras noches, valora positivamente estas semanas que ha pasado en su segunda residencia. Ha invertido el tiempo para poner a punto una de las casas. Algo que ha podido hacer porque, según ha explicado, la ferretería del pueblo siempre estuvo abierta y eso le permitió comprar pintura y otras herramientas que ha necesitado para poder ir haciendo arreglos aquí y allá.

“Hice pequeñas cosas, pero me ayudó a usar el tiempo, así que cuando mi hijo y su novia regresen, su casa estará lista”, se felicita Solórzano, que está deseando volver a reunirse con los suyos. De toda esta experiencia, se queda con el trato recibido por sus vecinos, que le proporcionaron radiadores, mantas y comida para ayudarle a pasar de la mejor manera posible la cuarentena.

Además de a su familia, lo que más ha echado de menos –sobre todo ahora que se han relajado un poco las medidas del confinamiento y puede moverse más por la zona– es tener a mano sus materiales de pintura para captar la belleza de Mussomeli. Dadas las circunstancias, no ha podido comprarlos.

Fabbriche di Vergemoli se encuentra en la región de Lucca, en Toscana, y su censo no llega a 800 habitantes. (Foto: Mauro Flamini/REDA&CO/Universal Images Group via Getty Images)

Su experiencia, pese a todo, ha sido bastante positiva. No así (o al menos no tanto) en el caso del empresario brasileño Douglas Roque. Él, en el momento del cierre de Italia, se encontraba en Fabbriche di Vergemoli, en la Toscana, junto con su amigo Alberto Da Lio. Estaba en la zona siguiendo de cerca la reforma de la casa que había comprado y estudiando otras propiedades en las que pudieran estar interesados compatriotas suyos. Lejos de su familia y con una casa inhabitable, su salvación fue que su amigo tiene familia en Italia y pudieron alojarse con ellos.

“Estaba a punto de comenzar el rediseño y luego todo fue bloqueado. Fue terrible, nuestro vuelo de regreso fue cancelado y tuvimos problemas con el consulado brasileño. Vine aquí en febrero para realizar la renovación de mi casa, todo el papeleo estaba hecho, estaba listo para ir pero no podía seguir adelante. Y mi familia está en Brasil, donde los casos de virus han aumentado. Estoy preocupado por ellos y ellos están preocupados por mí”, ha comentado sobre su situación.

Además, en su caso se han sumado los problemas con la tarjeta de crédito por los límites mensuales de gastos que tiene, el cambio de ropa de temporada… pero, sobre todo, la preocupación por la familia y la situación de Brasil frente a la pandemia.

Sin otra cosa que hacer, Roque ha aprovechado para avanzar todo lo posible con su proyecto y reconoce que, pese a lo complicado de la situación, “Toscana es una región maravillosa y las principales ciudades históricas y artísticas están cerca. Es el lugar perfecto”.

Más historias que te pueden interesar: