Carlos III es proclamado rey; hijos se unen para agradecer

·3  min de lectura

LONDRES (AP) — El rey Carlos III fue proclamado formalmente soberano del Reino Unido el sábado, al tiempo en que se dieron a conocer los detalles de las ceremonias meticulosamente coreografiadas que culminarán con el funeral de Estado de su madre, la reina Isabel II, el 19 de septiembre.

En este momento de dolor para la Casa de Windsor, había indicios de una posible reconciliación familiar. El príncipe Guillermo y su hermano Enrique, junto con Catalina, ahora princesa de Gales y Meghan, duquesa de Sussex, deleitaron a los dolientes cerca del castillo de Windsor con una sorpresiva aparición conjunta para agradecer al público por sus tributos florales y sus condolencias.

Era la primera vez que la generación real más joven en disputa aparecía junta públicamente desde que los Sussex se apartaron de los deberes reales en 2020 y se mudaron a California. Las miles de personas que acudieron en masa a Windsor en un día soleado estaban cautivadas, ya que las parejas aceptaron flores con gratitud, conversaron largamente con padres e hijos, estrecharon manos y aceptaron sus más sinceras condolencias.

Meghan se acercó a una adolescente entre la multitud, quien se tapó la boca con la mano en estado de shock. La pareja habló brevemente y luego la niña dijo: ”¿Puedo darte un abrazo?” Meghan se inclinó para darle un gran abrazo.

Catalina, por su parte, se centró en los niños pequeños de la multitud, inclinándose para hablarles cálidamente cara a cara.

El ataúd de la difunta soberana ahora descansa en el Castillo de Balmoral, el retiro de verano en las Tierras Altas de Escocia donde Isabel murió el jueves. Las autoridades del palacio prometieron el sábado que el público tendrá la oportunidad de ver el ataúd de roble de la difunta monarca en su viaje desde el castillo de Balmoral a Edimburgo y luego a Londres, donde su cuerpo yacerá en capilla ardiente durante cuatro días a partir del miércoles.

Edward William Fitzalan-Howard, el funcionario a cargo de los arreglos, dijo que las ceremonias serían “una despedida apropiada para una de las figuras definitorias de nuestra época”.

El hijo mayor y sucesor de la reina, Carlos, fue proclamado oficialmente rey de Gran Bretaña el sábado en una ceremonia llena de pompa impregnada de tradición y simbolismo político y, por primera vez, transmitida en vivo por televisión y en línea.

Charles, de 73 años, que pasó siete décadas como heredero aparente, automáticamente se convirtió en rey cuando su madre murió y prometió seguir su ejemplo. Pero la ceremonia de proclamación fue un paso constitucional y ceremonial clave que introdujo al nuevo monarca en el país, una reliquia de una época anterior a las comunicaciones en masas.

“Soy profundamente consciente de esta gran herencia y de los deberes y las enormes responsabilidades de la soberanía que ahora me han pasado”, dijo Carlos al asumir las funciones del monarca.

La nueva primera ministra británica, Liz Truss, y cinco de sus predecesores se encontraban entre los políticos británicos actuales y anteriores que se reunieron en el Palacio de St. James para la reunión del Consejo de Adhesión.

La ceremonia del sábado terminó con un funcionario real proclamando públicamente al rey Carlos III como el nuevo monarca del país desde un balcón en el palacio. En siglos pasados, esta habría sido la primera confirmación oficial que el público tenía de su nuevo soberano.

David White, el Rey de Armas Principal de la Jarretera, hizo la proclamación, flanqueado por trompetistas en túnicas con adornos dorados antes de encabezar los vítores para el nuevo rey. Los saludos con armas de fuego resonaron en Hyde Park, en la Torre de Londres y en los sitios militares de todo el Reino Unido cuando se anunció la noticia, y los soldados con túnicas escarlata en el patio del palacio se quitaron los sombreros de piel de oso en un saludo real.

La proclamación se leyó en otros lugares del Reino Unido, incluyendo la ciudad medieval de Londres.

El nuevo rey aprobó formalmente una serie de órdenes, entre ellas una que declaraba inhábil el día del funeral de su madre.