Carlos III encabeza la procesión de Isabel II en Edimburgo mientras miles de personas se acercan a despedirse

·5  min de lectura
El rey Carlos III de Gran Bretaña y sus hermanos caminan detrás de la procesión del féretro de la reina Isabel II, desde el Palacio de Holyroodhouse hasta la catedral de St Giles, en la Milla Real, el 12 de septiembre de 2022, donde la reina Isabel II descansará.
El rey Carlos III de Gran Bretaña y sus hermanos caminan detrás de la procesión del féretro de la reina Isabel II, desde el Palacio de Holyroodhouse hasta la catedral de St Giles, en la Milla Real, el 12 de septiembre de 2022, donde la reina Isabel II descansará. - Créditos: @JON SUPER

EDIMBURGO.– El rey Carlos III, acompañado por sus tres hermanos, encabezó el lunes la procesión que llevó el féretro de Isabel II hasta la catedral de Saint Giles en Edimburgo, capital de Escocia, donde los británicos comenzarán a despedirse de su reina.

Vestido con sus galas militares, el nuevo monarca de 73 años siguió a pie el coche fúnebre desde el palacio Holyroodhouse, en cuya sala del trono había pasado la noche, hasta el vecino templo de la iglesia de Escocia.

Sus hermanos Ana, de 72 años, y Eduardo, de 58 años, vestían también uniforme. Pero no así Andrés, de 62 años, considerado el “hijo predilecto” de Isabel II pero al que la propia monarca despojó hace meses de sus honores militares a raíz de acusaciones de agresión sexual a una menor en Estados Unidos, que se cerraron con un acuerdo extrajudicial.

Al son de la gaita del Regimiento Real de Escocia, miles de personas se apostaron a lo largo de la Royal Mile, una avenida del centro de la capital escocesa, para contemplar el paso de coche fúnebre de Isabel II, escoltado a ambos lados por soldados vestidos con el tradicional kilt escocés.

Tras la solemne procesión, el féretro de la reina Isabel entró en la catedral de Saint Giles en Edimburgo, llevado al hombro por la guardia de honor del Regimiento Real de Escocia. Fue recibido por un toque de trompetas, a la sombra del estandarte real y la bandera nacional de Escocia con la cruz de San Andrés.

La corona de Escocia fue colocada encima del féretro.

El Duque de Hamilton coloca la Corona de Escocia sobre el féretro durante el Servicio de Oración y Reflexión por la Vida de la Reina Isabel II en la Catedral de San Giles, Edimburgo, el lunes 12 de septiembre de 2022.
El Duque de Hamilton coloca la Corona de Escocia sobre el féretro durante el Servicio de Oración y Reflexión por la Vida de la Reina Isabel II en la Catedral de San Giles, Edimburgo, el lunes 12 de septiembre de 2022. - Créditos: @Aaron Chown

Tras la ceremonia religiosa en la catedral de Saint Giles, en cuyo tejado se habían apostado francotiradores de la policía, se abrió allí la primera capilla ardiente que durante 24 horas permitirá a los escoceses despedirse de su monarca.

“Es un gran acontecimiento, su majestad hizo cosas muy buenas en su larga vida. Será bueno saber dentro de unos años que participamos en esta parte de la Historia, siempre contaremos a nuestros hijos que asistimos”, dijo M.J. Alrubaiee, doctorando en ingeniería de 31 años, que acudió con su mujer y su hija de dos años.

Al tiempo que empieza el último y largo adiós a la difunta monarca, el país continúa con el protocolo de instalación del nuevo rey, que horas antes se había dirigido por primera vez al parlamento en Londres.

El rey británico Carlos III, la princesa Ana, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo caminan detrás de la procesión del féretro de la reina Isabel II, desde el palacio de Holyroodhouse hasta la catedral de St Giles, en la Milla Real de Edimburgo, Escocia, el lunes 12 de septiembre de 2022.
El rey británico Carlos III, la princesa Ana, el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo caminan detrás de la procesión del féretro de la reina Isabel II, desde el palacio de Holyroodhouse hasta la catedral de St Giles, en la Milla Real de Edimburgo, Escocia, el lunes 12 de septiembre de 2022. - Créditos: @Odd Andersen

“No puedo evitar sentir el peso de la Historia que nos rodea”, afirmó ante los Lores y los Comunes reunidos en Westminster para una sesión especial.

Su madre falleció el jueves con 96 años en el Castillo de Balmoral, residencia privada de veraneo en Escocia.

Desde entonces, el país se prepara para despedirla en un funeral de Estado que tendrá lugar el 19 de septiembre en la Abadía de Westminster, en el centro de Londres. La víspera, se pedirá a los británicos que guarden un minuto de silencio, a las 20 (hora local) del domingo.

Ni jets privados ni helicópteros

Siguiendo la tradición, el rey y sus hermanos deben participar en una vigilia por la difunta reina, que permanecerá en la catedral de Edimburgo hasta la tarde del martes.

Entonces, un avión transportará sus restos a Londres para varios días de homenaje popular y el funeral de Estado, al que seguirá su entierro el mismo día en Windsor.

Se estima que unas 750.000 personas podrían querer despedirse de la monarca en la Abadía de Westminster, donde se prevén filas de hasta ocho kilómetros.

El rey Carlos III de Gran Bretaña y Camilla, la reina consorte son conducidos a lo largo de la Milla Real hacia el Palacio de Holyroodhouse, en Edimburgo el 12 de septiembre de 2022.
El rey Carlos III de Gran Bretaña y Camilla, la reina consorte son conducidos a lo largo de la Milla Real hacia el Palacio de Holyroodhouse, en Edimburgo el 12 de septiembre de 2022. - Créditos: @ODD ANDERSEN

“Es probable que la cola sea muy larga. Tendrán que esperar muchas horas, a veces de noche y con pocas oportunidades de sentarse”, advirtió el gobierno.

Las exequias de la soberana que vio pasar a 15 primeros ministros –el primero, Winston Churchill, nacido en 1874 y la actual, Liz Truss, nacida en 1975– contará con la presencia de decenas de dignatarios mundiales.

El estadounidense Joe Biden confirmó su presencia a un evento que también debe contar con la presencia del presidente brasileño Jair Bolsonaro, y representantes de las monarquías del mundo desde los reyes de España, Felipe VI y Letizia, hasta probablemente el emperador Naruhito de Japón.

Las autoridades británicas pidieron a los invitados extranjeros que utilicen “cuando sea posible” vuelos comerciales y no jets privados para viajar a Londres, donde se usarán autocares en lugar de helicópteros y automóviles personales para sus desplazamientos, según documentos del ministerio de Relaciones Exteriores a los que tuvo acceso la publicación Politico.

Agencias AFP y ANSA