Carla Vigo rompe el tabú hablando de Erika Ortiz, la hermana de Letizia

·4  min de lectura
MADRID, SPAIN - JUNE 17: Carla Vigo, niece of Queen Letizia of Spain, attends the photocall of 'Fast & Furious 9' Madrid Premiere at Kinépolis Ciudad de la Imagen on June 17, 2021 in Madrid, Spain. (Photo by Patricia J. Garcinuno/Getty Images)
Carla habla sin tapujos del luto tras el suicidio de Erika Ortiz (Photo by Patricia J. Garcinuno/Getty Images)

Corría el año 2007 cuando, un fatídico 6 de febrero, la hermana de la todavía Princesa de Asturias se quitaba la vida en su piso. Erika Ortiz dejaba destrozada a su familia y las imágenes de la actual reina Letizia totalmente destrozada en el entierro quedaron en la memoria de todos.

Erika Ortiz tenía tan solo 31 años y una niña pequeña cuando no soportó más las presiones a las que su vida se vio sometida. Su pareja de aquel entonces, que no es Antonio Vigo del cual ya se había separado, encontró su cuerpo sin vida la mañana del día 7.

Carla Vigo, la sobrina de Letizia, nunca ha querido silenciar el fallecimiento de su madre ni su elección voluntaria de suicidarse, sin embargo, por parte de la reina y de Casa Real en general siempre ha existido ese aura de tabú y silencio que conlleva el estigma del suicidio.

La joven Carla es todo lo contrario, rompe con ese silencio incómodo y ficticio para afrontar de pleno el tema de Erika desde su visión de hija que perdió a una madre. Es admirable y necesario que se hable de temas complejos y se les de visibilidad y Carla lo hace a través de sus stories de Instagram.

Vigo, espontánea y honesta, ha contestado a las preguntas de sus seguidores sobre tan espinoso y doloroso asunto. Cuando le han preguntado si conserva recuerdos de Erika Ortiz ella ha respondido que “muy poquitos desgraciadamente”.

Otros usuarios le piden, con mucho respeto, consejos para superar la pérdida de un familiar y el luto por una madre a lo que Carla responde: “Pues mira, espero que esto sirva de algo a alguien, sinceramente no se supera y menos de la forma en que me pasó a mí, aprendes a vivir con ello y se tarda mucho”, se sincera la sobrina de la reina haciendo alusión al suicidio de Erika.

También añade que en el luto: “Son distintas etapas por las que vas a pasar. La negación en la que piensas que es una broma, la aceptación que es la más dura porque te da un golpe de calidad y te das cuenta de que no vas a ver más a esa persona y la tercera que es aprender a vivir con ello y es la más fácil. También creo que dependiendo de la relación que tengas con esa persona, lo superas o no”, termina.

Esta no es la primera vez que Carla Vigo hace una alusión tan directa al adiós de su madre y es que en 2019 escribió también en sus redes sociales un texto que levantó polémica porque parecía dirigido a la Casa Real: “A veces pienso qué te hicieron. Yo sé que no eras tú y que si hubiese sido por ti, no hubiese cambiado nada. El hecho es que cambió y yo pienso en ti todos los días y, aunque a veces llore, pienso en ti de una forma alegre. Pienso en nuestros viajes, en nuestros momentos juntas, etc. Fue breve, sí, pero también fue intenso y vaya si fue intenso. Nos pasaron más cosas en seis años que a alguien en toda una vida. Hoy es un día triste para mí y te juro que sé que no te gusta verme triste y yo no lo estaría, pero a veces pasa. Los humanos somos así. Te quiero”.

Cuando Erika Ortiz se quitó la vida, Carla estaba durmiendo en casa de una vecina. La hermana menor de la reina había estado de baja laboral un mes y medio y se había reincorporado al trabajo ese mismo viernes, después del fin de semana pidió fiesta el lunes y martes hasta que el miércoles, la encontraron muerta.

Según recoge ‘Okdejó cinco cartas: a su padre y madre, a su expareja Antonio y a sus hermanas, Telma y Letizia. El contenido de esos escritos jamás será de dominio público y es que eso sí es algo realmente íntimo que queda para cada uno de sus familiares.

Sin embargo y tomando un inspirador ejemplo de una chica tan joven como Carla, sería positivo (y lo hubiese sido en su momento o incluso pasado el luto inicial) que desde la posición privilegiada de Letizia, se le hubiese dado más visibilidad a un tema tan serio y trágico que afecta a mucha gente en nuestro país a juzgar por las estadísticas de este año que registran la tasa más alta de suicidios de la historia con casi 4.000 personas que se han quitado la vida a lo largo de tan solo un año.