Capitanich recibió a Alberto Fernández, pero lo comprometió a revisar la segmentación energética

·5  min de lectura
El presidente Alberto Fernández fue recibido por el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich
El presidente Alberto Fernández fue recibido por el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich - Créditos: @Presidencia

RESISTENCIA.- Por sexta vez en lo que va su gestión, el presidente Alberto Fernández aterrizó hoy en la provincia del Chaco. Visitó a Jorge Capitanich en el interior provincial (estuvieron en Villa Ángela), con la excusa de inspeccionar e inaugurar obras y de entregar viviendas, pero el acto institucional transcurrió también por andariveles de la política. A tal punto, que el gobernador le arrebató al Presidente el compromiso de revisar el tarifazo energético y conseguir una costo diferenciado para el Norte Grande .

Alberto Fernández, en Chaco: “El tiempo me dio la razón, la economía se podía recuperar”

“Quiero transmitirle al pueblo de la provincia del Chaco y al Norte Grande argentino que hemos hablado con el Presidente, y su sensibilidad fue puesta de manifiesto para tener un sistema de acceso a la tarifa energética en base al subsidio diferenciado por consumo en el Norte Grande”, dijo Capitanich. El Presidente asintió.

Se trata de un viejo reclamo de los diez gobernadores del Norte (en el que también están los radicales Gerardo Morales y Gustavo Valdés), pero que no avanzó ni cuando la situación era menos complicada. Que surja ahora, como un anuncio específico, en medio de un proceso de quita de subsidios, constituye un hecho con implicancias económicas y políticas todavía por calibrar.

Por cómo lo dijo, para Capitanich puede que haya sido una compensación después de los largos días difíciles que protagonizó durante la fase más crítica de la interna oficialista .

Día de fiesta

También al Presidente se lo notó contento. Venía a entregar 100 viviendas, pero además dijo estar contento por volver al Chaco. “Seis veces ya vine” , recordó. Es verdad. Alberto Fernández estuvo en Chaco una vez en el 2020, en La Leonesa; otras tres veces en 2021, en las habilitó un tramo de un acueducto, inauguró una ruta y presidió el acto por el Día de la Industria; y una vez más este año, en el acto de institucionalización del Frente de Todos provincial, el pasado 28 mayo.

El presidente Alberto Fernández entregó viviendas en la localidad chaqueña de Villa Ángela
El presidente Alberto Fernández entregó viviendas en la localidad chaqueña de Villa Ángela - Créditos: @Presidencia

Pero la visita de este jueves fue especial porque fue la primera aparición pública juntos luego de la crisis interna del Gobierno, después de la remoción de Silvina Batakis y de la asunción de Sergio Massa como ministro de Economía, que se produjo a días de conocerse los reclamos de los gobernadores por la deriva de la política económica del gobierno nacional.

Capitanich, en tanto referente peronista-kirchnerista y uno de los líderes de la Liga de Gobernadores, venía sosteniendo una de las voces más críticas contra la gestión económica. Fue un relator tirante en lo público, pero dicen que además protagonizó momentos de tensión puertas adentro de las reuniones que mantuvo con sus pares y con el Presidente .

El vínculo de Fernández con los gobernadores tuvo mejores tiempos. Es buena la relación, dicen fuentes políticas, aunque con el devenir de la gestión cundió el desencanto. Es lo que pasó incluso con la relación que el Presidente supo tener con los gobernadores de la oposición, como el correntino Valdés, vínculo que entró en un proceso sostenido de enfriamiento.

La Justicia ordenó la incautación del avión sospechoso y el FBI hizo una inspección

El ejemplo más actual tiene que ver con los trabajos cada tanto anunciados para la construcción del segundo puente Chaco-Corrientes. Este viernes ocurrirá la presentación de las obras complementarias, que se harán en ambas cabeceras del futuro viaducto: será en el Chaco, con Capitanich pero sin Valdés. El acto lo presidirá el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.

Más allá de eso, después de la reunión de Alberto Fernández con los gobernadores peronistas, el pasado 27 de julio, Capitanich se quedó a solas con el Presidente , cónclave del que poco se sabe. Tal vez allí se trató, entre otros temas, un asunto espinoso: el desembarco trunco de “Coqui” al gabinete nacional, cargo que sigue ostentando el tucumano Juan Manzur.

La jura de Massa y el renunciamiento

También fue la primera vez que se mostraron juntos desde la asunción de Massa y del anuncio de las primeras medidas, asunto no menor, porque operó en tres movimientos clave del gobernador del Chaco: por un lado, porque tras la jura del expresidente de Diputados, Capitanich anunció su renunciamiento (al menos por ahora) a la disputa por la sucesión presidencial. Acto seguido, anticipó su lanzamiento a la reelección, montado sobre una épica sin antecedentes en la historia de Chaco, que el lunes último cumplió 71 años de provincialización. Sucede que de ganar, Capitanich accedería a gobernar por cuarta vez .

Este jueves, sobre el final de su discurso y luego de enumerar una serie de obras importantes que se harían en el Chaco desde 2023, ya sonó como candidato. El tercer movimiento que produjo en Capitanich tras la designación de Massa fue el lanzamiento de críticas directas. El sábado pasado, en Sáenz Peña, desde donde pareció enviar un mensaje a la manzana del poder central. “No vamos a ganar las próximas elecciones pareciéndonos más a los conservadores. No vamos a ganar si a través del consensualismo extremo pretendemos una propuesta electoral que satisfaga a los enemigos sistemáticos de nuestro pueblo” , advirtió.

Capitanich cuando besó la cabeza de un maniquí, en plena furia interna
Capitanich cuando besó la cabeza de un maniquí, en plena furia interna

Las palabras de Capitanich no fueron ingenuas. Encierran, además de su relato de la coyuntura nacional, un mensaje cifrado que parece tener al menos un destinatario directo: Sergio Massa. Porque además de esos dardos dirigidos a un sujeto tácito, hubo también un reclamo abierto hacía la política económica: “Queremos estabilidad cambiaria, macroeconómica, más inversiones, más empleos de calidad, pero no en base a la explotación laboral y la informalidad ; no queremos salarios de hambre, ni injusticia social”, enumeró.

Ese Capitanich de hace una semana era otro distinto al que se vio hoy en Villa Ángela. Aquel sonaba enojado, este otro sonó exultante. Tal vez porque avanzó un casillero importante en la jugada de ajedrez que sostienen desde hace tiempo los patrones de la coalición de gobierno. Capitanich habló de que el “tarifazo” de energía se revisará para que en el Norte Grande haya una compensación. “Lo vamos a trabajar con el ministro Massa”, agregó, pero antes ya comprometió al Presidente: “Gracias a la sensibilidad de Alberto podemos anunciar esto. Gracias Alberto, sos el más federal de los porteños”, le dijo, y lo palmeó.