"Me cansaron": Carina Zampini se hartó del jurado de "El gran premio"

LA NACION
·2  min de lectura

Durante la novena temporada de El gran premio de la cocina, la exigencia de los jurados Christian Petersen, Felicitas Pizarro y Mauricio Asta fue creciendo, pero muchas veces no se ponen de acuerdo con los criterios para evaluar a los participantes. Este miércoles, la conductora del programa, Carina Zampini, se los hizo notar.

Todo comenzó cuando Julián, uno de los participantes, pensó en agregar pedacitos de banana en la entrega de panqueques con dulce de leche y salsa de caramelo. Petersen le indicó que no era algo clásico, ya que la consigna era realizar "orgullos argentinos", pero que podía incluirlos como decisión propia.

Cuando llegó finalmente el plato a la zona de degustación, el participante explicó que eligió no seguir su deseo de agregarle banana a los panqueques. Felicitas Pizarro se refirió a esto: "Fuiste muy prolijo, lo de la banana era un agregado tuyo, tal vez está muy bien, en un clásico orgullo argentino como estamos hablando hoy de los platos, no es tan habitual encontrar banana. Si uno lo va a pedir a algún lugar no suele tener".

Luego le tocó el turno al pastelero Asta para dar su devolución y le "llevó la contra" a su compañera: "Hubiera estado bueno con banana, ¿por qué no? No es clásico, pero hoy era la mejor versión de ustedes", dijo. Entonces Zampini se mostró cansada: "Yo me rindo, no entiendo nada. Ustedes tendrían que tener una conversación entre los tres".

Pizarro no la dejó terminar la frase y dijo: "No podemos pensar los tres lo mismo, para eso que quede uno solo, quedo yo, chau se van". La conductora explicó por qué no entiende los criterios: "A lo que voy es que cada uno tiene su subjetividad en cuanto a probar el plato, lo que les parece que está bien, si está dulce o muy dulce. Ahora, en relación a la consigna y a lo que se les pide a los participantes, ahí sí tienen que tener un punto en común porque si no, no saben qué traer".

Y agregó: "Yo no me meto más, me cansaron". A continuación Asta le respondió: "Dejame Cari ampliar la consigna, me parece que no se entendió bien, son clásicos y orgullos argentinos, porque es dulce de leche, es carne, porque son empanadas, pero acuérdense cuando les leímos las consignas".

Petersen intervino y pidió leerlas de nuevo: "'Si bien cada plato tiene sus secretos, tendrán la libertad de presentar lo que crean que es su mejor versión'. Esa fue la consigna". Para cerrar, Asta se dirigió a Julián: "Entonces eso también es la libertad que tienen ustedes para poder traer lo clásico y entregar su impronta. Si tu impronta era con bananas, a mí me hubiera gustado porque era algo tuyo". Por su parte, Zampini cerró la devolución ya sin enojo.