Canelo Álvarez cimenta su brillante legado con un devastador final que acaba con la resistencia de Caleb Plant

·5  min de lectura
Canelo Álvarez pone a Caleb Plant contra las cuerdas (Getty Images)
Canelo Álvarez pone a Caleb Plant contra las cuerdas (Getty Images)

Fue un final inesperado en el undécimo asalto de Saúl Canelo Álvarez en Las Vegas el sábado por la noche. También era inevitable.

Caleb Plant tenía el deseo, la táctica, la creencia y entonces un gancho de izquierda lo separó de sus sentidos y comenzó su pesada caída a la lona. Fue un giro repentino, uno de los que los corredores de apuestas favorecían en torno a 12-1, y también fue algo que todos los amantes de Canelo sabían que iba a suceder. Cuando Plant se desplomó, su cuerpo se apartó de forma natural, un fulminante uppercut de derecha aterrizó a ras de la mandíbula mientras se doblaba y caía. Plant estaba angustiado y herido, y en ese momento quedaban 2 minutos y 11 segundos del undécimo asalto. Plant se puso de pie, la pelea continuó, pero su combate había terminado. Canelo nunca da segundas oportunidades.

Canelo, con unos 17.000 aficionados a sus espaldas en señal de apoyo, se desplazó por la lona del ring del MGM en hostil persecución de un Plant tambaleante, vulnerable, pero que seguía resistiendo. La resistencia, sin embargo, era inútil contra el ídolo mexicano y el genio de la lucha en ese momento. Plant fue alcanzado, herido, alcanzado, herido y derribado de nuevo. La pelea fue suspendida y el tiempo fue de 2 minutos 5 segundos del round 11. Canelo no tardó en enfundarse los cinturones de campeón y en colocarse una corona de oro en la cabeza. Sus fans le dieron una serenata, un coro de adulación lleno de lágrimas.

Plant perdió por primera vez en 22 combates y le dijeron en el ring, durante el cariñoso abrazo del final, que volvería a ser campeón. Y probablemente lo será; el sábado se sintió como una pelea reñida, para la que Plant se había preparado en su cabeza y en el gimnasio. Sabía que tenía que evitar ser víctima de la presión de Canelo. Sin embargo, evitar esa presión exige una respuesta física fuerte -una respuesta que requiere riesgo- y Plant tenía los movimientos, pero no la potencia para contener a Canelo. Hasta ahora, nadie ha encontrado el poder para herir y mantener a raya a Canelo.

Hay, como siempre en el boxeo, dos maneras de ver la táctica de Plant. Cuando Floyd Mayweather venció a Canelo en 2013 lo hizo no recibiendo golpes, utilizando sus habilidades defensivas para durar los 12 y frustrar a Canelo. En lo alto de la lista de prioridades de Plant estaba el no recibir golpes limpios en el mentón, e hizo todo lo posible para quitarle el poder a Canelo, pero su plan fue considerado negativo en el rápidamente desvanecido resplandor del evento. Como dije, dos puntos de vista, ambos diferentes.

Canelo tuvo que perseguir y pensar, y falló muchos golpes. Plant fue capaz de asfixiar muchos golpes de Canelo, el tipo de golpes que suelen causar el dolor y el sufrimiento que tanto le gusta. Plant fue inteligente, móvil, duro y ganó muchos de los primeros asaltos. Que Canelo pierda algunos de los primeros cinco asaltos es lo normal, debo añadir.

 (Getty)
(Getty)

El ruido del público había disminuido hacia el noveno asalto; no porque Canelo estuviera siendo derrotado, sino porque no estaba ganando a lo grande, no estaba intimidando a Plant, no estaba asustando a Plant. Fue un combate estupendo. Su entrenador, Eddy Reynoso, le leyó las reglas del juego a Canelo al final del noveno asalto. No hubo pánico, solo la necesidad de que Canelo fuera un poco más inteligente. Plant estaba haciendo trabajar a Canelo. Plant también estaba cansado y su cara estaba marcada. Tenía a Plant arriba entrando en el décimo, pero tenía a Canelo como favorito para acabar con él. Ese, mi amigo, es el estilo de Canelo.

Hubo una seria carrera; Plant estaba esperando la campana final, Canelo estaba buscando el golpe final. Fue Canelo quien encontró lo que buscaba. La pelea giró en segundos, se convirtió entre el placer y el dolor en apenas unos golpes. Plant fue valiente en esos últimos segundos en verdad desesperados del undécimo asalto y Canelo, posiblemente, en su momento más despiadado. Eso es el boxeo a este nivel en apenas unos segundos de alegría y desesperación.

Canelo se convirtió en el sexto hombre que ostenta las cuatro versiones del campeonato mundial desde 1988. También es el primer mexicano, y es la primera vez que lo consigue en el peso supermedio. Ambos hablaron de los cinturones y de la historia antes de la pelea, pero en la noche fue estrictamente personal, una pelea con verdadera ventaja. Los cinturones solo sirven de distracción en una pelea de tanta intensidad y rivalidad.

Canelo ha ganado títulos mundiales en cuatro pesos, solo tiene 31 años, solo ha perdido una vez en 60 combates, y saldrá de Las Vegas con una garantía de 40 millones de dólares. La cifra probablemente se duplicará. Canelo comprará unos cuantos trofeos y luego estudiará sus opciones. Existe la posibilidad de que pelee en Gran Bretaña, como parte de su misión de ser una estrella mundial.

Por cierto, Plant se fue al hospital para una revisión de rutina y luego, en el caos que siguió al salvaje final de la pelea, las puntuaciones completas de los tres jueces circularon por el ring; Plant iba perdiendo por seis, cuatro y dos asaltos. El margen de seis asaltos era duro, pero no era una pelea que se determinara por unos pocos números. Fue una verdadera pelea por el orgullo y el gran Canelo es todo orgullo.

Relacionados

Para Canelo Álvarez, la disciplina es el único secreto del éxito

Las peleas más polémicas en la carrera del Canelo Álvarez

Saúl “Canelo” Álvarez: 10 datos que no sabías sobre el boxeador

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.