Anuncios

Canadá tiene un problemón con los asesinatos, pero Estados Unidos está a otro nivel

La violencia está muy presente en nuestras sociedades. Cada año, mueren miles de personas asesinadas, aunque las diferencias entre unos y otros países son sustanciales. Canadá ha batido su récord de los últimos 30 años en 2022. Una cifra muy elevada que, sin embargo, comparada con la de Estados Unidos es baja. Y es que a pesar de las mejorías de los últimos años, el país presidido por Joe Biden todavía triplica la tasa de homicidios de sus vecinos.

Canadá bate récords de muertes violentas, pero Estados Unidos la triplica. (AP Photo/Gene J. Puskar)
Canadá bate récords de muertes violentas, pero Estados Unidos la triplica. (AP Photo/Gene J. Puskar)

Para poder analizarlo con profundidad, hay que acudir a los datos. Los revelados por Statistics Canada muestran que el año pasado se produjo en suelo canadiense 2,25 homicidios por cada 100.000 habitantes, un aumento de casi el 9% desde 2021 y la tasa más alta desde 1992.

874 personas fueron asesinadas en el país en 2022, lo que refleja a la perfección que es un problema que está creciendo y para el que son necesarias soluciones tempranas. Y eso a pesar de que los homicidios siguen siendo algo poco frecuente en Canadá, representando menos del 0,2% de todos los delitos violentos que se cometen.

En el país vecino, la situación es bastante diferente. Durante las tres últimas décadas, la tasa de homicidios ha bajado sensiblemente. Si en 1991 se situaba en 9,8 asesinatos por cada 100.000 personas, en 2022 estaba en el 6,3. Unos números que muestran una evolución positiva, pero que al mismo tiempo sirven como recordatorio de las sustanciales diferencias con Canadá.

Y es que la peor cifra de unos es tres veces mejor que una cifra buena de los otros. Cabe señalar que en Estados Unidos se ha producido un repunte de los asesinatos desde la pandemia de coronavirus. En 2019, el país había conseguido llegar a los 5,1 homicidios, su mejor cifran en tres décadas.

En Canadá los homicidios no son frecuentes. (Richard Lautens/Toronto Star via Getty Images)
En Canadá los homicidios no son frecuentes. (Richard Lautens/Toronto Star via Getty Images)

Aunque los niveles de los 90 siguen lejos, sí que se aprecia un problema en esta evolución positiva. Si durante más de dos décadas hubo mejoras sustanciales año a año, del 2019 al 2020 los homicidios con arma de fuego aumentaron un 35%. Entre los motivos que explican esta subida se encuentran la proliferación de armas, el estrés pandémico y la falta de confianza en la policía.

Según Gun Violence Archive, el 2022 terminó con 20.200 muertes violentas y este 2023 vamos por 17.493 a fecha 4 de diciembre, por lo que hasta final del año todavía se producirá un ligero aumento. Los tiroteos masivos tienen buena parte de culpa, ya que se han producido más de 600, lastrando a una sociedad ya acostumbrada a vivir con la violencia.

Los menores, en el centro de la diana

También el año pasado ha sido especialmente duro en lo que se refiere a las muertes de menores. 1.637 niños y adolescentes fallecieron como consecuencia de los tiroteos, la cifra más alta desde que hay registros en 2014.

Mientras que las armas juegan un papel importantísimo en la sociedad estadounidense, en la canadiense se está intentando reducir su influencia. "Canadá debe prohibir por completo la compra y venta de todas las armas de fuego".

Quien dijo estas palabras fue Justin Trudeau, su primer ministro, en 2022. Su idea es restringir la propiedad privada de las armas de cañón corto. No se prohibiría por completo la posesión de armas de fuego, pero se limitaría sustancialmente.

Dos modelos muy distintos en los que unos intentan reducir las armas y los otros se mantienen sin restricciones. Las cifras futuras dictarán sentencia, pero lo que parece claro es que Canadá quiere que el récord de 2022 sea el último. Mientras, Estados Unidos, sigue con problemas para reducir unas cifras que siguen siendo altísimas.

Más noticias que te pueden interesar:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Padres que perdieron a su hijo en el tiroteo de Parkland demandan a EE.UU. ante la CIDH