Caminó más de 500 km para tener sexo con una menor y la policía lo estaba esperando

Con tal de tener relaciones sexuales con una adolescente de 14 años, Tommy Lee Jenkins, de 32 años y residente en Indiana, desató, de acuerdo a las autoridades, una notoria actividad: aceptó la amistad de una adolescente en Facebook, habitante de Neenah, Wisconsin, y al poco entabló con ella conversaciones sexuales, le preguntó si había ya practicado el sexo y le pidió le enviara fotografías explícitas.

El nombre de la chica era Kylee, quien le dijo a Jenkins que vivía en Neenah con su madre. El sujeto, que previamente había residido en Wisconsin, estableció constante comunicación con la menor, generalmente con alusiones sexuales, e incluso llegó a decirle que él quería tener 500 hijos con ella, incluido uno este mismo año, según el periódico Oshkosh Northwestern.

Tommy Lee Jenkins fue arrestado y acusado en Wisconsin de usar una commputadora para tratar de persuadir a una menor de tener relaciones sexuales ilícitas. (Winnebago County Jail)

Jenkins primero trató de convencerla de que fuera a visitarlo a Indiana, a lo que ella se negó. Luego le preguntó insistentemente si le gustaría que él la visitara en Wisconsin, y cuando Kylee finalmente le dijo que sí, le respondió que había ya comenzado a caminar hacia donde ella se encontraba.

El detalle es que él estaba en Whitestown, Indiana, y la caminata hasta Wisconsin era un recorrido de 351 millas (564 kilómetros), según informó CNN.

Es ciertamente misterioso por qué Jenkins optó por hacer el recorrido a pie, pero él se lanzó a la caminata (o al menos eso es lo que dijo). “Te diré cuando llegue a Neenah tras caminar 108 horas”, le dijo a la chica el presunto depredador sexual, quien en el camino se tomó selfies y le mandó a Kylee fotos de su recorrido.

Durante la caminata continuó sus conversaciones sexualmente explícitas con la adolescente, de acuerdo a un comunicado del Departamento de Justicia.

Pero todo se derrumbó para el presunto depredador sexual: la persona que Jenkins creía era Kylee, una adolescente de 14 años, era en realidad integrante de la Oficina del Alguacil del Condado de Winnebago, que trabajaba con la Fuerza de Tarea sobre Crímenes contra Menores en Internet.

Jenkins fue arrestado el pasado 10 de octubre en Wiscosin por autoridades locales y federales y se le presentaron cargos por tratar de persuadir a una persona menor de edad en actividad sexual ilícita, delito por el que, si es hallado culpable, podría recibir desde 10 años de prisión hasta cadena perpetua. Su próxima audiencia judicial será el 23 de octubre de 2019.

Jenkins tiene antecedentes graves. En 2011 fue acusado de agresión sexual en un caso en el que fueron afectados dos niños, de 7 y 8 años de edad, aunque luego los cargos de redujeron a los de abuso de menores y fue sentenciado a cuatro años de libertad condicional, de acuerdo al Oshkosh Northwestern.

Y, de acuerdo a la televisora WISN, Jenkins habría sido detenido y acusado de secuestro de un menor en Winnebago el mes pasado, aunque no había claridad sobre los detalles al respecto ni por qué fue liberado tras ello.

Por lo pronto, puede decirse que Jenkins caminó directamente de vuelta a la cárcel.