Anuncios

Cambian huevitos por cavernícolas

CIUDAD DE MÉXICO, enero 21 (EL UNIVERSAL).- Huevitos animados como Confi ya pasaron a mejor vida. Ahora los hermanos Gabriel y Rodolfo Riva Palacio, creadores de Huevocartoon, se enfocan en contar una historia de cavernícolas y deportes en la Edad de Piedra.

Kungo y las olimpiadas cavernícolas es el nombre de la cinta que ya pasó su fase de preproducción y tiene la voz inicial de Gabriel Iglesias "Fluffy", standupero con éxito en EU y Europa, quien está comenzando a entrar al mercado mexicano.

"La película es precisamente ver cómo hubieran sido (los cavernícolas) y qué tipo de eventos estarían en los juegos, en qué compiten, de qué se trata, cómo era la sociedad en aquél entonces. Estamos tratando de entrar a un mundo muy poco visitado", dice Gabriel Riva Palacio.

"Están Los Picapiedra (serie de tv de los 60) y ya. Aquí creo podemos darle un giro con nuestro estilo de humor y dar algo a este mundo, que no se ha visto", adelanta.

El cavernícola central de la historia fue creado por Rodolfo desde la universidad y, recuerda, se publicaba en cómics que eran bien recibidos; el guión lleva siete años en desarrollo.

"Metimos en su momento un poco el freno porque aplicamos tres veces al Eficine (que permite destinar el 10% de ISR a la producción de cintas nacionales) y las tres nos dijeron que no, hasta la cuarta de hace poco nos dijeron, ok, ándale (risas), eso ya destrabó muchas cosas", comenta por su lado Gabriel.

El proyecto, que estaría listo hasta finales de 2025 por los procesos de animación, será el primero que hagan los hermanos lejos de personajes de huevitos, luego de haber dado por terminado la saga que inició hace quince años con Una película de huevos y concluyó el mes pasado con Huevitos congelados, disponible en Vix+.

En el camino sólo han realizado la comedia animada Marcianos vs. mexicanos. A la par de Kungo y las olimpiadas cavernícolas intentan levantar Alebrijes, también cinta de animación y que cuenta con la colaboración de la familia Linares, creadores de estos seres.

"Es la historia de un niño que sueña con alebrijes, se trata de un proyecto muy caro, el más ambicioso hasta ahora que hemos tenido", comenta Rodolfo Riva Palacio.