El calor es más letal en EE.UU. que cualquier otro clima extremo, según los datos

·4  min de lectura

A medida que la crisis climática aumenta las temperaturas promedio en todo el mundo, nuevos datos revelaron que el calor extremo es un problema cada vez más urgente y supera a otros eventos climáticos en su letalidad.

Inundaciones, huracanes, tornados e incluso condiciones de congelación se ven eclipsadas por el número total de muertes que ocurren cada año debido al calor extremo, según los hallazgos del Servicio Meteorológico Nacional de EE.UU.

La agencia gubernamental descubrió que 190 personas murieron a causa del calor en 2021, muy por encima del promedio de 10 años de 135. El siguiente evento climático más mortífero fueron las inundaciones, las cuales se cobraron 146 vidas en el mismo año y 98 en promedio en la última década.

Otros climas peligrosos incluyeron corrientes de resaca (corrientes rápidas y agresivas en el mar), clima frío y tornados, todos los cuales fueron mucho más mortales en 2021 que el promedio de 10 años.

Es probable que los eventos de calor extremo, evidentes en los máximos récord de este verano en todo el mundo, sean más frecuentes y más severos debido a la crisis climática.

Y otros eventos climáticos extremos, como inundaciones, huracanes e incendios forestales, son alimentados por el aumento de la temperatura global causado por las emisiones de gases de efecto invernadero, en gran parte por la quema de combustibles fósiles.

En julio, casi todas las regiones de EE.UU. se vieron afectadas por olas de calor implacables, lo que colocó a más de 150 millones de personas bajo advertencias y avisos de calor. Se rastrearon más de 350 nuevos registros diarios de alta temperatura, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

La semana pasada, las temperaturas altas de forma anómala en el noroeste del Pacífico provocaron al menos 20 posibles muertes relacionadas con el calor.

Pero eso palidece en comparación con el evento de “domo de calor” del año pasado en el noroeste del Pacífico, que mató a más de 800 personas en EE.UU. y Canadá. La ola de calor, donde la región por lo normal templada registró que el mercurio superaba los 100 °Fahrenheit (38 °Celsius), se consideró 150 veces más probable debido a la crisis climática.

El calor extremo puede causar serios problemas de salud cuando el cuerpo se deshidrata de forma drástica o pierde la capacidad de enfriarse. En casos menores, el calor puede provocar desmayos o calambres, pero en casos graves, el calor extremo puede causar un golpe de calor cuando el cuerpo alcanza rápidamente temperaturas superiores a 100 °Fahrenheit.

Las olas de calor afectaron gran parte de EE.UU. (David McNew/Getty Images)
Las olas de calor afectaron gran parte de EE.UU. (David McNew/Getty Images)

El golpe de calor puede ser fatal sin tratamiento médico de emergencia. Algunas de las personas más vulnerables a las enfermedades causadas por el calor son los ancianos, los niños pequeños, las personas embarazadas y las personas con problemas de salud subyacentes, como enfermedades del corazón.

Además, el calor puede afectar a algunas comunidades más que a otras. Los trabajadores al aire libre, las personas más pobres y las personas sin hogar corren un mayor riesgo de problemas de salud por el calor, señala la OMS.

Un estudio de 2021 encontró que en EE.UU., los vecindarios más pobres y los vecindarios con más personas negras, hispanas y asiáticas por lo habitual eran más calurosos que los vecindarios más ricos y blancos, lo que puede generar una carga de calor adicional en esas comunidades.

Más allá del calor abrasador, los expertos en clima también advierten sobre aumentos peligrosos en la humedad del aire.

“Hay dos impulsores del cambio climático: la temperatura y la humedad”, le dijo a Associated Press V “Ram” Ramanathan, científico climático de la Institución Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego y la Universidad de Cornell.

La humedad, combinada con la temperatura del termómetro, crea la “temperatura aparente”, o lo que se siente afuera. Además, el calor y la humedad elevados pueden elevar la temperatura de “bulbo húmedo”, una medida de cuánto puede enfriarse el cuerpo.

Los científicos advirtieron que las temperaturas de foco húmedo superiores a 95 °Fahrenheit (35 °Celsius) son “insuperables” para los humanos que las sufren durante al menos seis horas. Si bien los casos de temperaturas de bulbo húmedo tan altas aún son raros, se vuelven cada vez más comunes en todo el mundo, según la NASA.

Grandes partes de EE.UU. se enfrentan a un agosto más caluroso que el promedio, según la perspectiva mensual del Centro de Predicción Climática del Servicio Meteorológico Nacional.

Las temperaturas abrasadoras regresaron al centro de EE.UU. esta semana, con temperaturas que rondan o superan los 100 °Fahrenheit (38 °Celsius) desde Texas hasta Dakota del Sur.

Gran parte del centro de EE.UU. y el noreste están bajo un aviso de calor, ya que las altas temperaturas combinadas con la humedad harán que se sienta por encima de los 90 °Fahrenheit (32 °Celsius) o 100 °Fahrenheit a través del noreste, sureste y el centro de las Planicies. Las condiciones en el suroeste de Iowa podrían sentirse hasta los 113 °Fahrenheit (45 °Celsius) el sábado a medida que avanza el calor y la humedad.

El jueves, tanto Boston, Massachusetts como Hartford, Connecticut rompieron sus récords diarios de temperatura cuando el mercurio alcanzó los 98 °Fahrenheit (37 °Celsius) y los 96 °Fahrenheit (36 °Celsius), respectivamente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.