Los californianos tienen luz verde para demandar a la industria de armas. ¿Cómo funcionará?

Una de las piezas más extrañas de la legislación jamás promulgada en California entró en vigor el 1 de enero, dando a los residentes y visitantes del estado el mismo poder para amenazar a la industria de las armas que los tejanos ahora ejercen sobre los proveedores de aborto.

Incluso los defensores de la ley dicen que esto no es del todo bueno.

La SB 1327 autoriza a cualquier persona que no sea funcionario del gobierno estatal o local a demandar a quienes infrinjan las leyes del estado contra la fabricación, distribución o venta de armas de asalto, armas fantasma y otras armas de fuego prohibidas. También se podría demandar a los vendedores de armas que infrinjan la ley estatal que prohíbe vender o transferir armas (aparte de rifles de caza) a menores de 21 años.

Sus partidarios afirman que este "derecho de acción privado" hará que las estrictas medidas de control de armas del estado sean más eficaces al contar con un ejército de defensores populares. Y al impedir que los gobiernos estatales y locales presenten demandas contra la SB 1327, esperan que la ley sea más difícil de impugnar en los tribunales.

Sin embargo, la ley también tiene un objetivo.

El gobernador Gavin Newsom buscó la medida como respuesta a la ley SB 8 de Texas, que faculta a "cualquier persona" a demandar a quienes practiquen o ayuden a sabiendas a practicar un aborto en ese estado después de que el feto muestre signos de actividad cardíaca. Cuando el Tribunal Supremo se negó a anular la SB 8, Newsom (que la criticó duramente) pidió que California la utilizara como modelo para un enfoque novedoso del control de armas.

Algunos defensores del derecho a las armas han calificado la ley de California de "legislación demostrativa", pero Craig Peters, socio de Altair Law en San Francisco y ex presidente de Consumer Attorneys of California, dijo que la SB 1327 "señala lo absurdo" del planteamiento de Texas y el mal precedente que sentó. Con la nueva ley, dijo, California está mostrando al resto del país -y al Tribunal Supremo- cómo los controvertidos métodos de la SB 8 pueden aplicarse a otros derechos.

La SB 1327 ya se está anotando algunos de los tantos legales que deseaban sus partidarios.

El 19 de diciembre, el juez de distrito Roger Benítez de San Diego rechazó una parte de la SB 1327 por motivos constitucionales: la disposición de "transferencia de honorarios" que habría cargado a los litigantes de la industria armamentística con la totalidad o parte de los costos judiciales de cualquier demanda que impugnara los controles estatales de armas, incluso si ganaban en los tribunales. La oficina del fiscal general del Estado se había negado a defenderla, alegando que la disposición de Texas en la que se basaba era inconstitucional.

Tras la sentencia de Benítez, Newsom emitió un comunicado en el que afirmaba que el juez había "confirmado" que la ley de Texas también era inconstitucional.

El resto de la SB 1327 sigue en vigor, incluido el derecho de acción privado. Funcionarios de la National Shooting Sports Foundation y de la California Rifle and Pistol Assn. dijeron que están esperando a ver cómo se utiliza la ley y que no tenían previsto impugnarla de forma preventiva.

He aquí un resumen de cómo SB 1327 se espera que funcione, al menos hasta que los tribunales cambian el panorama jurídico.

¿Quién puede ser demandado?

La respuesta depende de qué violación de la ley estatal se trate.

En California se puede demandar a cualquiera que, a sabiendas, fabrique, distribuya, transporte, importe, ofrezca, venda o incluso preste un arma de asalto, una ametralladora Browning del calibre .50 o un arma de fuego sin número de serie. Así pues, alguien que fabrique a sabiendas un arma de asalto para un cliente de California, venda una a alguien del estado o entregue una a un comprador de aquí podría ser demandado.

Los californianos que compren armas de asalto no podrán ser demandados en virtud de la nueva ley. Pero si usted compra un kit de arma fantasma - o más técnicamente, piezas precursoras de armas de fuego que no están reguladas a nivel federal - usted podría ser responsable.

Las personas que participen a sabiendas en una conducta que ayude a alguien a infringir estas restricciones también podrían ser demandadas, aunque no supieran que la persona a la que estaban ayudando iba a infringir la ley, según establece el SB 1327. También podrían ser demandados quienes vendan, ofrezcan o transfieran precursores de armas no regulados.

En los casos de venta de armas de fuego en California a compradores menores de 21 años, las demandas sólo podrán dirigirse contra los vendedores de armas autorizados implicados.

Larry Keane, portavoz de la National Shooting Sports Foundation, subrayó que las demandas en virtud del SB 1327 se limitaban a conductas ilegales en California. Su grupo se opondría "si alguien intentara hacer valer una demanda contra personas de fuera de California por conductas lícitas ocurridas fuera de California", dijo.

Por ejemplo, dijo Keane, imaginemos un AR-15 fabricado legalmente en Connecticut, enviado legalmente a un distribuidor en Luisiana y a un minorista en Nevada, y luego vendido legalmente a alguien en ese estado. Si el arma llegara de algún modo a California y se utilizara indebidamente, explicó, el proyecto de ley SB 1327 no permitiría demandar al fabricante, distribuidor o minorista de otro estado que cumpliera sus leyes estatales y federales; en cambio, sólo se podría demandar a la(s) persona(s) que infringiera(n) la legislación de California.

¿Qué puede desencadenar una demanda?

Aquí es donde las cosas se ponen realmente interesantes. Según la ley, cualquier "acto u omisión" que viole las restricciones del SB 1327 constituye un perjuicio "para todos los residentes y visitantes de este estado".

En otras palabras, puedes demandar aunque no hayas resultado directamente perjudicado. De hecho, puede demandar aunque nadie sufra lesiones físicas o perjuicios económicos: basta con demostrar que alguien infringió los controles de armas de la ley, por ejemplo, vendiendo a sabiendas un arma de asalto a alguien en California, o comprando un arma fantasma dentro de las fronteras del estado.

Tampoco es necesario tener una conexión personal con la violación; basta con poder demostrar que tuvo lugar. Por ejemplo, puede enterarse de la venta aparentemente ilegal de un arma de asalto a un comprador de California leyendo la noticia de un tiroteo en un periódico y, a continuación, utilizar documentos judiciales y otros registros públicos para intentar presentar su caso contra el vendedor.

Keane dijo que es "todavía una cuestión abierta" si "alguien sin lesiones tendría el derecho para hacer valer una reclamación como particular." Peters coincidió en que la batalla sobre esa cuestión estaba aún por llegar, y probablemente llegaría al Tribunal Supremo.

Hasta entonces, la SB 1327 permite a casi todo el mundo presentar demandas, sin necesidad de demostrar que han sufrido personalmente ningún daño.

¿Cuáles son los daños potenciales que podrías cobrar?

Si la demanda prospera, la ley establece que el demandado debe pagar al demandante al menos 10.000 dólares por arma o pieza de arma de fuego que haya infringido la ley SB 1327, además de pagar los honorarios del abogado del demandante y los costos judiciales.

Las demandas deben presentarse en un plazo de cuatro años a partir de las acciones que infringieron la ley. Y aunque cualquier número de personas podría demandar a alguien por la misma violación, sólo un demandante puede cobrar daños y perjuicios por ello.

Puede presentar una demanda SB 1327 en su condado de residencia, en el condado donde se haya producido una "parte sustancial" de la infracción o infracciones, en el condado donde resida el demandado o, si se trata de una empresa, donde tenga su sede principal.

¿Qué defensas ofrece la ley?

Según la ley SB 1327, los acusados de ayudar a alguien a infringir la ley pueden alegar que "creían razonablemente, tras llevar a cabo una investigación razonable", que la persona a la que ayudaban estaba actuando legalmente.

Por lo demás, la ley establece una larga lista de defensas que no pueden alegarse, empezando por el desconocimiento o la incomprensión de la ley. Tampoco se puede eludir la responsabilidad alegando que se creía que la ley era inconstitucional. Tampoco se puede alegar que el arma en cuestión no se utilizó ni se pretendía utilizar ilegalmente.

Por último, los acusados no pueden tratar de eludir su responsabilidad alegando que la medida viola los derechos de la 2ª Enmienda de otra persona, a menos que el Tribunal Supremo se lo permita. E incluso entonces, según la ley, tendrían que demostrar que la reparación solicitada por la demanda violaría un derecho de la 2ª Enmienda "claramente establecido" por decisiones del Tribunal Supremo.

¿Qué tipo de demandas es probable que veamos?

Peters dice que en este momento no está claro cómo se utilizará la ley. "Todavía nos queda mucho por averiguar sobre cómo hacer que esta ley funcione" para que las comunidades sean más seguras, dijo, y añadió: "Probablemente hay mucho más desconocido de lo que se sabe".

Si tuviera que adivinar, dijo, los primeros objetivos de las demandas contra la SB 1327 serán probablemente las empresas que fabrican y venden kits de armas fantasma en California. Según Peters, ya se han interpuesto varias demandas contra estas empresas por personas que recibieron disparos de alguien que utilizaba una pistola fantasma, y esos demandantes podrían añadir a sus casos demandas basadas en la SB 1327.

Pero una demanda de este tipo también podría ser presentada en una demanda independiente por alguien que se enteró de una venta ilegal de armas fantasma en California al ver un informe en las noticias. (En California se exige que las armas de fuego tengan número de serie, algo de lo que carecen los kits; los fabricantes y vendedores argumentan que ellos fabrican y venden kits, no armas de fuego). Según Peters, es más fácil presentar una demanda cuando sólo hay que demostrar que se ha infringido una ley, no que se haya sufrido algún tipo de daño personal.

Otro problema de la nueva ley es si los controles de armas que pretende imponer sobreviven al escrutinio de los tribunales.

La decisión del Tribunal Supremo en el caso New York State Rifle & Pistol Assn. vs. Bruen de este año parecía declarar inconstitucionales muchos esfuerzos estatales y locales para limitar las armas. No es de extrañar que los defensores del derecho a las armas impugnen la prohibición de las armas de asalto y la venta de armas de fuego a menores de 21 años, entre otros controles estatales.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.