California se prepara para altas temperaturas este fin de semana

·6  min de lectura

La peligrosa ola de calor en California llegará a un punto crítico este fin de semana con posibles máximos récord.

El Valle de la Muerte, que ya es uno de los lugares más calientes del planeta, alcanzó los 124°F (51°C) el jueves, un récord diario en el área.

El viernes, lunes y martes, se pronostica que las temperaturas en el valle alcancen los 125°F (51.6°C), según AccuWeather. La temperatura más alta jamás registrada en septiembre en cualquier parte del mundo es 126°F (52.2°C), experimentada en La Meca, California, en 1950, lo que significa que el Valle de la Muerte tiene la oportunidad de romper el récord histórico de septiembre en algún momento de este fin de semana.

Si bien el resto del estado no sufrirá tanto calor, aun así se pronostica que las temperaturas serán terriblemente altas.

El martes, se espera que las temperaturas alcancen los 112°F (44°C) en Fresno y los 110°F (43°C) en Sacramento. Se espera que los máximos en otras partes del Valle Central estén entre 107°F (42°C) y 109°F (43°C).

La oficina del Servicio Meteorológico Nacional (NWS) en Sacramento ha alentado a las personas a pasear a sus perros por la mañana para mantener sus patas lejos del suelo caliente. Cuando la temperatura del aire alcanza los 102°F (39°C), el asfalto puede calentarse hasta los 167°F (75°C) y el concreto puede alcanzar los 143°F (63°C ).

Se espera que el área de Los Ángeles viva sus temperaturas más altas el domingo y el lunes, con temperaturas máximas en partes del Valle de San Fernando de hasta 114°F (46°C) el domingo. Se supone que el centro de Los Ángeles alcanzará los 100°F (38°C) todo el fin de semana.

Partes del Inland Empire experimentarán un calor peligroso durante todo el fin de semana y hasta la próxima semana. El lunes y martes, se pronostica que el Valle de Coachella alcance máximos de alrededor de 113°F (45°C).

Se espera que el calor intenso también llegue a otras partes del oeste de los EE.UU. Se pronostica que el este de Washington y Oregón, así como partes de Idaho, alcancen temperaturas máximas de alrededor de 100°F (38°C) el viernes. El sábado, la mayor parte del este de Montana también tendrá temperaturas máximas de alrededor de 100°F.

Y las temperaturas en el sur de Nevada y el oeste de Arizona, típicamente muy altas, serán aún más brutales este fin de semana. El lunes, se espera que el mercurio alcance los 109°F (43°C) en Phoenix, los 110°F (43°C) en Las Vegas y los 112°F (44°C) en Yuma.

Casi todo California, además de las áreas alrededor de Phoenix y Las Vegas, están bajo una “advertencia de calor excesivo”. Otras partes del oeste están bajo “vigilancia de calor excesivo” o “advertencia de calor”.

En total, 54 millones de personas se encuentran bajo algún tipo de alerta por calor.

Incluso en áreas donde el calor no será particularmente peligroso, hará mucho más calor de lo normal. Las altas temperaturas en el centro de San Francisco solo alcanzarán alrededor de 79°F (26°C) durante el fin de semana, pero eso es más alto que la temperatura alta promedio de septiembre en el área de 70°F (21°C).

Las temperaturas tan altas pueden ser extremadamente peligrosas, especialmente para las personas especialmente sensibles al calor, como los ancianos, los niños pequeños y las personas con problemas de salud preexistentes.

La enfermedad por calor puede variar desde un sarpullido por calor hasta un estrés por calor potencialmente fatal, en el que el cuerpo no puede enfriarse por sí mismo. El Servicio Meteorológico Nacional ha alentado a las personas a mantenerse hidratadas, buscar aire acondicionado y vigilar a las personas vulnerables.

Las organizaciones sin fines de lucro y los refugios de todo el estado están trabajando para mantener seguras a las personas sin hogar durante los próximos días, brindándoles refugio, agua y sombra.

El calor puede ser especialmente peligroso si las temperaturas no bajan mucho por la noche y dan un descanso a las personas. Se espera que partes del interior de California solo bajen a alrededor de 80°F (27°C) o incluso 90°F (32°C) por la noche.

Esto también es válido para las áreas urbanas, que pueden calentarse más que las áreas circundantes.

“Incluso después de que se pone el sol, el calor puede ser un peligro real, especialmente en las grandes ciudades. El pavimento y los edificios oscuros son muy efectivos para absorber el calor”, tuiteó la oficina del NWS en Los Ángeles.

Se pronostican altas temperaturas en el Día del Trabajo en California y otros estados del oeste, mientras se extiende una gran ola de calor (NWS/NOAA)
Se pronostican altas temperaturas en el Día del Trabajo en California y otros estados del oeste, mientras se extiende una gran ola de calor (NWS/NOAA)

El gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el estado de emergencia en respuesta al calor, en parte para impulsar la producción de electricidad y reducir la demanda de energía.

El operador de la red en el estado, California ISO, advirtió sobre posibles apagones a medida que aumenta la demanda de energía debido al calor extremo, en gran parte debido a las necesidades de aire acondicionado. Han pedido a las personas que ajusten sus termostatos a un nivel más alto y eviten usar electrodomésticos grandes o cargar automóviles eléctricos durante las horas pico de la tarde.

“Las olas de calor pueden haber existido mucho antes del cambio climático, pero su duración e intensidad nunca han sido tan problemáticas”, tuiteó la oficina del gobernador el jueves.

El calor también ha provocado incendios forestales, ya que las altas temperaturas se encuentran con paisajes listos para arder después de la intensa sequía que ha sacudido el oeste durante años.

Dos incendios forestales están ardiendo cerca de Los Ángeles y San Diego, lo que provocó evacuaciones, destruyó estructuras y dejó a 11 bomberos heridos. Algunos otros incendios también están ardiendo en California, y en Oregon, el incendio Rum Creek ha arrasado con casi 17.000 acres (6.879 hectáreas), aproximadamente el 40 por ciento del tamaño de Washington, DC.

Partes de Washington, Oregón, Montana, Idaho y el norte de California están bajo Advertencias de Bandera Roja, lo que significa un alto riesgo de incendios como resultado de las altas temperaturas, el aire seco y los vientos.

Este tipo de olas de calor podrían volverse mucho más comunes a medida que crezca la crisis climática. Según un panel de ciencia del clima de las Naciones Unidas, las olas de calor que solían ocurrir cada 10 años ocurrirán cada dos años si el mundo alcanza los 2°C de calentamiento sobre las temperaturas del siglo XIX.

El mundo ya se ha calentado entre 1,1 y 1,2°C, y se prevé que alcance los 2,7°C de calentamiento para 2100, según el Climate Action Tracker, un análisis independiente de la política climática mundial.