California ofrece una propuesta sobre la crisis del río Colorado, en desacuerdo con seis estados

Hate Overlook, Lake Powell, UT-June 27, 2022-Hite Overlook on UT-95, Lake Powell, UT provides a view of the Colorado River in Arizona. The White Crossing Bridge can be seen in the background. The height of the Colorado River has fallen dramatically due to drought, overuse and mismanagement. June 27, 2022. (Carolyn Cole/Los Angeles Times)
El río Colorado fluye cerca de Hite Overlook, Utah, aguas arriba del lago Powell. (Carolyn Cole / Los Angeles Times)

California ha presentado al gobierno federal su propia contrapropuesta para el reparto de las reducciones de agua del río Colorado, alegando que el plan ofrecido por otros seis estados supondría una carga desproporcionada para las explotaciones agrícolas y las ciudades del sur de California.

Las agencias del agua que dependen del río presentaron su propuesta al gobierno de Biden el martes, el mismo día que los funcionarios federales habían fijado como fecha límite para que los estados de la cuenca del río Colorado llegaran a un acuerdo sobre cómo evitar que los embalses descendieran a niveles peligrosamente bajos.

El Estado presentó su propuesta un día después de que Arizona, Colorado, Nevada, Nuevo México, Utah y Wyoming dieran a conocer su propuesta. Una gran parte de los recortes que proponen se realizarían teniendo en cuenta la evaporación y otras pérdidas de agua en la parte baja del río, un movimiento que se traduciría en reducciones especialmente importantes para California, que utiliza más agua del río Colorado que ningún otro estado.

"La propuesta de los seis estados afecta directa y desproporcionadamente a California", declaró Wade Crowfoot, secretario de Recursos Naturales del estado. "No parece un planteamiento constructivo que algunos estados elaboren una propuesta que sólo afecta a la seguridad hídrica existente y a los derechos sobre el agua de otro estado que no forma parte de esa propuesta".

Crowfoot dijo que los demás estados habían ideado un planteamiento que iría más allá de lo establecido en los acuerdos y leyes que rigen la gestión y el uso del río Colorado. Por el contrario, la propuesta de las agencias del agua de California establece cambios prácticos y factibles que pueden realizarse a partir de este año para estabilizar los niveles de los embalses.

La propuesta del estado se basa en un compromiso previo de cuatro agencias de aguas del sur de California para reducir el consumo de agua en 400.000 acres-pies al año, una reducción de alrededor del 9%, hasta 2026. El gobierno federal ha pedido a los estados que reduzcan su consumo total entre 2 y 4 millones de acres-pies.

Además de las reducciones previstas en California y otros estados, la propuesta pide que se tomen medidas destinadas a mantener los embalses por encima de ciertos niveles, incluida la realización de recortes adicionales en una escala escalonada si el nivel del lago Mead, el mayor embalse del país, sigue disminuyendo hacia niveles críticamente bajos.

En la carta de propuesta, J.B. Hamby, presidente de la Junta del Río Colorado de California, afirmó que la alternativa del estado "proporciona un marco realista y aplicable para abordar la reducción de los caudales de entrada y el descenso de la cota de los embalses basándose en acuerdos voluntarios y esfuerzos de colaboración anteriores con el fin de minimizar el riesgo de impugnación legal o retraso en la aplicación".

Algunos organismos californianos, como el Distrito de Riego Imperial y el Distrito de Riego de Palo Verde, que suministran agua a extensas tierras de cultivo, tienen derechos de agua prioritarios que se remontan a más de un siglo. Las autoridades californianas han insistido en que estos derechos de agua y la legislación vigente sobre el río deben mantenerse en cualquier plan de reducción del uso del agua.

"California no vacila en su posición jurídica", declaró Hamby. "Seguimos a la espera de desarrollar un consenso de siete estados si es posible".

Si surgen disputas legales, podrían complicarse los esfuerzos para encontrar soluciones. Los estados están presentando sus propuestas alternativas mientras el Departamento de Interior y la Oficina de Reclamación inician un proceso de revisión de las normas actuales para hacer frente a la escasez.

Hamby dijo que California se centra en "soluciones prácticas que puedan aplicarse ahora para proteger los volúmenes de agua almacenada sin provocar conflictos y litigios".

"Hasta este momento, no hemos sido capaces de alcanzar ese consenso, pero esperamos lograrlo en el futuro", dijo Hamby. "Tenemos que ser capaces de alcanzar un consenso entre los siete estados de la cuenca para llegar a pactos voluntarios en los que cada estado se sienta cómodo".

Incluso después del plazo fijado por el gobierno federal, los responsables de las agencias del agua tienen programadas más conversaciones para seguir negociando.

El río Colorado, que abastece a ciudades, zonas agrícolas y naciones tribales desde las Montañas Rocosas hasta la frontera entre Estados Unidos y México, se ha visto llevado a un punto de ruptura por la sobreexplotación crónica, la sequía y los efectos del calentamiento global.

En los últimos 23 años, la cuenca se ha visto desecada por la peor sequía en siglos, intensificada por el aumento de las temperaturas.

Los lagos Mead y Powell están vacíos en tres cuartas partes. Y aunque las Montañas Rocosas han recibido una cantidad de nieve superior a la media en lo que va de invierno, no es suficiente para sacar a los embalses de su grave déficit hídrico.

En junio, las autoridades federales pidieron a los siete estados que elaboraran planes para reducir las desviaciones de agua entre un 15% y un 30%. Pero las negociaciones entre los estados se volvieron tensas y enconadas y no llegaron a un acuerdo.

En octubre, el gobierno de Biden anunció sus planes de revisar las normas actuales para hacer frente a la escasez de agua y buscar un nuevo acuerdo para reducir considerablemente su uso.

Después de que la última ronda de negociaciones llegara a un punto muerto, los seis estados hicieron pública su propuesta. Se trata de un "marco alternativo" para que el Bureau of Reclamation lo tenga en cuenta durante la preparación de una declaración de impacto ambiental suplementaria.

Los seis estados instaron a los funcionarios federales a empezar a contabilizar más de 1,5 millones de acres-pies de pérdidas de agua, causadas principalmente por la evaporación, lo que supondría importantes recortes para el sur de California.

"No creo que haya desacuerdo sobre la magnitud de las reducciones que se necesitan", dijo John Entsminger, director general de la Autoridad del Agua del Sur de Nevada. "Necesitamos esta magnitud de recortes para estabilizar el sistema".

La cuestión es cómo se dividirán esos recortes, dijo, y las conversaciones entre los estados continuarán.

"Creo que sigue habiendo un fuerte compromiso por parte de los siete estados para seguir trabajando de buena fe hacia una solución", dijo Entsminger.

El objetivo de los funcionarios federales es publicar un borrador de revisión de alternativas a finales de marzo, seguido de una decisión en verano.

Entsminger dijo que, aunque los estados aún no han llegado a un consenso, espera que "podamos llegar a algo con lo que todo el mundo pueda vivir".

Crowfoot dijo que la propuesta de California, aunque especifica reducciones, también se centra en proteger "las necesidades básicas de agua de las comunidades de todo el Oeste dando prioridad a los suministros de agua para la salud y la seguridad humanas".

Mientras negocian los planes inmediatos, los siete estados también deben iniciar pronto conversaciones sobre nuevas normas para gestionar la escasez después de 2026.

Crowfoot dijo que esas conversaciones serían más adecuadas para discutir cualquier cambio en el sistema de asignación establecido, como la propuesta de los seis estados de centrarse en las pérdidas de agua por evaporación.

"Creemos que hacer eso en cuestión de meses en un sistema que se ha construido a lo largo de un siglo no es la forma de llegar a un consenso", dijo Crowfoot. "Centrémonos en lo que la tarea que tenemos entre manos ... que es hacer cambios en la conservación del agua aquí en los próximos meses".

Los senadores californianos Alex Padilla y Dianne Feinstein apoyaron la propuesta del estado, afirmando que ningún estado se librará de las reducciones de agua a medida que la sequía y el cambio climático reduzcan el caudal del río.

Los dos senadores demócratas afirmaron en un comunicado conjunto que "el hecho de que otros seis estados occidentales dicten la cantidad de agua a la que debe renunciar California simplemente no es una solución de consenso genuina, especialmente viniendo de estados que no han ofrecido ningún nuevo recorte de su propio uso del agua". Añadieron que la propuesta de los seis estados "no reconoce los derechos legales prioritarios de California sobre el agua".

El líder de una tribu de California se unió a los gestores del agua en su apoyo a la propuesta del estado. El presidente del Consejo Tribal Quechan, Jordan Joaquin, dijo que la propuesta "refleja un esfuerzo significativo para abordar los retos hidrológicos a los que se enfrenta la cuenca [del río Colorado], respetando al mismo tiempo los derechos de agua prioritarios de la tribu y de otros y garantizando que el Colorado pueda seguir existiendo como un río vivo".

Los gestores del Distrito Metropolitano de Aguas del Sur de California dijeron que planean tomar medidas adicionales para reducir el uso del agua del río Colorado este año.

"Pero debemos hacerlo de una manera que no perjudique a la mitad de las personas que dependen del río - los 19 millones de personas del sur de California", dijo Adel Hagekhalil, director general de MWD. "Debemos hacerlo de forma que no devaste nuestra economía de 1,6 billones de dólares, un motor económico para todo Estados Unidos. Debemos hacerlo de un modo que pueda aplicarse rápidamente, añadiendo agua a los lagos Mead y Powell sin enredarnos en largas batallas legales".

En diciembre, los dirigentes de los mayoristas de agua declararon una emergencia regional por sequía y pidieron a los proveedores locales que redujeran el consumo de agua. Los directivos de MWD han estado debatiendo planes para pasar a medidas de conservación obligatorias en toda la región, empezando a asignar suministros para las 26 agencias miembros del distrito.

Adán Ortega, presidente de la junta de MWD, dijo que el distrito se está preparando para tomar estas medidas para "hacer nuestra parte en salvar el río Colorado".

"De hecho, hemos empezado a preparar a nuestras agencias y al público para esta posibilidad, por lo que es un gesto de buena fe que esperamos que los demás estados se tomen en serio", dijo Ortega.

Ortega dijo que la propuesta de los seis estados daría lugar a disputas sobre los cálculos de las pérdidas por evaporación, "por no hablar de las disputas en las que se va a entrar sobre el cambio de la norma en el río".

Dijo que sería un "camino muy desacertado".

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.