Cadena de comida rápida se burla de Mike Lindell por afirmar que el FBI tomó su teléfono en uno de sus locales

·3  min de lectura

La cadena de restaurantes de comida rápida Hardee’s aprovechó las redes sociales para sacar provecho de su nueva notoriedad después de que el director general de My Pillow y ferviente partidario de Donald Trump, Mike Lindell, afirmara que el FBI incautó su celular en un Hardee’s del sur de Minnesota el martes.

“Ahora que sabes que existimos... deberías probar nuestras galletas de almohada”, tuiteó Hardee’s a primera hora del miércoles.

Cuando Insider se puso en contacto con él para que reaccionara al tuit, Lindell respondió a la misiva de la cadena con: “¡Gracioso!” Más tarde confirmó a la publicación que los agentes del FBI le acorralaron en un Hardee’s de su ciudad natal, Mankato (Minnesota), y le interrogaron antes de llevarse su celular.

“Los autos se detuvieron frente a nosotros, a nuestro lado y detrás de nosotros, y yo dije que esos eran los malos o el FBI”, relató Lindell el martes por la noche en el programa Lindell Report. “Pues resulta que eran el FBI”.

Lindell explicó que estaba en el restaurante cuando volvía de un viaje de caza en Iowa y pidió una hamburguesa con queso suizo y champiñones y una malteada de chocolate.

También dijo en un vídeo publicado en las redes sociales el martes que le habían indicado que no revelara que se había producido el registro, pero que había optado por hacer caso omiso de esa indicación. En una declaración a The Daily Beast, un portavoz del FBI confirmó que “el FBI estaba en ese lugar ejecutando una orden de registro autorizada por un juez federal.”

La pérdida temporal del celular parece ser una pena especial para Lindell, quién aseguró que no posee una computadora.

“No. Toda mi empresa, dirijo cinco empresas con eso. No tengo computadora”, declaró Lindell a Insider. “Mis audífonos funcionan con esto. Todo funciona con mi teléfono”.

Según una copia de la citación compartida por Lindell, el FBI lo está investigando por su posible participación en la manipulación de las máquinas de votación utilizadas en las elecciones presidenciales de 2020. Lindell lleva más de dos años intentando anular el resultado de las elecciones, que, según él, fueron fraudulentas y robadas de forma ilegítima a Trump.

A pesar de sus esfuerzos, Lindell no ha logrado ningún avance significativo para demostrar sus afirmaciones de fraude. Sin embargo, ahora es otro miembro visible del círculo político de Trump implicado en una importante investigación federal. Trump no se alegró demasiado de la noticia, y afirmó en Truth Social que la redada demostraba que “la grandeza de los Estados Unidos ya no existe”.

Para Hardee’s, una cadena con locales en 31 estados concentrados sobre todo en los estados del medio oeste y del sur, el lugar de la redada del FBI -y la volubilidad de Lindell al respecto- representa una importante cantidad de atención y medios de comunicación gratuitos. Hardee’s tiene dos locales en Mankato, ambos abiertos hoy.