Cacerolazo en contra de la represión de Insfrán en la casa de Cristina Kirchner

·1  min de lectura
Manifestantes se reunieron en Uruguay y Juncal, frente a la casa de Cristina, para protestar contra las políticas del gobernador de Formosa
Captura de vide

Un grupo de manifestantes se reunió anoche con cacerolas frente a la casa de la vicepresidenta Cristina Kirchner para reclamar por la violenta represión policial ordenada por el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, contra los ciudadanos que se movilizaron ayer en la capital provincial en rechazo al regreso a la fase 1 de aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO).

Vecinos autoconvocados, con banderas y carteles se juntaron en Uruguay y Juncal, en el barrio porteño de Recoleta, para reclamar entre otras cosas por la situación de Formosa, pero tampoco faltaron pancartas en contra de lo que definen como una ofensiva del Gobierno hacia la Justicia.

“Cómplice”: la oposición repudia la represión de Insfrán y apunta a Fernández

Uno de los manifestantes conversó con el móvil de LN+, y contó que viajó desde Formosa como referente de un grupo de comerciantes. “La provincia está sitiada”, dijo. Y alegó: “Es increíble que una provincia sea rancho aparte. Yo voté a este Gobierno. Tenía 25 empleados, ahora tengo cinco. Es totalmente diferente la manera en que ellos están manejando la pandemia allá, nosotros estamos en fase 1″.

Desde que comenzó la cuarentena por el coronavirus, el gobierno de Formosa tomó una serie de medidas restrictivas que acrecentaron el descontento social de los formoseños y desencadenaron, hoy, en una manifestación masiva frente a la casa de gobierno provincial. La protesta fue reprimida por la policía.

Tras los incidentes que se registraron frente a la casa de gobierno de Formosa, donde la policía lanzó gases lacrimógenos y disparó balas de goma contra los manifestantes, dirigentes de Juntos por el Cambio le reclamaron al presidente Alberto Fernández, aliado de Insfrán, que intervenga para detener los hechos de violencia.