La caída del ídolo olímpico de la lucha libre acusado de asesinato en India

·4  min de lectura

Nueva Delhi, 11 jun (EFE).- Sushil Kumar, el primer deportista indio en lograr dos melladas olímpicas individuales y en ganar un Campeonato Mundial de lucha libre, es una leyenda en la India, pero su nombre ha caído en desgracia tras ser acusado de asesinato.

El luchador, de 38 años, se preparaba para lograr una plaza en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y ahora, tras darse a la fuga, se encuentra entre rejas haciendo frente a cargos por homicidio, secuestro y conspiración criminal por su supuesta implicación en una pelea que causó la muerte de su pupilo de 23 años Sagar Dhankhar.

EL CRIMEN

Según la versión policial, el pasado 4 de mayo el luchador estuvo implicado, junto con otros nueve compinches, en una paliza a tres hombres, incluido Dhankhar, en el aparcamiento del estadio de Chhatarsal, situado en el norte de Nueva Delhi, que resultaron heridos de gravedad.

El pupilo de Kumar fue trasladado con vida a un hospital, donde falleció pocas horas después.

El campeón olímpico se dio a la fuga, y tras ser perseguido durante días a lo largo de seis regiones indias "por un crimen de asesinato, fue arrestado el Día Mundial de la Lucha Libre (el 23 de mayo)", celebró la Policía de Delhi en una de sus cuentas de Twitter.

"Ahora se enfrentará a la ley", subrayó.

Este viernes, la Policía anunció el arresto del último de los diez fugitivos.

El abogado especialista en defensa criminal -y conocedor del proceso- Viraj Kadam explicó a Efe que el luchador "tiene el caso en su contra", no solo porque varias cámaras de seguridad lo grabaron en las inmediaciones del estadio en el momento del suceso, sino porque posteriormente se dio a la fuga.

Kumar se encuentra ahora en custodia policial a la espera de juicio y en caso de ser declarado culpable pasaría "el resto su vida en prisión", apuntó Kadam.

UNA LEYENDA OLIMPICA

En un país dominado por el críquet, es muy difícil encontrar grandes figuras fuera de este deporte. Sushil Kumar es una de ellas.

"La mayoría de los niños practican la lucha libre gracias a él", apuntó a Efe el periodista deportivo del rotativo Indian Express Mihir Vasavda, ya que tras lograr su primera medalla en los JJ.OO. de Pekín 2008, "la lucha comenzó a tomarse en serio" en la India.

El triunfo de Kumar en los Juegos Olímpicos atrajo el interés de los jóvenes hacia un deporte que en su versión tradicional india, el "kushti", se practica en la arena y tiene incluso tintes religiosos, aunque eso no evita que las mafias recluten en ocasiones a sus matones entre los luchadores más humildes, explica el periodista.

Tras el bronce de Pekín, en 2010 se proclamó el primer indio en ganar el Campeonato Mundial de lucha libre, y en los Juegos de Londres 2012 se colgó la plata en 66 kg.

Kumar se preparaba en esta ocasión para las Olimpiadas de Tokio 2020. Pese a que no logró clasificarse en la categoría de peso, "tres o cuatro días antes del asesinato" de Dhankhar seguía entrenando, afirmó Vasavda.

De hecho, durante su estancia en prisión, el luchador indio solicitó una dieta especial y suplementos vitamínicos para seguir preparando su entrenamiento de cara a futuros torneos.

Sin embargo, esta semana el tribunal le respondió que la ley es "igual" para todos, por lo que al no estar enfermo no puede recibir una dieta diferente al resto de reclusos, según la orden que recogen varios medios indios.

EL REVÉS DE SU CARRERA

"Somos responsables en la zona de la colchoneta, no fuera", dijo en un breve comunicado la Federación india de Lucha Libre, al aclarar por qué no tomaban acciones directas contra luchadores envueltos en "actividades violentas" como Kumar, aunque anotaron que no renovarían los contratos de "muchos luchadores veteranos".

El arresto de Kumar "es realmente vergonzoso y sorprendente para todos los deportistas de lucha libre en la India", lamentó a Efe el ex-luchador indio Jagdish Kaliraman.

Kaliraman se midió contra la estrella olímpica en varios campeonatos y entrenó en varias ocasiones en el mismo centro deportivo que Kumar, y aunque no lo conocía personalmente, alegó que "era una buena persona y un gran atleta".

Sin embargo, sus últimos años han estado envueltos en varias polémicas: la más conocida fue en 2016, cuando un compañero lo acusó de envenenamiento tras dar positivo en un test antidopaje para participar en los Juegos Olímpicos de Río, quedando descalificado.

Kumar fue absuelto de todos los cargos de aquella trama, y aunque se demostrase su inocencia en esta ocasión, "su carrera está ya acabada", aseguró el abogado Kadam.

"Incluso si sale de la prisión, no se le permitiría participar en ningún evento bajo fianza porque huyó de la policía. Lo tiene muy difícil para salir de esta", sentenció el abogado.

Mikaela Viqueira

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.