Cárteles, casas de seguridad y rescates: el tráfico de migrantes entre EE.UU. y México genera $13 mil millones

·5  min de lectura

El 27 de junio, las autoridades descubrieron un tráiler abandonado en las afueras de San Antonio, Texas, lleno de personas muertas procedentes de México y Centroamérica. Cincuenta y tres migrantes acabaron falleciendo en la tragedia.

Ha sido el peor incidente de este tipo en la historia de Estados Unidos, y una señal de cómo han cambiado las cosas en la frontera estadounidense en los últimos años: el contrabando transfronterizo de personas ha pasado de ser un negocio fragmentado de delincuentes de poca monta a una empresa de US$13.000 millones al año controlada por el crimen organizado, según el Departamento de Seguridad Nacional.

El incidente de San Antonio presentaba todos los signos del nuevo régimen de contrabando de personas.

Los inmigrantes que iban en el camión procedían de México, Honduras, Guatemala y El Salvador, según sus respectivos gobiernos.

Muchos pagaron entre US$3.000 y US$8.500 al Cártel del Noreste, un grupo de delincuencia organizada, por el transporte desde las ciudades de Camargo y Nuevo Laredo, en México, hasta un punto de llegada en San Antonio, informa VICE News, citando a dos personas directamente familiarizadas con el trato.

Los traficantes prometieron a los migrantes y a su familia una “garantía de tres meses” y “tres meses de intentos”, según los registros del chat de WhatsApp.

Las autoridades creen que entonces subieron al grupo a un camión con un número de identificación “clonado” que coincidía con el de una empresa de transporte real, lo retuvieron en una casa de seguridad con sede en EE.UU., y lo llevaron a través de un puesto de control de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. en Laredo, Texas, sin incidentes, antes de dejar al grupo en San Antonio.

El negocio del contrabando se ha disparado en los últimos años, ya que numerosos factores estructurales, desde la pobreza hasta el cambio climático y la violencia de las pandillas, empujan a los migrantes hacia el norte, incluso cuando Estados Unidos ha endurecido cada vez más el acceso a su sistema de inmigración, especialmente durante la pandemia.

Según las cifras del gobierno, el año pasado se detuvo a más de 5.046 personas por contrabando, casi el doble que en 2014. El negocio del contrabando genera ahora US$13.000 millones al año, frente a los US$500 millones de 2018, ya que los cárteles de la droga han tomado el control del contrabando de los “coyotes” independientes que solían guiar a los grupos a través de la frontera.

El negocio del contrabando se ha vuelto especialmente lucrativo durante la pandemia gracias a políticas como la directiva de salud pública del Título 42, una orden de la era Trump que autoriza a los funcionarios fronterizos a rechazar a la mayoría de los que cruzan la frontera de inmediato con el pretexto de la pandemia.

La administración de Biden ha intentado poner fin a esta política, que, según los críticos, niega a los inmigrantes sus derechos de solicitud de asilo legalmente protegidos, pero la Casa Blanca se ha visto obstaculizada por las sentencias de los tribunales federales.

Como resultado, los migrantes que cruzan la frontera suelen hacer repetidos intentos de entrar en Estados Unidos, lo que crea aún más demanda para los contrabandistas.

Hasta que estos factores de motivación desaparezcan, los inmigrantes seguirán llegando a Estados Unidos, según los expertos en inmigración.

“Nunca va a haber un punto de militarización al que Estados Unidos pueda llevar la frontera que detenga completamente todos estos flujos”, dijo para The Independent Jessica Bolter, del Instituto de Política Migratoria. “Los factores ambientales y de seguridad que están impulsando a la gente a irse, así como los factores económicos, especialmente durante y después de la pandemia... siempre va a haber razones para emigrar”.

Esto ha llevado a grupos como el Cártel del Golfo de México a intervenir, con lo que han aportado una eficiencia despiadada a un negocio ya peligroso para los migrantes implicados.

Aprovechando los recursos de los cárteles, los contrabandistas utilizan ahora brazaletes de identificación, almacenes secretos y WhatsApp para trasladar personas y retener a los migrantes para pedir un rescate a pesar de las grandes distancias.

“Están organizando la comercialización de una forma que no se podía imaginar hace cinco o diez años”, dijo Guadalupe Correa-Cabrera, experta en contrabando de personas de la Universidad George Mason, para The New York Times.

El mexicano Teófilo Valencia declaró para Associated Press que pidió un préstamo dejando en garantía la casa de su familia para pagar US$10.000 a los contrabandistas para traer a sus dos hijos adolescentes a Estados Unidos, antes de que murieran en la tragedia de San Antonio.

Incluso con el auge del contrabando de personas como un gran negocio, no hay garantía de un pasaje seguro para los migrantes que buscan una vida mejor en Estados Unidos.

Si los familiares no pueden pagar totalmente a los traficantes, los migrantes pueden ser retenidos en escondites y sometidos a tortura y violencia sexual.

Los que consiguen ser transportados con éxito se enfrentan a menudo al mismo tipo de condiciones angustiosas que los migrantes fallecidos en San Antonio.

En marzo, los agentes fronterizos cerca de El Paso encontraron a 34 migrantes escondidos en dos contenedores de carga sin ventilación.

Un mes después, los funcionarios encontraron a 24 cautivos en un escondite.

La administración de Biden ha intentado lentamente revertir algunas de las políticas de inmigración de línea dura de la administración de Trump, y obtuvo una gran victoria en junio cuando la Corte Suprema permitió que la Casa Blanca rescindiera la llamada política de “Permanecer en México” para los solicitantes de asilo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.