La Cámara Federal rechazó excarcelar a una de las detenidas por el atentado contra Cristina Kirchner

·5  min de lectura
Brenda Uliarte y Agustina Díaz
Brenda Uliarte y Agustina Díaz

La Cámara Federal rechazó hoy excarcelar a Agustina Díaz, la chica de 21 años acusada de participar en el intento de asesinato de Cristina Kirchner a partir de los mensajes que intercambió desde su teléfono con Brenda Uliarte, principal acusada junto con su novio Fernando Sabag Montiel. “Mata a quien vos quieras y ocultá huellas”, surge de uno de los mensajes enviados desde el teléfono de Díaz a Uliarte.

En un fallo unánime, en la Cámara dijeron que si queda en libertad hay riesgos para la investigación porque pueden existir más implicados, aún no detenidos, y además instaron a la jueza María Eugenia Capuchetti a que resuelva su situación procesal, que es un casi seguro procesamiento como partícipe de homicidio calificado y encubrimiento .

Los contrapuntos entre el fiscal Luciani y la defensa de Cristina Kirchner

El fallo fue firmado por los camaristas Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Mariano LLorens. Tras esta medida, Agustin Díaz, quedara presa al igual que el resto de los acusados, que son su amiga Brenda Uliarte, Sabag Montiel y el jefe de “la banda de los copitos”, Gabriel Carrizo. Montiel y Uliarte ya fueron procesados como coautores de la tentativa de homicidio y ahora se espera que se resuelva la situación de Díaz y de Carrizo, mientras se amplía la investigación a otros sospechosos.

“Se tiene en cuenta el hecho de que pudieran existir personas vinculadas a la encuesta, que aún no fueron habidas, lo que permite presumir que en caso de recuperar su libertad, Díaz podría alertar sobre el curso de la pesquisa”, dijeron los camaristas.

Agustina Díaz es una amiga de Brenda Uliarte. Fueron compañeras del colegio secundario en la escuela nocturna, que aún no terminaron. En el celular de Brenda Uliarte el número de Díaz aparece agendado como “amor de mi vida”.

En los mensajes que intercambiaron Brenda Uliarte le cuenta a Díaz que mandó matar a Cristina Kirchner, que envió a su novio a hacerlo, a lo que su amiga le dice que borre todo el contenido de su celular, asintiendo en cuanto a la conveniencia de pasar a la acción.

El cruce de mensajes

Este es el intercambio de los mensajes más comprometedores:

Amor de mi vida: Te das cuenta del quilombo en el que te vas a meter, no?. Te van a buscar por todos lados si se enteran de que sos complice de la muerte de la vicepresidenta [sic].

Uliarte: Por eso mandé alguien.

Amor de mi vida: Aunque si, pero quién no va a querer meterle un tiro a esa vieja chorea.

Uliarte : Si llega a pasar me voy a otro país y hasta cambio de identidad. La tengo re pensada.

Amor de mi vida: Sabes cuanto guita necesitas para eso? No es mando a matar y me mudo de pais. Te van a buscar de todas formas y la guita que necesitas para todos los trámites.

Uliarte: Tengo algo de money,conocidos. Me voy pero antes quiero hacer algo por el pais. Si son todos giles.

Amor de mi vida: Y por eso nunca hacen nada. Nadie se banca lo que viene después

Uliarte: Sabes el miedo que van a tener los presidentes? Me gustaria que alguien de un mensaje Que diga al próximo que haga las cosas mal también le meto un corchazo. Yo me la banco Es el precio de liberar a mi país. Soy una mina que perdió a su madre y a su hijo Ya no le tengo miedo a nada.

Amor de mi vida: Mata a quien vos quieras. Y oculta huellas. Bien pilla. wachaaaa.

Uliarte: Si obvio lo estoy planeando. Recontra pilla. No me van a atrapar.

Amor de mi vida: Perfecto.

Traslado de los detenidos del por el atentado contra Cristina Kirchner desde juzgado a dependencia de la PSA
Brenda Uliarte, en uno de los traslados del personal de la PSA - Créditos: @PSA

Los camaristas realizaron hoy una audiencia con uno de los abogados de Cristina Kirchner y los defensores de Díaz, que dejaron sus argumentos por escrito. Allí dijeron que Díaz debía quedar en libertad ya que no había riesgos procesales, dado que voluntariamente entregó la claves de su celular y colaboró con la investigación. Además, argumentaron que en caso de una condena la expectativa de pena es muy elevada como partícipe secundaria en una tentativa de homicidio calificado y encubrimiento.

El abogado de la vicepresidenta, Marcos Alzabal, en cambio, argumentó en favor de la necesidad de mantenerla presa, como lo había dispuesto la jueza Capuchetti en coincidencia con el fiscal Rívolo.

Ahora los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi escribieron que el monto de la pena no es el único elemento a tener en cuenta, sino si hay riesgos procesales considerando que “se encuentra pendiente el resultado de diferentes medidas de prueba ordenadas: peritajes de teléfonos, entrecruzamiento de llamados, entre otras”. Pero además evaluaron “la magnitud del hecho y la gravedad institucional que representa”, además de lo incipiente de la investigación.

Los jueces hablaron de los peligros procesales y exhortaron a la jueza Capuchetti a que resuelva la situación procesal de la acusada, que mantiene su prisión preventiva.

El juez Llorens, en cambio, dijo que en caso de que Díaz recupere la libertad “podría sustraerse del accionar de la justicia”. Y consideró que restan peritajes de teléfonos y entrecruzamiento de llamados que permitirían terminar de esclarecer los hechos y la participación de terceras personas. “En caso de recuperar su libertad, la encausada podría entorpecer la pesquisa y obstaculizar su avance”, dijo LLorens.

Agistina Díaz está presa desde hace 10 días, por lo que “el tiempo no luce excesivo ni desproporcionado en atención a la complejidad de la presente investigación”, según los camaristas.