Anuncios

Luego de buscar respaldos en Buenos Aires, Zelensky llegó a EE.UU. apremiado por conseguir fondos para Ucrania

Zelensky en el Congreso, durante la ceremonia de asunción de Milei
Zelensky en el Congreso, durante la ceremonia de asunción de Milei - Créditos: @ALEJANDRO PAGNI

WASHINGTON.- Luego de buscar el respaldo de países de América latina, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, llegó a Washington para una visita crítica empujada por la necesidad imperiosa de sostener el financiamiento para su gobierno, incluido un nuevo paquete de ayuda militar de la Casa Blanca, congelado en el limbo por una disputa política en el Congreso. Durante su paso por la capital norteamericana, Zelensky se reunirá con el presidente, Joe Biden, con funcionarios norteamericanos y con legisladores en el Capitolio en un último esfuerzo por destrabar la multimillonaria asistencia, vital para sostener la ofensiva contra el ejército de Vladimir Putin.

“Putin debe perder” , dijo Zelensky, poco después de llegar a Washington, en un discurso en la Universidad de Defensa Nacional. “Pueden contar con Ucrania y esperamos poder contar con ustedes”, agregó.

El viaje de Zelensky a Washington llega luego de una histórica visita a la Argentina para la asunción del Presidente Javier Milei, devenido por estas horas en el principal aliado del líder ucraniano en una región donde ha tenido enormes dificultades para tejer alianzas. Andrés Manuel López Obrador, de México, y Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, los dos líderes de los países de mayor envergadura geopolítica al sur de Estados Unidos, han retaceado enormemente su respaldo a Kiev, privilegiando sus lazos con Moscú y generando un profunda frustración y desconfianza en la Casa Blanca.

“Nos interesa que la Argentina juegue un papel importante en la paz desde América Latina, que nos apoye en todos los continentes”, indicó Zelensky en Buenos Aires antes de viajar a Estados Unidos.

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle, el presidente de Chile, Gabriel Boric, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, y el presidente de Ecuador, Daniel Noboa, asisten a la toma de posesión del nuevo presidente de la Argentina, Javier Milei, en el Congreso, en Buenos Aires, el 10 de diciembre de 2023.
El presidente de Uruguay, Luis Lacalle, el presidente de Chile, Gabriel Boric, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, y el presidente de Ecuador, Daniel Noboa, asisten a la toma de posesión del nuevo presidente de la Argentina, Javier Milei, en el Congreso, en Buenos Aires, el 10 de diciembre de 2023. - Créditos: @ALEJANDRO PAGNI

En su paso por Buenos Aires, Zelensky se reunió con sus pares de Uruguay, Paraguay y Ecuador, y le dio oxígeno a la posibilidad de realizar una cumbre de la paz en América latina. Zelensky intentó reunirse con Lula en su breve escala en Brasilia en su ruta a Buenos Aires, pero el Planalto rechazó la propuesta y envió al aeropuerto a la directora del departamento de Europa y EE.UU. de la cancillería, Maria Luisa Escorel.

El diario O Globo afirmó que Zelensky había propuesto reunirse con Lula, pero una fuente del Ministerio de Asuntos Exteriores indicó que “este tipo de encuentro en una base aérea es muy raro, sin una preparación previa específica”.

“Debe mejorarse la unidad de todos aquellos que valoran la paz y la libertad, y nuestra energía compartida para proteger la vida. La voz y el apoyo de los países latinoamericanos son clave”, dijo Zelensky en la red social X al dejar la Argentina rumbo a Estados Unidos. “¡Gracias a todos los que apoyan a nuestro país y a nuestra gente!”, agregó.

El domingo, luego de la toma de posesión, Milei se reunió con Zelensky, en la primera reunión bilateral de su gobierno, un gesto ante la visita de Zelensky a Buenos Aires que ofreció una clara señal respecto de cuál será el posicionamiento de Milei en la geopolítica global: respaldo a las democracias liberales, y distanciamiento de las autocracias, aunque sin llegar al quiebre de las relaciones, tal como quedó a la vista con China. Pese a la importancia del encuentro, y de que fue la primera reunión bilateral con un líder extranjero, la Casa Rosada no difundió información oficial sobre la cita. La única información surgió de las redes sociales de Zelensky, quien ofreció un resumen en un video de casi tres minutos en el que calificó la reunión de “decente y brillante”.

“Hoy sentí que @JMilei realmente quiere fortaleza para su país y honestidad en las relaciones internacionales. Le agradecí por apoyar a Ucrania e invité a la Argentina a trabajar junto con nosotros para restaurar la paz. También discutimos nuestra cooperación bilateral, que puede fortalecer la economía y crear empleos para nuestras dos naciones”, dijo Zelensky.

El líder ucraniano dijo que está interesado en una cumbre por la paz en América latina y quiere que Milei lo ayude a concretarla.

Cita en el FMI

Zelensky llega a Washington invitado por Biden, en momentos en los que aparece muy urgido por garantizar que se mantenga el respaldo crítico que le ha brindado Estados Unidos a su defensa y el financiamiento para el país. Además de su agenda en la Casa Blanca y el Congreso, Zelensky se reunió con la directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, y el presidente del Banco Mundial, Ajay Banga. Georgieva destacó en un comunicado la “notable resiliencia” del pueblo ucraniano y el desempeño “sólido” de la economía, que pese a la guerra tiene un crecimiento proyectado del 4,5% este año.

El gobierno de Biden envió un nuevo paquete de asistencia militar al Congreso que incluye ayuda militar por más de 60.000 millones de dólares para Ucrania, además de fondos para Israel, y ayuda humanitaria para la Franja de Gaza. Pero el paquete está trabado en el Congreso porque los republicanos quieren ampliar el financiamiento para reforzar la seguridad en la frontera, una pelea añeja entre la administración demócrata y la oposición republicana que amenaza con debilitar la defensa ucraniana ante la invasión de Rusia.

“Creo que las únicas personas que estarían contentas si esta solicitud de presupuesto suplementario no fuera votada y aprobada por el Congreso están sentadas en Moscú, en Teherán, en Pekín. Para Ucrania, esto es absolutamente vital”, dijo este domingo el secretario de Estado, Antony Blinken. “Han logrado avances notables durante el último año para hacer retroceder la agresión rusa, recuperando más del 50% del territorio que fue capturado desde febrero de 2022. Pero ahora están en una batalla feroz en el sur y el este. Nos estamos quedando sin financiación para ellos”, advirtió.

Zelensky visita Washington por tercera vez desde que comenzó la guerra, esta vez con una urgencia mucho más elevada a la de sus dos visitas anteriores, sobre todo ante la posibilidad de un giro radical en la política exterior norteamericana. El año próximo habrá elecciones presidenciales en Estados Unidos, y el presidente Joe Biden corre detrás de Donald Trump en las encuestas. El respaldo a la gestión de Biden entre los norteamericanos parece tener un techo duro del 40%, y su apoyo sin matices a Israel en la nueva guerra con Hamas en la Franja de Gaza socavado su apoyo entre los jóvenes y las minorías. Zelensky reconoció en su paso por Buenos Aires que el nuevo conflicto en Medio Oriente le había quitado atención a Ucrania, y también apoyo financiero para sostener su defensa.