Anuncios

Niña de 8 años es la única sobreviviente de accidente de autobús en Sudáfrica que dejó 45 muertos

Un autobús destrozado yace en el fondo de un barranco en el paso montañoso de Mmamatlakala, entre Mokopane y Marken, el viernes 29 de marzo de 2024, 300 kilómetros (190 millas) al norte de Johanesburgo, Sudáfrica. (AP Foto/Themba Hadebe)

MMAMATLAKALA, Sudáfrica (AP) — Una niña de 8 años fue la única sobreviviente luego de que un autobús lleno de peregrinos que iban a un festival de Pascua en una zona rural de Sudáfrica chocó contra un puente en un paso de montaña y se precipitó a un barranco antes de estallar en llamas, lo que causó la muerte de las otras 45 personas a bordo.

Fue un trágico recordatorio de lo mortíferas que se vuelven las carreteras sudafricanas durante el periodo de Semana Santa, cuando millones de personas recorren el país durante el largo fin de semana festivo. Las autoridades advierten repetidamente a los conductores del peligro, y habían emitido varios mensajes pidiendo tener precaución apenas un día antes del terrible accidente del jueves.

La niña sobrevivió después de que el autobús en el que viajaban feligreses de la vecina Botsuana se saliera del puente, cayera más de 50 metros (150 pies) y se incendiara al chocar contra las rocas, según las autoridades.

La menor se encontraba estable en el hospital tras ser ingresada con heridas graves y estaba “en buenas manos”, dijo el viernes un funcionario del departamento de sanidad local. No se dieron a conocer detalles sobre sus lesiones.

Los investigadores forenses recuperaron lo que creían que eran 34 de los 45 cadáveres, pero no podían estar seguros del número exacto, lo que refleja la espantosa naturaleza del accidente. Según las autoridades, muchas de las víctimas atrapadas en el interior del autobús estaban irreconocibles debido a las quemaduras.

El doctor Phophi Ramathuba, funcionario del departamento provincial de sanidad de Limpopo, dijo que sólo nueve de los cadáveres recuperados probablemente podrían ser identificados.

El presidente sudafricano Cyril Ramaphosa indicó que las víctimas, que parecían ser todas de Botsuana, se dirigían a la rústica localidad de Moria, en la provincia de Limpopo, para la peregrinación del fin de semana de Pascua que atrae a cientos de miles de seguidores de la Iglesia Cristiana de Sión.

La Iglesia tiene su sede en Moria, y era la primera vez que se celebraba la peregrinación completa desde la pandemia de COVID-19. Los fieles acudieron en masa al pequeño poblado, que tiene una estrella gigante —el emblema de la Iglesia— y las palabras “Moria Ciudad Zion” pintadas en blanco en la ladera de una colina.

La Iglesia se formó en Sudáfrica en los albores del siglo XX como una confesión cristiana que también conserva algunas tradiciones africanas. Se calcula que tiene 7 millones de seguidores en toda la región del sur de África.

Ramathuba dijo que las autoridades sudafricanas les habían pedido a los líderes eclesiásticos de Botsuana que acudieran a ayudar a identificar a las víctimas.

El Viernes Santo y el lunes de Pascua son días festivos nacionales en Sudáfrica y muchos de sus países vecinos, en los que millones de personas viajan dentro, fuera y a través del país. Para algunos sudafricanos, es la oportunidad de regresar a sus pueblos y aldeas de origen desde sus empleos en las ciudades. Los migrantes también viajan a sus países de origen para ver a sus familiares. Algunos, como los peregrinos que murieron el jueves, realizan viajes religiosos.

___

Imray reportó desde Ciudad del Cabo, Sudáfrica.