En un brutal momento, Alcántara fue el caballo del pitcheo que los Marlins necesitaban en Atlanta

·3  min de lectura
BOB ANDRES/AP

Era el momento perfecto para alguien como Sandy Alcántara. Era la oportunidad mágica para un as de la rotación, alguien que en el lenguaje popular del béisbol se identifica como el “caballo’‘ de los abridores. Miami necesitaba que el dominicano fuera as, caballo, y todo lo que pueda identificarse con un lanzador dominante para poner fin a un pésimo momento y encontrar un respiro.

Y vaya si los Marlins respiraron el sábado en la tarde gracias a Alcántara, quien igualó una marca personal de ponches con 14 y lanzó ocho entradas de una carrera para que su equipo venciera 4-1 a los Bravos en un parque Truist repletos de fanáticos que disfrutaban del llamado fin de semana largo.

Pero largo fue el trabajo de Alcántara, quien caminó ocho entradas una salida después de haber transitado una ruta completa, demostrando que no solo puede brillar por momentos sino que resulta durable y confiable, convertido en uno de los mejores derechos de las Grandes Ligas.

Con una recta que tocaba las 100 millas por hora y una sarta de envíos secundarios y rompientes que iban desde la parte alta de las 80 a la media de las 90, Alcántara sacó de balance a la experimentada alineación de los campeones defensores de la Serie Mundial.

Su único momento de debilidad se produjo en la sexta entrada, cuando los Bravos pisaron la goma con una jugada de selección que terminó en doble matanza, luego de que Ronald Acuna Jr. fuera puesto out en la tercera en tiro desde la inicial de Garrett Cooper.

Después de eso, Alcántara recuperó la brillantez y continuó su labor de dominio con más ponches en su haber hasta llegar a 14 y sin regalar un solo pasaporte, ayudado por una ofensiva que no se desbordó, pero que fue suficiente para respaldar su soberbia faena.

Con esos 14 ponches, Alcántara -con cuatro aperturas de calidad en fila- empató una cifra similar lograda el 8 de septiembre del 2021 contra los Mets en Nueva York y se consolidó como una figura que su sola presencia en el montículo paga la entrada del estadio por la maestría que despliega.

De sus 108 lanzamientos, 29 fueron sliders y 28 fueron cambios. También utilizó 27 sinkers y 24 rectas de cuatro costuras. Los bateadores de los Bravos fallaron en 27 de sus 60 swings, incluidas 10 veces en el cambio, nueve veces en el slider y ocho veces en la bola rápida de cuatro costuras.

Alcántara es el primer lanzador desde Gerrit Cole en septiembre del 2019 en lanzar al menos ocho entradas en tres juegos consecutivos e igualmente es el primer lanzador de los Marlins en hacerlo desde Dontrelle Willis en septiembre del 2005.

Destaque especial tuvo Miguel Rojas, porque jugó con la emoción a flor de piel en el día del cumpleaños de su madre fallecida en enro y contribuyó con un cuadrangular solitario, dos imparables más y varias jugadas en el campocorto que sellaron el triunfo de Miami.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.