Anuncios

Gran Bretaña: Sentencian a hombre con esquizofrenia que apuñaló a 3

Este boceto de la corte realizado por Elizabeth Cook muestra a Valdo Calocane compareciendo en la corte de Nottingham, Inglaterra, el 23 de enero de 2024, por apuñalar fatalmente a tres personas en junio de 2023. (Elizabeth Cook/PA vía AP)

LONDRES (AP) — Un hombre de 32 años con esquizofrenia paranoide que el año pasado apuñaló fatalmente a tres personas en Nottingham, en el centro de Inglaterra, pasará casi toda su vida en un centro médico de alta seguridad.

La sentencia de Valdo Calocane se conoció después de tres días de audiencias. Los familiares de las víctimas criticaron el veredicto y todo el proceso legal, argumentando que Calocane debería haber sido juzgado por asesinato, en lugar de por homicidio involuntario por motivos de responsabilidad disminuida como resultado de su enfermedad mental.

Los médicos argumentaron que Calacone sentía que era controlado por influencias externas y que su familia estaba en peligro si no obedecía las voces de su cabeza.

En su sentencia, el juez Mark Turner dijo que Calocane, que estuvo años en el radar de las autoridades y la policía lo buscaba al momento del ataque, apuñaló “deliberada y sin piedad” a los estudiantes universitarios Barnaby Webber y Grace O’Malley-Kumar, ambos de 19 años, y el cuidador de la escuela, Ian Coates, de 65 y quien estaba a meses de jubilarse, en la madrugada del 13 de junio del año pasado.

“La sentencia que estoy a punto de dictarle implicará su detención en un hospital de alta seguridad, muy probablemente por el resto de su vida”, le dijo a Calocane, quien estaba de pie con las manos a los costados y no mostraba ninguna emoción.

“Sus crímenes repugnantes conmocionaron a la nación y arruinaron las vidas de sus víctimas supervivientes y de sus familias”, añadió.

Los fiscales decidieron no solicitar un juicio por cargos de asesinato después de aceptar la declaración de culpabilidad de Calocane por homicidio involuntario sobre la base de responsabilidad disminuida. Los médicos dijeron que padecía esquizofrenia paranoide y se encontraba en estado de psicosis.

En el momento de su ataque, Calocane era buscado con una orden judicial por no comparecer ante el tribunal por agredir a un oficial nueve meses antes, en una de varias ocasiones en las que la policía lo había llevado a un hospital psiquiátrico.