Hay una brecha de salud en las comunidades afroamericanas del sur de la Florida. Esto es lo que se puede hacer

·3  min de lectura

Cuando el yerno de Melida Akiti sufrió un fuerte dolor abdominal llegó a duras penas a los servicios de urgencias. Se inscribió y esperó, para que lo dieran de alta sin más que un Tylenol.

La experiencia es una de las razones por las que él —y muchas otras personas de minorías— odian las visitas al hospital.

A medianoche, llamó a Akiti, vicepresidenta del Memorial Healthcare System, con un dolor insoportable. Lo llevó al mismo centro de atención urgente y exigió saber por qué el personal ignoró sus dolencias.

Entonces el asunto se tomó en serio. Tan en serio que fue hospitalizado cuatro días. Pudo haber muerto sin tratamiento.

Para Akiti, la experiencia de su yerno reafirmó la necesidad de la salud afroamericana para evitar la muerte entre los negros.

Profesionales de la salud, expertos y funcionarios se reunieron el jueves por la mañana en una Black Health Summit en la Florida Memorial University para centrarse en las disparidades de salud relacionadas con la salud materna, la violencia y el cambio climático. La Health Foundation of South Florida organizó la conferencia.

Como médico de atención primaria del sur de la Florida desde hace 35 años, la Dra. Cheryl Holder ha visto los efectos de la brecha de salud en las poblaciones más pobres y vulnerables. Las personas de minorías, dijo la decana adjunta de la Facultad de Medicina Herbert Wertheim de FIU, están entre las más afectadas.

Las disparidades de salud son una realidad en la comunidad, y se remontan a la esclavitud, dijo el Dr. Nelson Adams, presidente de la junta directiva de Sunshine Health.

“Algunos de nosotros estamos tan segregados y aislados en nuestras franjas socioeconómicas que realmente no reconocemos cómo los demás se ven afectados por las cosas que decimos y hacemos”, dijo Adams.

La gente tiene que mirar la salud de los afroamericanos por la salud de toda la comunidad, dijo el Dr. O’Neil Pyke, director médico del Jackson North Medical Center. Eso incluye factores sociales como la estabilidad económica, la seguridad alimentaria y el entorno físico.

La mitad de la calidad de la salud de un paciente está ligada a su situación social, dijo Pyke. Por lo tanto, se trata de algo más que el tratamiento y la medicina.

“Tenemos que ver a la persona más allá del paciente”, dijo.

Las coaliciones y los programas locales de salud son esenciales para frenar las disparidades de salud, dijo el Dr. Armen Henderson, profesor adjunto de Medicina de la Universidad de Miami.

Henderson fundó el Dade County Street Response, una organización que se reúne con los pacientes en la comunidad para proporcionarles asistencia médica. También dirige un centro de atención urgente gratis en Liberty City, que cuenta con gestores de casos que ayudan a las personas a acceder a una vivienda asequible, cupones de alimentos y credenciales de identidad.

“Los profesionales de la medicina, en general, tienen que salir de las puertas del hospital”, dijo.

La senadora estatal Rosalind Osgood habla durante la Black Health Summit el jueves 16 de junio de 2022, en la Florida Memorial University.
La senadora estatal Rosalind Osgood habla durante la Black Health Summit el jueves 16 de junio de 2022, en la Florida Memorial University.

Incluso con una financiación inadecuada, los grupos de salud comunitarios como el de Henderson son un salvavidas en la comunidad, dijo la senadora estatal Rosalind Osgood, de Tamarac. Ya se ganaron la confianza que los profesionales médicos de los hospitales no suelen tener.

Mucha gente sigue haciendo referencia al experimento de Tuskegee, un estudio realizado entre 1932 y 1972 en el que se observaron los efectos de la sífilis cuando no se atendía en hombres negros, dijo Osgood. Los hombres no fueron debidamente informados sobre el estudio ni se les dio la opción de recibir tratamiento para la enfermedad. La desconfianza en la medicina continuará enconándose, dijo, hasta que la sociedad admita que el racismo sistémico es una realidad.

Otra cuestión es que no se puede esperar que la gente confíe en un médico cuando se siente juzgada, dijo Osgood.

Dijo que la tratan de forma diferente cuando va a una consulta médica con un vestido que cuando lleva una sudadera con capucha y tenis.

Esa es una de las razones por las que las comunidades de minorías necesitan profesionales que se parezcan a ellos, dijo Pyke.

“Hay una distinción real cuando ves a alguien que habla tu idioma, que es de tu entorno cultural”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.