BREAKINGVIEWES-A las tiendas de Hong Kong les vendría bien un poco de medicina china

Por Sharon Lam
Tiendas cerradas en el distrito de Wan Chai, en Hong Kong, China, el 5 de octubre de 2019

Por Sharon Lam

HONG KONG, 11 dic (Reuters Breakingviews) - Las tiendas de Hong Kong, muy afectadas por las protestan de los últimos meses, podrían recurrir a un remedio en el extranjero. La cadena de cosméticos Sa Sa International ha perdido más del 40% de su valor de mercado este año, lo que la convierte en una de las principales víctimas entre los comercios minoristas. En un contexto de rápido enfriamiento de la economía local, nunca ha habido un mejor momento para probar fortuna en nuevos territorios.

Después de seis meses de manifestaciones contra el Gobierno, el coste económico está aumentando, sobre todo en las calles comerciales de la ciudad, que suelen estar repletas de gente. En octubre, las ventas al por menor cayeron un 24% interanual, y los cosméticos y los medicamentos, en particular, se redujeron en un tercio. Sa Sa, un proveedor de pintalabios baratos con un valor de 680 millones de dólares en bolsa, ya había advertido en septiembre de que la caída de las ventas provocaría pérdidas en los cinco meses anteriores.

No se trata solo de maquillaje: el grupo de tiendas de ropa Giordano culpa a los enfrentamientos entre policía y manifestantes por la debilidad de los ingresos y ha sufrido una disminución de su valor de un tercio. Los propietarios de los inmuebles se están viendo presionados para ofrecer descuentos en los alquileres, pero hasta ahora las concesiones han sido escasas.

La realidad es que los meses de disturbios pusieron de manifiesto una debilidad existente: muchos minoristas locales dependen de los compradores que vienen del otro lado de la frontera, a menudo comprando en grandes lotes. Lo que está muy bien... hasta que los autobuses turísticos dejan de llegar. Según Sa Sa, de julio a septiembre, el número de transacciones realizadas por residentes en el continente chino en los establecimientos de Hong Kong fue la mitad que un año antes.

Después de haber sufrido el brote del síndrome respiratorio agudo severo de 2003 y las protestas de Occupy de 2014, la nueva crisis sugiere que es hora de cambiar de rumbo. Sa Sa ha dicho que cerrará las tiendas con pérdidas de Singapur, pero en otros lugares redoblará su apuesta. Tiene margen para hacerlo, teniendo en cuenta que, incluso después de la expansión en el extranjero, el 85% de sus ventas procedían de Hong Kong.

Vender más en internet puede servir de ayuda. Pero las tiendas de venta de grandes volúmenes como Sa Sa, donde los compradores de la China continental representan el 70% de las ventas totales, tal vez sólo tengan que ir detrás de sus compradores habituales. Es decir, dirigirse a China, y a otros destinos preferidos por los chinos, como Malasia y Tailandia.

Otros grupos del sector que trabajan artículos de gama más alta como LVMH han contrarrestado la caída de las ventas en el territorio vendiendo más a compradores chinos al otro lado de la frontera. El grupo de joyerías Chow Tai Fook, por su parte, ha tenido un comportamiento mejor que sus competidores cotizados en Hong Kong, en parte debido a su expansión en el extranjero. Es hora de que los que están más abajo en la escala de precios hagan lo mismo.

En Twitter https://twitter.com/sharonlamhk

(La autora es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones vertidas en esta columna son responsabilidad exclusiva de su autora)


(Editado por Clara Ferreira Marques y Katrina Hamlin; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid)