Mientras brasileños acuden en masa a frontera EEUU, presunto contrabandista obtiene ganancias

·10  min de lectura
Foto del brasileño Willams Moraes firma un documento mientras es expulsado de Paraguay, en un lugar no identificado

Por Gabriel Stargardter

12 oct (Reuters) - Un número récord de brasileños ha sido arrestado este año en la frontera sur de Estados Unidos, como parte de la crisis migratoria más amplia que vive el país norteamericano, y la policía cree que una disputa por la custodia de hijos los ha llevado a uno de los traficantes que traslada a migrantes.

A principios de junio, la policía federal brasileña arrestó a Chelbe Moraes, un empresario que presuntamente se había fugado con su hija de tres años cuando perdió la custodia ante su expareja. Después de interceptar los teléfonos de los asociados de Moraes, los oficiales comenzaron a sospechar que era un veterano contrabandista de personas, o un "coyote".

En un informe policial del 25 de junio enviado a un juez federal y visto por Reuters, pidieron que se presenten cargos penales por trata de niños, tráfico de personas y conspiración criminal contra Moraes.

La policía lo acusa de cobrar a los brasileños que carecen de visas estadounidenses válidas alrededor de 20.000 dólares cada uno para ingresar a Estados Unidos a través de México. Para lograrlo, Moraes ha construido una red internacional que incluye policías y funcionarios corruptos, así como miembros de su familia con sede en Estados Unidos, dice el expediente judicial.

Reuters habló con más de 20 personas con conocimiento del caso, incluidos policías, funcionarios de inmigración, asociados de Moraes y tres personas que afirmaron ser sus clientes.

Esas entrevistas pintan la imagen de un traficante de personas experimentado cuyo negocio ha prosperado en medio de la agitación política y económica en Brasil.

Moraes, quien ha declarado su inocencia a la policía, dijo a Reuters que dirige una consultoría legítima que asesora a personas sobre solicitudes de asilo en Estados Unidos desde su estado natal de Minas Gerais.

Dijo que ha prestado servicios a hasta 200 clientes durante una carrera de 20 años, cobrando a quienes cumplen con los criterios estadounidenses hasta 100.000 reales (18.086 dólares) para ayudarlos a migrar.

"Mi asesoramiento es costoso porque conozco las leyes estadounidenses", dijo Moraes.

Durante los primeros 11 meses del año fiscal 2021, 46.280 brasileños fueron detenidos en la frontera sur de Estados Unidos, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), frente a 17.893 en todo 2019. Si bien eso es solo una fracción de los más de 550.000 mexicanos que han sido capturados en lo que va de año, los brasileños ahora ocupan el puesto número 6 entre las nacionalidades detenidas en el 2021.

Son parte de una ola de migrantes latinoamericanos que huyen de una región devastada por el COVID-19 y esperan un trato más indulgente desde que el expresidente de línea dura Donald Trump dejó el cargo este año. Las detenciones en la frontera sur han subido a sus niveles más altos en 20 años, causando dolores de cabeza al mandatario demócrata Joe Biden.

"Hemos tenido flujos con brasileños en el pasado, pero no hasta este punto", dijo Ramón Romo, jefe de la Unidad de Tráfico de Personas en Investigaciones de Seguridad Nacional, la unidad de investigación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos.

Fiscales federales brasileños acusaron el 7 de julio a Moraes, de 60 años, de tráfico de niños por huir al vecino Paraguay con su hija. Moraes se declaró inocente y dijo que era un viaje de trabajo planeado. Ahora, de vuelta en Brasil, Moraes permanece en libertad pendiente de juicio.

No se han presentado cargos en relación con su presunta operación de contrabando. Los fiscales concedieron a la policía más tiempo para investigar el teléfono celular, el disco duro de la computadora y otros documentos incautados a Moraes.

Dos personas familiarizadas con su presunto fraude, un excliente y un exsocio, dijeron a Reuters que Moraes entrena a sus clientes para que se hagan pasar por turistas al llegar a México, a veces logrando que ingresen con la ayuda de funcionarios de inmigración locales que reciben sobornos.

Luego, Moraes lleva a los brasileños al norte, donde pasan la frontera con la ayuda de coyotes mexicanos contratados, o buscan asilo en Estados Unidos utilizando documentos falsos y elaboradas historias que Moraes ha ideado para ellos, dijeron las fuentes.

El Instituto Nacional de Migración de México, la agencia federal de inmigración del país, no respondió a una solicitud de comentarios.

Las personas que puedan demostrar que enfrentan persecución en su país debido a su raza, religión, nacionalidad, grupo social u opiniones políticas pueden ser elegibles para el asilo en Estados Unidos.

Los retrasos en los tribunales de inmigración de Estados Unidos significan que quienes ingresan a menudo pueden permanecer en el país por años mientras se procesan sus casos.

Moraes dijo que quienes afirman que dirigió una operación de contrabando fueron "inducidos" a hacerlo por la policía o porque envidiaban su éxito, aunque reconoció haberse beneficiado de los problemas de Brasil.

"Cuanto peor se pone el gobierno aquí, mejor para mí", dijo.

"SIN PRECEDENTES"

La migración brasileña a Estados Unidos ha aumentado desde 2018, cuando fue electo el presidente de derecha Jair Bolsonaro. Un poco más de 1.500 brasileños fueron detenidos en la frontera sur de Estados Unidos en 2018, un número que aumentó 1.100% en el año fiscal siguiente.

Brasil ha luchado con múltiples crisis bajo el mandato de Bolsonaro. Más de 600.000 personas han muerto a causa del COVID-19, la segunda cifra de decesos más alta del mundo después de Estados Unidos.

El desempleo ronda el 14%, mientras que la inflación anual ha alcanzado los dos dígitos. La pobreza se ha disparado.

"El brasileño promedio está desilusionado con todo", dijo Daniel Fantini, el detective principal que investiga a Moraes.

La oficina de Bolsonaro no respondió a las solicitudes de comentarios.

Para ingresar a Estados Unidos, los brasileños deben obtener una visa de visitante. Ese proceso se ha vuelto más estricto debido al COVID-19 y al creciente número de viajeros que exceden sus visas, dijeron a Reuters tres funcionarios estadounidenses.

Muchos brasileños ahora están recurriendo a los coyotes, según los migrantes, sus familiares, la policía y los funcionarios que hablaron con Reuters.

Lenilda dos Santos, una enfermera del norte de Brasil, murió de sed en septiembre después de cruzar a Nuevo México.

Su hermano, Leci Pereira, dijo a Reuters que había acordado pagar 25.000 dólares a un contrabandista, prometiendo su casa como garantía. El presunto contrabandista, que solo proporciona a sus clientes el sobrenombre de "Piskuila", no respondió a las solicitudes de comentarios.

En California, los agentes de CBP están acostumbrados a hablar español, pero tienen problemas para manejar lo que la agencia llama un aumento "sin precedentes" en el número de brasileños que son detenidos en la frontera. Se están realizando esfuerzos diplomáticos para frenar el flujo.

Los brasileños no necesitan visas para ingresar a México, lo que facilita que los traficantes lleven a los migrantes allí y los transporten al norte. Washington quiere que su vecino del sur imponga requisitos de visa a los brasileños para complicar ese camino, dijeron a Reuters dos fuentes familiarizadas con la situación.

Las conversaciones comenzaron en julio, pero México se ha resistido, citando el lucrativo turismo brasileño y la posible acción recíproca de Bolsonaro, dijo una de las personas.

El Departamento de Estado de Estados Unidos se negó a comentar sobre las "discusiones diplomáticas en curso". Los ministerios de Relaciones Exteriores de México y Brasil no respondieron a las solicitudes de comentarios.

INVESTIGACIÓN ACTIVA

Después de que Moraes huyó de Brasil con su hija, la policía federal interrogó a sus presuntos asociados.

Geisiane Batista, quien según las autoridades manejó las finanzas de la operación de contrabando, ayudó a Moraes a dirigir una fábrica de lencería en Minas Gerais, según su declaración en el informe policial visto por Reuters.

Ella le dijo a la policía que los posibles inmigrantes, ninguno con visas estadounidenses, visitaban con frecuencia la fábrica para encontrarse con Moraes y organizar el traslado.

Moraes negó el relato de Batista, que no pudo ser contactada para hacer comentarios.

José Martins trabajaba como conductor de Moraes, llevando migrantes a Río de Janeiro y São Paulo para tomar vuelos a México, le dijo a la policía en su declaración. Sostuvo que Moraes cobraba 100.000 reales por "poner a alguien en Estados Unidos" y le ofrecía una comisión de 1.000 reales (181 dólares) por cada nuevo cliente que traía.

Entre los que Martins dijo que transportó estaban Ismael da Silva y su esposa. Da Silva, un guardia de seguridad desempleado, dijo en su declaración que vendió su automóvil, muebles y herramientas para ayudar a financiar su viaje de 17.000 dólares.

La pareja nunca lo logró. Los funcionarios mexicanos les negaron la entrada después de que aterrizaron en Cancún en mayo, dijo da Silva a la policía. Contactado por Reuters, da Silva declinó hacer comentarios.

Otros tuvieron más suerte. Martins, el conductor, le dijo a la policía que los da Silvas eran parte de un grupo de 12 migrantes brasileños en ese viaje, seis de los cuales ingresaron a Estados Unidos. Martins declinó hacer comentarios al ser contactado por Reuters.

La evidencia de las escuchas telefónicas sugiere que Moraes confía en algunos parientes con sede en Estados Unidos, incluida una hija adulta, Janaina Moraes, para ayudar a trasladar a los migrantes, según el informe policial. La policía brasileña no la ha acusado de irregularidades.

Janaina Moraes, que vive cerca de Boston, dijo a Reuters que ocasionalmente usaba su teléfono para administrar los registros de los clientes de su padre en el hotel o para comprarles comida, pero negó trabajar para él.

Un portavoz del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos se negó a comentar sobre lo que dijo que era una investigación activa.

FAMILIAS FALSAS

El migrante brasileño Bruno Lube, ahora de 41 años, dijo a Reuters que contrató a Moraes en 2016, pero fue capturado por agentes estadounidenses después de escalar el muro fronterizo cerca de El Paso con un coyote mexicano. Contó que pasó casi cinco meses detenido en Estados Unidos antes de ser deportado a Brasil, donde denunció a Moraes a la policía federal.

Un portavoz de la policía federal confirmó la denuncia de Lube de 2017 contra Moraes, diciendo que estaba bajo investigación.

Moraes negó las acusaciones de Lube, diciendo que no lo conocía. La CBP de Estados Unidos se negó a comentar sobre la presunta detención de Lube.

Moraes ha tenido más éxito en ayudar a familias a ingresar, según la policía brasileña y una fuente con conocimiento de su operación.

Los centroamericanos y mexicanos con niños a menudo son expulsados a México al llegar a la frontera de los Estados Unidos como parte de una política estadounidense iniciada durante la pandemia.

En cambio, casi todos los brasileños que viajan con menores que llegan a la frontera sur en busca de asilo son admitidos a la espera de sus audiencias en suelo estadounidense.

Hasta agosto de este año fiscal, se ha permitido la entrada al 99,2% de las familias brasileñas, según muestran los datos de CBP, en comparación con aproximadamente el 15% de las familias mexicanas, el 57% de las de Guatemala y el 66% de las hondureñas.

Cuando comenzó la política de expulsión, México dijo que solo aceptaría a mexicanos y centroamericanos expulsados de Estados Unidos, pero desde entonces ha aceptado otras nacionalidades.

Para engañar al sistema, dijo la fuente, Moraes creó "familias" falsas a partir de adultos y menores no relacionados, proporcionándoles documentación falsa, así como historias ficticias de violencia doméstica o amenazas de pandillas para reforzar sus solicitudes de asilo.

Moraes negó esas acusaciones y dijo que solo asesoraba a familias auténticas.

(1 dólar = 5,5292 reales)

(Reporte de Gabriel Stargardter en Belo Horizonte, Brasil; informes adicionales de Mica Rosenberg en la ciudad de Nueva York, Daniela Desantis en Asunción y Dave Graham y Frank Jack Daniel en la Ciudad de México; Editado en español por Juana Casas)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.