Borrador filtrado de fallo sobre el aborto despierta emociones entre las mujeres del sur de la Florida

·13  min de lectura

Después de disiparse la conmoción inicial por la filtración del borrador de la opinión de la Corte Suprema que anula el caso Roe vs. Wade, las mujeres del sur de la Florida expresaron el miércoles reacciones que van desde la furia hasta el optimismo cauteloso y la preocupación por el futuro si se les quita su derecho constitucional a interrumpir el embarazo, afirmado por primera vez en 1973.

En Hialeah, Rebecca Brady, madre de cuatro hijos y directora del Ministerio de Respeto a la Vida de la Arquidiócesis de Miami, dijo que ha estado tratando de mantener un “optimismo cauteloso’‘ desde que se enteró del borrador de la opinión de la Corte Suprema que anula el caso Roe vs. Wade y que Politico filtró el lunes por la noche.

“Hemos estado rezando por la revocación de Roe vs. Wade”, dijo Brady. “Todos los años el arzobispo y los obispos católicos de la Florida publican una declaración sobre nuestra esperanza de que un día se revoque Roe vs. Wade. San Agustín dijo: ‘Una ley injusta no es una ley’. Así que es importante que llevemos nuestra fe a la plaza pública y nos aseguremos de que nuestras leyes sean justas”.

Rebecca Brady, madre de cuatro hijos y directora del Ministerio de Respeto a la Vida de la Arquidiócesis de Miami, dijo que ha estado tratando de mantener un "optimismo cauteloso" sobre la opinión filtrada.
Rebecca Brady, madre de cuatro hijos y directora del Ministerio de Respeto a la Vida de la Arquidiócesis de Miami, dijo que ha estado tratando de mantener un "optimismo cauteloso" sobre la opinión filtrada.

Brady, de 35 años, dijo que la Arquidiócesis, que representa a más de un millón de católicos en los condados Miami-Dade, Broward y Monroe, lanzó una serie de programas, como un centro de ayuda para el embarazo, hace aproximadamente un año después que la Corte Suprema asumiera el caso Dobbs vs. Jackson Women’s Health Organization, el caso que examina si una ley de 2018 de Mississippi que prohibía el aborto después de las primeras 15 semanas de embarazo era constitucional.

En los últimos 12 meses, dijo Brady, 29 madres han visitado el centro, han recibido apoyo y asesoramiento y han decidido no abortar. Citó el ministerio como un ejemplo de cómo la Arquidiócesis se ha estado preparando para un mundo posterior a Roe vs. Wade.

“Los fieles creen que estamos preparados aquí, en la Arquidiócesis de Miami, porque tenemos esta red integral establecida a través de nuestras parroquias, a través de nuestras escuelas, canalizando la ayuda directa a través de los centros asociados”, dijo.

Cómo cambió la opinión de doctora cubana

La doctora Jen Villavicencio, obstetra y ginecóloga que ejerce en el área de Washington, nació y creció en Miami de padres cubanos que también son católicos devotos.

Villavicencio, de 35 años, creció en el sur de Miami y asistió a la Carrollton School of the Sacred Heart, una escuela católica privada para niñas en Coconut Grove. Asistió a la Universidad de Miami e iba a la iglesia con regularidad, donde se reforzó su oposición al aborto.

Pero después de oponerse al aborto durante la mayor parte de su vida, dijo, su experiencia en la Facultad de Medicina de la Universidad del Centro de la Florida y como médico en ejercicio le abrió los ojos a la complejidad de las opciones individuales de atención médica, cambiando finalmente su postura sobre el aborto.

En la actualidad, Villavicencio ofrece abortos, entre otros servicios obstétricos y ginecológicos, a través de su consulta médica.

“Mi mayor preocupación es que esto está poniendo una barrera entre las personas que quieren buscar a un profesional de la salud para el embarazo y su proveedor. Está poniendo una cuña gigante”, dijo.”Es interferir en la relación que una mujer tiene con su médico, enfermera o comadrona”.

Villavicencio dijo que le costó años de experiencia evolucionar y que su fe religiosa contribuyó al cambio. Ahora forma parte de la junta directiva de un grupo sin ánimo de lucro que defiende el derecho al aborto llamado Catholics for Choice.

“Me enseñaron que era una cuestión en blanco y negro y que el aborto era malo para las mujeres y los niños”, dijo Villavicencio. “Me di cuenta con el tiempo, mucho tiempo... que no estaba viviendo los valores y la moralidad que son el núcleo de la fe católica: justicia social, no juzgar, compasión y amor.

“Al estar a favor de la vida”, dijo, “no estaba aceptando a la gente como es. No estaba siendo como Cristo”.

Precisamente porque las decisiones médicas y los pacientes que las toman son complejas, Villavicencio dijo que a veces sigue teniendo problemas para realizar abortos.

“El aborto es difícil y complejo, como lo es cualquier otra parte de la medicina, como lo es cualquier otra parte de la vida humana”, dijo. “Esta idea de que es blanco y negro ... no es la forma en que, según mi experiencia, piensa la mayoría de las personas a las que atiendo o la forma en que piensan la mayoría de mis amigos o colegas”.

Según el Colegio de Obstetricia y Ginecología de Estados Unidos, el aborto es un procedimiento médico seguro con un bajo riesgo de mortalidad. En un estudio de 2015 publicado por la revista de la organización, Obstetrics and Gynecology, investigadores descubrieron que de los 16.1 millones de abortos realizados en Estados Unidos entre 1998 y 2010 murieron 108 mujeres, lo que supone una tasa de mortalidad de 0.7 muertes por cada 100,000 procedimientos en general.

Preocupación por los abortos negligentes

Pero cuando las mujeres con embarazos no deseados enfrentan obstáculos para abortar, a menudo recurren a proveedores sin formación que pueden usar métodos peligrosos o se arriesgan a sufrir graves complicaciones médicas, dijo Betsy Marville, enfermera titulada y coordinadora de 1199 SEIU, un sindicato de trabajadores de la salud.

“Cuando era estudiante de Enfermería, desgraciadamente atendí a algunas niñas de 13 años que habían dado a luz, y por cesárea, porque no tenían la edad suficiente, ni estaban lo suficientemente desarrolladas como para dar a luz porque su estructura ósea no estaba lo suficientemente madura”, dijo Marville, de 64 años y de Boynton Beach, que comenzó su carrera en 1979.

“No hemos visto en los hospitales, en todos estos años, los resultados de un aborto mal hecho porque las mujeres han tenido opciones sanitarias que son seguras si tienen que interrumpir un embarazo”, dijo. “La idea de volver a eso, como proveedor de atención sanitaria, como algo que podríamos ver de nuevo, es muy molesta”.

Daños emocionales y espirituales a las mujeres

Pero algunos de los que se oponen al aborto dicen que el procedimiento deja daños emocionales y espirituales duraderos que algunas mujeres pueden no tener en cuenta a la hora de decidir si interrumpen un embarazo.

Hada María Morales, de 66 años, dijo que la comunidad tiene la responsabilidad de preservar la vida, y que solo consideraría apoyar el aborto como una opción en el caso de un grave riesgo para la salud de la madre, o una violación, especialmente si se trata de una menor.

“El derecho que tenemos es cuidar la vida, no quitarla”, dijo Morales, quien añadió que su oposición al aborto proviene de sus creencias religiosas como cristiana evangélica y de su experiencia como consejera.

Hada María Morales, de 66 años, activista comunitaria de Miami, se opone al aborto en la mayoría de los casos. "No conozco a nadie que haya abortado y que no lleve un dolor muy grande por dentro", dijo.
Hada María Morales, de 66 años, activista comunitaria de Miami, se opone al aborto en la mayoría de los casos. "No conozco a nadie que haya abortado y que no lleve un dolor muy grande por dentro", dijo.

Morales dijo que los testimonios que ha escuchado de mujeres indican que el aborto deja profundas cicatrices emocionales.

“No conozco a nadie que haya abortado y que no lleve un dolor muy grande por dentro”, dijo. “Lo ven como una solución instantánea, pero a medida que pasa el tiempo se sienten culpables y se preguntan cómo sería si tuvieran otras opciones”.

Para algunas, la perspectiva de que la Corte Suprema anule el caso Roe vs. Wade es una llamada a la acción.

Martha Baker, enfermera de traumatología y directora ejecutiva del sindicato de médicos y enfermeras del Jackson Memorial, dijo que reaccionó a la noticia con “sobre todo disgusto y decepción”.

Baker dijo que espera que si se anula el caso Roe va. Wade, la gente que está enfadada por la decisión salga a votar en noviembre.

“Quizá sea una llamada de atención para que los progresistas voten”, dijo.

Martha Baker, enfermera de traumatología del Jackson Memorial Hospital y directora ejecutiva del sindicato de médicos y enfermeras del hospital.
Martha Baker, enfermera de traumatología del Jackson Memorial Hospital y directora ejecutiva del sindicato de médicos y enfermeras del hospital.

Impacto en las mujeres de bajos ingresos

Baker dijo que los grupos que se verán más afectados si la Corte Suprema anula el caso Roe vs. Wade son las mujeres de bajos ingresos que no pueden viajar a un estado donde el aborto es legal y las minorías raciales y étnicas que no tienen acceso regular a la atención médica.

“Lo principal es simplemente el control”, dijo, “y a quienes más intentan controlar es obviamente a las mujeres pobres y eso es sobre todo a las mujeres de color, pero también hay muchas mujeres blancas”.

Francesca Menes, cofundadora de The Black Collective, un grupo sin fines de lucro que aboga por el poder político y económico de las comunidades negras, dijo que, sea cual sea la decisión de la Corte Suprema, es poco probable que se frenen los abortos, pero que lo más probable es que se perjudique a las comunidades afroamericanas, LGBTQ y otras poco representadas.

"Esto no impedirá que haya abortos", dijo Menes, de 37 años. "Se trata de la calidad de la atención y de si la gente va a perder la vida o no y de si se valora o no mi vida y la decisión que debería tener derecho a tomar sobre mi propio cuerpo.... Siempre se trató de la accesibilidad, la clase y la raza".

Francesca Menes, cofundadora de The Black Collective
Francesca Menes, cofundadora de The Black Collective

Según el Guttmacher Institute, un grupo de investigación sin fines de lucro que defiende los derechos reproductivos, las pacientes blancas representaron alrededor del 39% de los abortos en Estados Unidos en 2014, las pacientes negras el 28% y las pacientes hispanas el 25%. El 9% restante de pacientes eran de otras razas y etnias.

Más de la mitad de las pacientes estadounidenses que abortaron en 2014 tenían 20 años, según la organización.

Las jóvenes opinan

Roxy Rico, de 22 años y de Coral Gables, creció en el sur de la Florida y se graduó recientemente en la Universidad Estatal de la Florida. Dijo que su reacción al borrador de la opinión filtrado se sintió “muy surrealista” y que le preocupa el futuro.

“Es difícil imaginar en qué tipo de mundo viviremos: ¿volveremos a los años 50?”, dijo Rico. “Da miedo ver lo fácil que es para la Corte Suprema hacer caso omiso de nuestros derechos y leyes y retorcerlos como quieran, y ver que esto ocurre mientras los demócratas controlan el Congreso y la presidencia. Pero el poder judicial, que se supone que es el menos político, está tomando decisiones políticas contrarias a la mayoría”.

Cuando Ibty Dames, de 17 años, escuchó por primera vez la noticia de la filtración, pensó que era falsa. No creía que pudiera haber un “cambio tan grande”. Pero una vez que el presidente de la Corte Suprema Roberts autentificó el borrador de la opinión, Ibty dijo que se dio cuenta de que los tribunales “no siempre están de nuestro lado”.

Ibty, quien cursa el último año en la School for Advanced Studies Homestead, tiene previsto asistir a la Universidad Duke en otoño y espera ser abogada defensora de los niños. Pero tras conocer la noticia esta semana, dijo que le interesaría abrirse camino hasta la Corte Suprema.

“Lo haría mucho mejor que la gente que hay ahora”, dijo. “Siguen retrocediendo en el tiempo en lugar de avanzar. Intentan restringir nuestros derechos en lugar de defenderlos”.

Cyntia Roig, de 17 años, estudiante de tercer año, dijo que la posible anulación de Roe vs. Wade solo reafirma su plan de seguir una carrera para defender a los demás, dijo.

“Alguien tiene que proteger los derechos de la gente”, dijo Cyntia. “Y si tengo que ser yo o mis compañeros, vamos a hacer que eso ocurra”.

Pero para muchos jóvenes, el derecho al aborto no parece ser un tema urgente, dijo Caroline Val, de 19 años, estudiante de segundo año en la Universidad de Miami.

“Casi siento que me estoy insensibilizando ante el tema”, dijo Val en un correo electrónico, señalando la reciente restricción de la Florida sobre el procedimiento. El gobernador Ron DeSantis promulgó recientemente un proyecto de ley que prohíbe la mayoría de los abortos después de las 15 semanas de embarazo.

Caroline Val, de 19 años, de Orlando, es estudiante de la Universidad de Miami.
Caroline Val, de 19 años, de Orlando, es estudiante de la Universidad de Miami.

“Me gustaría que los estudiantes de UM fuesen más enérgicos a la hora de protestar con vehemencia contra lo que está ocurriendo en la Florida y en el país con las restricciones al aborto”, dijo. “Como estudiantes que se están convirtiendo en la próxima generación de legisladores y médicos, si no tomamos una posición ahora para cambiar la dirección que lleva nuestro país, me preocupará mucho cómo serán las cosas en el futuro”.

La abogada miamense Jeanne Baker, que forma parte de la junta directiva de la ACLU en la Florida, recuerda cómo eran las cosas en el pasado.

El caso Roe vs. Wade se decidió en mi último año en la Facultad de Derecho”, dijo Baker, de 77 años. “Recuerdo vívidamente el alivio que supuso esa decisión: se acabaron los abortos en callejones, se acabaron las luchas desesperadas por conseguir dinero para atender la necesidad, se acabaron las vidas sumidas en la confusión por un embarazo no deseado.

“El espectro de que esos días vuelvan se siente como un enorme golpe en mis entrañas. Es increíble para mí que tengamos que empezar la lucha de nuevo... pero tendremos que hacerlo”.

Sarah Waters, abogada de Miami y ex fiscal de Miami-Dade, dijo que el borrador de la opinión de Alito no era sorprendente y que probablemente abriría la puerta a más restricciones al aborto.

“Originalmente un caso basado en los derechos de privacidad, Roe, si se anula, pudiera plantear algunos resultados seriamente peligrosos, ya que los estados serían libres de restringir el aborto como lo consideren oportuno. El resultado más probable es que las leyes sean muy restrictivas en los estados más conservadores”, dijo.

Rosemary Ravinal, de 66 años, consultora de oratoria en Miami y veterana activista de los derechos de la mujer, teme que la revocación de Roe vs. Wade afecte más a las mujeres jóvenes y a las madres solteras que viven en la pobreza.

“Hay un movimiento en marcha para suprimir y minimizar el poder de las mujeres en este país”, dijo. “Hemos luchado durante más de 100 años por la igualdad, y este es un golpe muy duro para la independencia de la mujer”, dijo

A Ravinal también le preocupa el futuro que heredará su nieta de 5 años.

Rosemary Ravinal, de 66 años, dijo que el aborto es una decisión privada de las mujeres y que se toma con el apoyo de la pareja, la familia y la comunidad de confianza.
Rosemary Ravinal, de 66 años, dijo que el aborto es una decisión privada de las mujeres y que se toma con el apoyo de la pareja, la familia y la comunidad de confianza.

Taghrid Hassan, abogada de inmigración y derecho familiar en Sunrise, dijo que nunca imaginó un futuro en Estados Unidos sin un derecho constitucional establecido al aborto.

“Crecí sin conocer la época anterior a Roe vs. Wade. ... No puedo entenderlo”, dijo.

Hassan, quien ha ejercido la abogacía durante 23 años y trabaja a menudo con víctimas de relaciones abusivas, es miembro de la junta directiva del Nur Center, un refugio para víctimas de la violencia doméstica en el sur de la Florida que, según dijo, está “totalmente financiado por la comunidad musulmana”.

Hassan dijo que las mujeres que intentan escapar de una relación abusiva no suelen tener mucho dinero. Sin Roe vs. Wade, dijo, les será difícil encontrar un médico que pueda realizar un aborto o incluso pagar por el procedimiento.

“El hecho de que alguien tenga o no tenga un hijo cambia la trayectoria de su vida”, dijo. “Creo que vivimos en una sociedad en la que el cuidado infantil no es asequible, la atención sanitaria no es asequible, por lo que obligar a una mujer a tener un hijo, creo que es profundamente injusto”.

Como mujer musulmana, Hassan dijo que probablemente no elegiría abortar debido a su “código moral personal”. Pero dijo que las mujeres deberían tener derecho a decidir si quieren o no tener un bebé, especialmente en casos de violación e incesto.

Para Jane Moscowitz, veterana abogada penalista de Miami y ex fiscal federal, la supuesta dirección de la corte, tal como se sugiere en el borrador de opinión filtrado, refleja un ataque más amplio contra las normas y los derechos establecidos.

Moscowitz dijo que perdió el respeto por la Corte Suprema tras su decisión en el caso Bush vs. Gore, que decidió las elecciones presidenciales de 2000. Su opinión sobre el tribunal no ha cambiado con la filtración.

Jane W. Moscowitz, abogada de defensa criminal que ejerce en Coral Gables, dijo que el proyecto de opinión de la Corte Suprema que anula el caso Roe vs. Wade es parte de un ataque más amplio a los valores y derechos.
Jane W. Moscowitz, abogada de defensa criminal que ejerce en Coral Gables, dijo que el proyecto de opinión de la Corte Suprema que anula el caso Roe vs. Wade es parte de un ataque más amplio a los valores y derechos.

Los reporteros del Miami Herald David Ovalle, Linda Robertson, C. Isaiah Smalls y Jay Weaver contribuyeron a este artículo, al igual que la reportera del Nuevo Herald Rose Monique Varela Henriquez.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.