Al borde de la lágrima en la Cope con la resurrección de Ansu Fati

·2  min de lectura
Helena Condis con la voz entrecortada de la emoción por ver a Ansu Fati marcar en su regreso. (Fuentes: Twitter/@HelenaCondis y David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)
Helena Condis con la voz entrecortada de la emoción por ver a Ansu Fati marcar en su regreso. (Fuentes: Twitter/@HelenaCondis y David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)

El regreso de Ansu Fati a los terrenos de juego después de más de un año parado por lesión no ha podido ser mejor. El internacional español entraba al campo para jugar los minutos finales del partido entre Barcelona y Levante y el Camp Nou se ponía en pie, recibiéndole como el salvador. Y la verdad es que el chico les da sus motivos. Ha sido entrar y besar el santo, marcando el gol más emotivo de su aún corta carrera profesional. La emoción se ha desbordado hasta tal límite que en 'Tiempo de Juego' de la Cope ha dejado un momento radiofónico de Helena Condis para recordar, pese a que ha pasado de puntillas, como quien dice.

Primero ha sido Rubén Martín el encargado de elevar el tanto conseguido por Fati al olimpo de los dioses culés por lo que significaba, pese a ser el 3-0 en el marcador: "Es el mejor del Barça. La rodilla funciona y él sigue siendo el de siempre".

El momento se ha visto envuelto enseguida de una atmósfera preciosa, con el Camp Nou haciéndose sentir como si, en vez de poco más de 30.000 espectadores, estuviese lleno hasta la bandera. Todo ese manto contagia a cualquiera y más si eres culé, como le ha pasado a Condis, que con la voz entrecortada ha acertado a poner la guinda a la excelente intervención de Martín: "Mirando a su hermano, a su padre, a su hermana, que está grabándolo con el móvil... Sus compañeros aupándole al cielo de Barcelona".

Se ha podido escuchar muy conmovida a Condis, especialmente cuando ha mencionado a los miembros de la familia de Fati, desbordantes de alegría por el regreso por todo lo alto del rey de la casa y del Camp Nou.

Los demás compañeros de narración, más serenos, también se han dejado llevar por un gol que puede ser un antes y un después no sólo para el Barça, sino para el fútbol español.

Santiago Cañizares ha sido el primero: "Lo acabamos de ver es maravilloso. Son 13 meses de ansiedad por jugar al fútbol. El gol le pone más emoción a las cosas, pero verle salir, pedir el balón…. Eso es salud".

Paco González, por su parte, ha apuntado más hacia la afición culé: “Todos los emoticonos eran tristes en el móvil. Ahora por fin el Barça tiene una cara sonriente, Ansu Fati”.

Y es que el canterano del Barça, también formado en el Sevilla, ha conseguido que el barcelonismo vea algo de luz al final del túnel. Ha entrado en el minuto 82 y en el 90 ya estrenaba su casillero goleador esta temporada.

Joan Laporta respira.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.