Bolsonaro respaldó la amenaza de salir del Mercosur si ganara Alberto Fernández

Alberto Armendáriz

Bolsonaro volvió a referirse al proceso electoral argentino

RIO DE JANEIRO.- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro , respaldó la amenaza de su ministro de Economía, Paulo Guedes, que había advertido que Brasil podría abandonar el Mercosur si Alberto Fernández ganase las elecciones de octubre en la Argentina y cerrara la economía del país. De todas formas, el mandatario aclaró que está dispuesto a hablar con el candidato opositor argentino a Mauricio Macri, pero que espera una señal de su parte.

"El actual candidato que está al frente en la Argentina ya estuvo visitando al [expresidente izquierdista Luiz Inacio] Lula da Silva; ya dijo que era una injusticia que él esté preso, y ya dijo que quiere rever el Mercosur. Entonces, Paulo Guedes, perfectamente afinado conmigo, señaló que si crea problemas, Brasil se saldrá del Mercosur, y está avalado", resaltó Bolsonaro a la prensa brasileña, que ve cada vez con más preocupación la posibilidad de que el estrecho vínculo entre los dos principales países socios del Mercosur -integrado además por Paraguay y Uruguay- se deteriore.

Desde que la fórmula del Frente de Todos, Alberto Fernández-Cristina Kirchner, dio una sorpresa al obtener una amplia ventaja en las PASO, Bolsonaro no ha parado de hacer advertencias sobre cómo una victoria opositora en la Argentina afectaría el escenario de la relación bilateral. Llamó a Fernández y Kirchner de "bandidos de izquierda" con quienes volvería la corrupción, apuntó que se crearía una situación "conflictiva" entre los vecinos, y llegó a prever una oleada de refugiados argentinos que huyan a Brasil, como ha sucedido con la crisis migratoria en Venezuela.

Sin embargo, hoy mostró la primera rama de olivo, que podría indicar un mejor entendimiento con Fernández. Al ser cuestionado si aceptaría hablar con el candidato del Frente de Todos, respondió: "Yo converso hasta con Folha de S. Paulo, y quién diría, podría hacerlo con el futuro presidente de la Argentina". Pero aclaró que Fernández tendría que dar el primer paso hacia un acercamiento. "Él es quien tiene que dar la señal. Cuando yo asumí el gobierno, dije que iba a mantener la democracia, la libertad, abrir el mercado, respetar las religiones, y eso es lo que estoy haciendo".

Lejos de desestimar los comentarios de Bolsonaro, Fernández ya calificó al presidente brasileño esta semana de "racista, misógino y violento".

Al referirse al futuro del Mercosur, Bolsonaro reconoció que antes de tomar el mando del Palacio del Planalto era escéptico sobre el rumbo que había tomado el bloque comercial. "Por el sesgo ideológico que tenía, mi sentimiento era que tenía que acabar con el Mercosur. Lógico, llegamos, retiramos ese sesgo ideológico, y el contacto fue excelente con Macri, excelente con Marito [el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez], y con el presidente de Uruguay [Tabaré Vázquez], con quien, a pesar de ser un poco de izquierda, se pudo conversar", explicó.

No obstante sus aclaraciones, el mandatario subrayó que espera la reelección de Macri en octubre. "Miren a la Argentina ahí, lo que sucede con la Bolsa, con el dólar, con las tasas de interés. El mercado dio señales de que no va a perdonar la izquierda nuevamente en la Argentina. Los empresarios no van a invertir más mientras no se resuelva la situación política allá", apuntó.

Rechazo de Lula

En tanto, desde su reclusión en la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba, donde está preso desde abril del año pasado por corrupción y lavado de dinero, el expresidente Lula , rechazó la seguidilla de comentarios de Bolsonaro sobre el proceso electoral en la Argentina.

"Yo conocí la Argentina muy bien y sé lo que hicieron los Kirchner. Ellos pueden tener todos los defectos del mundo, pero la Argentina solo tuvo crecimiento similar en la época de [Juan Domingo] Perón", afirmó el máximo líder del Partido de los Trabajadores (PT), durante una entrevista para la Televisión Educativa de Bahía.

Para Lula, las declaraciones de Bolsonaro son inaceptables. "Todo lo que se escucha es en el sentido de destruir. Vi su discurso el otro día y no puedo creer que un presidente de Brasil tenga la insensatez y el descaro de hablar así, de su más importante aliado comercial y estratégico, porque la Argentina tiene que ser tratada como un socio estratégico, ofendiendo al pueblo argentino, ofendiendo al hombre que ganó las primarias", destacó el exgobernante, cercano a Néstor y Cristina Kirchner.