¿Bolsa de papas fritas vacía para vendar una herida? Organizaciones dirigidas por la comunidad utilizan subvenciones para hacer frente a situaciones de violencia del mundo real

·6  min de lectura

CHICAGO - Nubia Ptah sabía que la persona que yacía en la alfombra de colores no estaba realmente herida. Sabía que el torniquete de la camiseta que se estaba atando no era realmente necesario, y que las diversas heridas invisibles no eran reales.

Pero para Ptah, el mero hecho de ver a una persona simulando estar acribillada a balazos en una capacitación de primeros auxilios impartida recientemente en el Centro de Justicia contra la Tortura de Chicago fue desconcertante.

"Pensé literalmente que iba a ver sangre", dijo después de ver a las falsas víctimas de los disparos levantarse del suelo. "Creo que es porque conocemos a alguien que conoce a alguien a quien le dispararon".

Ptah no es personal de emergencia. Más bien, ella y una docena de personas más estaban aprendiendo cómo responder y prestar ayuda a una persona que sufre una herida de bala en situaciones en tiempo real. Aprendieron cómo se pueden utilizar objetos cotidianos, como una bolsa de papas frita vacía o bolsas con cierre, en ausencia de suministros del botiquín de primeros auxilios en una emergencia.

Mientras el debate sobre el control de las armas de fuego sigue su curso a raíz de los recientes tiroteos masivos, como el ocurrido en un consultorio médico de Tulsa y los tiroteos del mes pasado en una escuela primaria de Uvalde, Texas, y en una tienda de víveres en Buffalo, Nueva York, los organizadores de la comunidad local trabajan en la realidad de la convivencia cotidiana con la violencia armada.

A pocas semanas del comienzo oficial del verano, las organizaciones comunitarias se están preparando para organizar actividades en 24 vecindarios de la ciudad que experimentan altos niveles de violencia armada. Martine Caverl, enfermera titulada, sigue impartiendo una serie de cursos de capacitación en primeros auxilios en los vecindarios del sur y el oeste de Chicago. Teme al verano por la violencia que suele traer consigo.

"En este momento, los afroamericanos de Chicago sienten mucha desesperanza", dijo Caverl, directora ejecutiva y cofundadora de Ujimaa Medics, que organizó la capacitación del 25 de mayo. "Queremos creer en los demás... Queremos forjar esa sensación de trabajo colectivo y responsabilidad en nuestras comunidades".

Caverl y su equipo de voluntarios capacitados han llevado su misión de proteger las vidas de los afroamericanos mediante habilidades de primera respuesta en emergencias y atención comunitaria gracias a una subvención de 8,400 dólares proporcionada por Partnership for Safe and Peaceful Communities.

Esta organización sin fines de lucro es una coalición de más de 50 fundaciones y financiadores locales y proporcionó este año 1.5 millones de dólares a organizaciones comunitarias como la de Caverl.

Durante el taller de dos horas del mes pasado, los participantes aprendieron a manejar una llamada al 911, a aplicar un torniquete con ropa o a usar un vendaje oclusivo para mantener la sangre en el cuerpo de una víctima de un tiroteo con elementos cotidianos como una bolsa de plástico de supermercado desechada o una compresa limpia.

Los participantes aprenden sobre la seguridad en el lugar de los hechos y cómo enfrentarse a los transeúntes, cómo pedir el consentimiento para prestar ayuda y otras precauciones universales.

En una ciudad a menudo sacudida por tiroteos diarios, los talleres no solo pueden salvar vidas, sino también crear comunidad, dijo Caverl. Las capacitaciones se imparten en salones, en carnes asadas en un patio trasero, en peluquerías y en escuelas.

"¿Qué significa que los afroamericanos se apoyen unos a otros para recibir esa ayuda, esa asistencia, esa comunidad, para recibir esa mano amiga?", dijo.

En 2020, las armas de fuego se convirtieron en la principal causa de muerte entre los niños y adolescentes de Estados Unidos, según un estudio de Johns Hopkins sobre las muertes por arma de fuego en el país el año pasado. Más de 4,300 murieron por lesiones relacionadas con armas de fuego ese año, un aumento del 29% desde 2019, según una carta de investigación reciente publicada en el New England Journal of Medicine, que analizó décadas de datos de mortalidad de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Durante el taller, Caverl y su equipo preguntaban a los voluntarios si estaban bien después de cada escenario de disparo. Los voluntarios respondían afirmativamente, pero también tenían la oportunidad de hablar con otras personas in situ dispuestas a escuchar o de tomarse un momento para reagruparse fuera del espacio.

Una vez concluida la capacitación, Ptah dijo a Caverl que el evento fue "impresionante". Dijo que lo más importante para ella fue que preguntaran sobre el bienestar y el estado de ánimo de cada voluntario después de cada escenario.

"Me mantuvo presente cuando me preguntaron si estaba bien. Me aseguró la cordura", dijo.

La respuesta de Caverl: "Eso es lo que necesitamos".

Más de 200 organizaciones locales de base recibieron subvenciones del PSPC, entre ellas Wild Yams y The cre.æ.tive Room, que recibieron 5,000 dólares cada una. Los grupos se centran en las madres afroamericanas y la creatividad a través de residencias artísticas.

Wisdom Baty, fundadora de Wild Yams, y Clemenstien Love, fundadora de The cre.æ.tive Room, dijeron que el dinero se utilizará para llevar a cabo nueve eventos comunitarios, incluyendo clases de jardinería y activaciones murales en las zonas de Greater Grand Crossing y South Shore. Los proyectos artísticos de colaboración harán hincapié en la importancia de la alegría afroamericana, la belleza y los espacios seguros.

"Lo que necesitamos es alegría", dijo Baty. "Soy una firme defensora de menos vigilancia policial, más alegría y más empleo. Vamos a activar a las comunidades y a los vecinos... También necesitamos la ayuda visual para pensar positivamente en nosotros mismos. Esa es la labor de catalizador que nos vemos pensando este verano".

"Esperamos crear en el espacio de la capacitación algún tipo de transformación en la sanación y la sensación de empoderamiento; una sensación de que hay algo que podemos hacer para mejorar la vida dentro de nuestras comunidades", dijo Caverl.

Por eso, Ujimaa Medics no se limita a la capacitación sobre heridas de bala. También lleva a cabo talleres sobre convulsiones y atención comunitaria del asma, y están desarrollando continuamente planes de estudio para abordar las necesidades de la comunidad, dijo Caverl.

"La idea es cómo lograr la autodeterminación en lo que respecta a nuestra salud. ¿Cómo transformamos nuestras comunidades de manera que nos sintamos responsables unos de otros? Hay un método para ejercerlo", dijo.

Symphony Fletcher, estudiante de medicina de segundo año de la Universidad de Chicago, se puso en contacto con Ujimaa Medics como voluntaria porque quería saber qué más podía hacer fuera del servicio de urgencias para ayudar a los miembros de su comunidad. Lleva un año como voluntaria y lo califica de "vital".

"Sé que, al menos, si un caballero hubiera recibido un disparo y yo no estuviera allí, y un profesional capacitado no estuviera allí, entonces su comunidad los apoya", dijo. "Al final, si somos realistas, son nuestras comunidades las que nos van a cubrir las espaldas más que cualquier sistema o institución".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.