La misteriosa desaparición de una anciana, su hijo y un lingote de oro

Pulso USA

Es un misterio en el que una anciana, su hijo y un lingote de 25 libras de oro han suscitado fascinación, temor y enigma en un pequeño pueblo de Deer Lodge, Montana. Y no hay muchas pistas, hasta el momento, que ayuden a dimensionar o explicar lo que les aconteció.

Todo comenzó con un hallazgo maravilloso e imprevisto. Como relató el periódico The Washington Post, una empleada de limpieza que trabajaba en la casa del fallecido exesposo de Beverly Giannonatti encontró un lingote de 25 libras de oro y cuando la mujer,de 79 años se enteró rápidamente fue a recuperar el precioso metal, valuado en 480,000 dólares.

Beverly Giannonatti y su hijo Greg, quienes desaparecieron tras encontrar un lingote de oro. (Facebook/Help Find Beverly Giannonatti & Greg Giannonatti)

Pero desde ese momento cosas extrañas parecen haberles sucedido a madre e hijo. Diez después de que el oro fue hallado, el pasado 19 de octubre, Giannonatti y su hijo Greg, de 57 años, desaparecieron sin dejar rastro, algo especialmente raro en una comunidad muy pequeña como Deer Lodge.

El periódico local The Montana Standard comenta que ha pasó más de un mes desde que madre e hijo fueron vistos por última vez con vida, y aunque investigadores de la policía del condado e incluso del FBI participaron en si búsqueda y la indagación respectiva, por varias semanas no tuvieron nada claro. Y algunos que conocieron a la mujer se preguntaban qué es lo que le sucedió, temiendo que hubiese sido secuestrada o algo peor. La televisora NBC recogió testimonios de amigos de la mujer que dicen temer que ella pudiera estar “en una zanja” en el tremendo frío que ya se siente en Montana.

En ese sentido, de acuerdo al Standard, el alguacil del condado Powell señaló desde hace varios días que se temía que en el asunto haya una intención maliciosa. Oficiales que visitaron las casas de la anciana y de su hijo, quienes vivían en lugares distintos, hallaron a los perros de ambos desatendidos, al parecer por días, lo que para los que conocían a los Giannonatti resulta inusual y sospechoso.

En la casa de Greg, quien fue visto por última vez con mucha prisa saliendo de allí rápidamente el 28 de octubre, se halló la televisión encendida y comida en una olla de cocción lenta aún prendida. Pero salvo eso, no se halló en ninguna de esas viviendas signos de lucha o violencia. Las cerraduras de las puertas y los automóviles estaban cerrados y estacionados de modo al parecer normal.

Un lingote de oro es parte del misterio de los últimos días de la familia Giannonatti. (Reuters).

Del oro, además, nada se sabe. Según la televisora local KXLF, el alguacil del Condado dijo que ha revisado cajas de seguridad en la zona y no ha podido hallar nada relacionado a ese oro.

Pero el Post cita un extraño incidente, sucedido en la casa de Greg el día después que la policía acudió el lugar: al parecer alguien entró en la propiedad porque encontraron una televisión, ropa en bolsas y otros objetos tirados en el patio, como si hubiese sido sorprendido cuando trataba de llevarse esos objetos y huyó dejándolos allí. Pero todo es especulación y no se ha indicado si hay relación entre ello y la desaparición de los Giannonatti.

Los amigos de la familia crearon una página en Facebook para tratar de ayudar a encontrar a la anciana y su hijo y en ese espacio han tratado de informar y disipar rumores del caso durante días. Hasta que este 30 de noviembre finalmente en esa página se informó lo peor: el alguacil confirmó que Beverly Giannonatti y su hijo Greg fueron encontrados muertos y que una persona posiblemente vinculada a este hecho está en custodia policial. Pero no se ha reportado nada más sobre los motivos o circunstancias de esa muerte. La investigación continúa.

Y del destino del oro, y su posible relación con estas muertes, aún nada se ha dado a conocer, lo que no hace sino sumar al singular y trágico misterio.