El video que tienes que ver

Foto con tigre no acaba bien

Admitámoslo, se necesita sangre fría y mucha determinación para sentarse al lado de un tigre como si nada, sonreír a la cámara y tomarse una fotografía de recuerdo. ¿Lo harías tú? Este joven de Indonesia estaba decidido a hacerlo, y hasta se sentó en el banco con cara de cumpleaños y  acarició nervioso el lomo del animal, pero la foto terminó mal.

No se apuren en pensar que el tigre tuvo la culpa. El enorme felino mantuvo la serenidad hasta el final, pero al parecer ya estaba cansado de "sonreír" junto a extraños todo el día, y entonces...

El tigre ladeó de pronto la cabeza, como si le molestara una mosca, y el hombre salió volando de su lado, saltó la baranda y se puso a salvo.

Todo ocurrió en un segundo y el tigre seguía echado en el banco, con expresión de hastío, como sin entender bien lo que sucedió.

Cargando...