La millonaria fortuna de Obama

Rosa Townsend
Rosa Townsend, Editora Política
El burro y el elefante



El presidente Barack Obama no es precisamente pobre.  Los informes financieros que acaba de divulgar la Casa Blanca revelan unos activos patrimoniales que se acercarían a los 10 millones de dólares.

La mayoría de los bienes del  presidente se derivan de su portafolio de  inversiones y de las regalías por la venta de sus tres libros, así como del valor de su casa en Chicago (ver más abajo las sumas detalladas).  Pero la cifra  “exacta” de su fortuna no la ha dado a conocer,  porque la ley solamente le obliga –al igual que a todos los funcionarios públicos-  a declarar sus finanzas en términos amplios, o sea entre dos parámetros de un mínimo y un máximo.

Por ejemplo, cuando Obama describe su cuenta en JP Morgan Chase sólo pone que oscila entre 500,000 dólares y 1 millón de dólares.  Por cierto que la cifra de sus depósitos este año en ese banco representa un notable aumento con respecto al año anterior, que fue de 250,000.

JP Morgan Chase es el banco que ahora está bajo investigación federal por la pérdida  de 2,000 millones de dólares en operaciones de inversión de alto riesgo. El  directivo de ese banco, Jamie Dimon,  mantiene una amistad personal con Obama desde hace años y es uno de los mayores contribuyentes a su campaña política. De hecho ayer el presidente dijo en el programa de televisión The View, que JP Morgan era “uno de los bancos mejor gestionados y Dimon uno de los mejores banqueros del país”.  (Dimon, que goza de gran prestigio en el mundo de las finanzas, no es objeto directo de la investigación).

El total de los bienes financieros declarados por el presidente fluctúa entre 2.6 millones y 10 millones de dólares. Gran parte de sus inversiones están en el Tesoro de Estados Unidos y en varios fondos de pensiones. 

El valor de sus activos se desglosa así:  notas y bonos del Tesoro de EE UU hasta un máximo de 6 millones de dólares; otros 2.1 millones de los ingresos que le reportan la venta de sus tres libros, Sueños sobre mi padre, La Audacia de la esperanza  y  De ti te canto;  adicionalmente,  su casa de Chicago está valorada en un máximo de 1 millón de dólares.   A esto hay que sumarle las cuentas en JP Morgan  arriba mencionadas.   

Aunque la millonaria fortuna del presidente está muy por encima del promedio de los ciudadanos estadounidenses, la del rival que le disputa la presidencia es todavía muy superior: Mitt Romney reveló hace unos meses que posee entre 190 millones y 250 millones de dólares.

La titánica lucha por la Casa Blanca bien se podría titular “El duelo de los millonarios”.