Ciencia curiosa

Sorprendentes características de un viejo conocido

Cinta adhesiva. APImagina un material inteligente multicapa que fuese capaz de curvarse en contacto con el agua, y que al ser retirado de este medio recoja una pequeña gotita de una décima parte de mililitro. Además, dicho material debe recuperar su forma original al secarse, ser reutilizado y a ser posible barato.

¿Parece dificil encontrar algo así, verdad? Pues prácticamente todo el mundo tiene metros y metros de ese material en sus casas y oficinas. Me refiero a la cinta adhesiva, celo, fiso o como dicen los americanos "scotch tape".

[Relacionado: Crean un material casi insumergible]

La idea se le ocurrió al estudiante de doctorado en la Universidad de Purdue (Indiana, EE.UU.) Manuel Ochoa mientras recolectaba polen usando la popular cinta adhesiva. Manuel se dio cuenta de que la cinta se curvaba cuando entraba en contacto con la humedad.

Esto es debido a la doble composición del celo, que consta de una lámina de acetato de celulosa y de una capa de adhesivo. El acetato absorbe agua, mientras que la película de adhesivo la repele. De este modo, el lado de la cinta que absorbe el agua se expande, mientras que el otro permanece igual, lo que provoca la curvatura de la cinta.

Esta propiedad permite construir "garras" con celo, tal cual puede apreciarse en este gif animado.

Para lograr aprovechar al máximo las capacidades del celo para recolectar muestras de líquidos, los expertos emplearon un láser para rebajar su grosor hasta dejarlo en un décimo de su espesor original. Además, estas "garras" de celo fueron espolvoreadas con nanopartículas magnéticas para poder ser recogidas con un imán.

Tal y como relata Babak Ziaie, profesor de ingeniería eléctrica y computacional en la Universidad Purdue, la innovación podría ser útil para recolectar muestras de agua para análisis medioambientales.

En la nota de prensa de la universidad, Ziaie comenta que aunque el celo es rígido cuando está seco, se vuelve flexible cuando se moja, lo cual es un requerimiento crucial para un material accionador, que debe poder usarse una y otra vez.

Además, el celo puede tratarse con láser para que adopte prácticamente cualquier forma, lo que le convierte en un "novedoso" metamaterial con propiedades muy útiles en ciencia.

Los detalles del hallazgo se hicieron públicos el pasado día 25 de noviembre en una reunión de la Sociedad de Investigación de Materiales en Boston.

Fuente: Yahoo! España
Sorprendentes características de un viejo conocido

Cargando...