Anuncios

Cinco claves de la nueva operación israelí en Gaza

Vista de una columna de humo tras un ataque israelí en la Franja de Gaza, desde el sur de Israel. EFE
Vista de una columna de humo tras un ataque israelí en la Franja de Gaza, desde el sur de Israel. EFE

En la madruga comenzó una nueva operación israelí en Gaza. De momento es solo aérea. Estas son las cinco claves.

1. Si hay nombre, es que va en serio. A las 00.22 de la noche, el ejército israelí anunciaba que había lanzado su operación Protective Edge (en la cuenta en español lo han anunciado 4 minutos después y la operación se llama Margen protector).

 

El nombre es importante. Indica que ya no es una simple respuesta puntual a unos ataques. Es una operación con objetivos concretos: eliminar almacenes de cohetes, plataformas de lanzamiento y miembros de Hamás.

Según una fuente del ejército a Haaretz, Israel “no se compromete a ninguna fecha fija; puede llevar días o incluso más” y “requiere paciencia”. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha dicho que “ha llegado la hora de sacarse los guantes”. Por el lado palestino, prometen responder; hasta ahora la política no declarada entre ambos bandos era “calma responde a calma”. Se ha terminado:

Estas son dos de las operaciones de esta madrugada:

2. ¿Otra vez? Será la tercera operación contra Gaza que Netanyahu dirija como primer ministro. Las dos primeras fueron hace dos años, en 2012: Eco de vuelta (26 palestinos muertos) y Pilar de defensa (158 palestinos muertos). En ninguna de las dos hubo invasión terrestre.

De las seis operaciones que ha habido desde la salida de Israel de Gaza en 2005, la más sangrienta y dura fue Plomo fundido, entre diciembre de 2008 y 2009, con Ehud Olmert de primer ministro. Hubo más de mil muertos.

3. Por qué ahora. Por el lado israelí está claro: el lunes cayeron 85 cohetes en el sur del país. Durante una hora lanzaron desde Gaza más de 60. Este mapa de Haaretz muestra los lugares donde sonaron las alarmas. No hubo muertos.

Mapa de Israel creado por Haaretz donde sonaron las alarmas el día antes del inicio de la operación Margen protector.
Mapa de Israel creado por Haaretz donde sonaron las alarmas el día antes del inicio de la operación Margen protector.

Este video casero es de la costa de Ashdod, una ciudad al sur de Israel.

Hamás publicó este video el lunes con amenazas para los residentes de Beersheva.

El domingo cayeron al menos otros 14 cohetes. Israel no necesitaba muchos más motivos para atacar: es difícil vivir bajo esa amenaza desde el cielo.

Por el lado palestino, las razones son más oscuras. Hamás está en un momento difícil. El nuevo gobierno egipcio ha destruido los cientos de túneles que le unían con el Sinaí y por los que lograba material y cobraba impuestos. Son menos amigos de Irán por su apoyo a la revolución contra el régimen sirio. Ni siquiera puede pagar los sueldos de sus funcionarios. Por todo esto formó un gobierno de unidad nacional con Fatah.

Hamás no son los únicos que atacan, pero sí permiten que otros grupos como Yihad Islámica lo hagan. Hay varias teorías: desacuerdos entre la rama política y la militar de Hamás, necesidad de volver a recuperar legitimidad como representantes principales de la resistencia contra Israel. Todo vendría en parte de verse acorralado. Quizá por eso a última hora han pedido volver a las condiciones de alto al fuego de 2012:

Mientras, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, se queda de espectador en Ramala: “Los palestinos tienen derecho a defenderse”, dice a través de un portavoz. Hamás sacó un comunicado el lunes para pedir que la Autoridad Palestina haga también algo contra Israel: “La unidad nacional requiere pagar un precio”. Es mucho pedir que Abás haga algo desde Cisjordania.

4. Las excusas. Israel tiene derecho a defenderse, dice Estados Unidos; los palestinos tienen derecho a defenderse, dice Abás. Ambos lo ejecutan. Es la batalla de siempre.

En Israel saben que la causa palestina despierta simpatías en Occidente. Para ellos es importante ver cómo quienes lamentarán los ataques israelíes a partir de hoy, no lo hayan en cambio hecho hasta hoy; el director de Human Rights Watch es solo un objetivo.

En este post, un israelí pide a la gente de la comunidad internacional que no haya condenado hasta hoy los ataques palestinos, que ahora mejor se callen.

Por el lado palestino, tienen otras dos buenas excusas: uno, no es lo mismo ocupar y bloquear que al revés y, dos, la equivalencia entre las fuerzas es incomparable.

La diferencia de fuerza es evidente en quizá el peor ataque de hoy, donde han muerto al menos siete palestinos. Israel ha avisado de que iba a atacar esta casa. Docenas de palestinos se han reunido en la azotea:

Docenas de palestinos en la azotea de la casa de la familia Kaware en Khan Younis, Gaza, después de que Israel avisara de que iba a atacar.
Docenas de palestinos en la azotea de la casa de la familia Kaware en Khan Younis, Gaza, después de que Israel avisara de que iba a atacar.

Este es el video de las consecuencias del bombardeo:

5. ¿Y ahora qué? Ahora más. Cada bando tiene al menos dos grandes recursos: Israel puede invadir por tierra y Hamás puede usar cohetes de largo alcance y alcanzar Tel Aviv. Israel ha llamado a filas a 40 mil reservistas. En 2012, Netanyahu ya convocó a 75 mil. Fue solo una amenaza. Es difícil que el farol vuelva a salir para forzar una negociación con Hamás.

Desde el aire, Israel puede solo alcanzar dirigentes menores; los peces gordos están en búnkers probablemente bajo zonas pobladas. Pero en un ataque terrestre hay más opciones de llegar a lugares difíciles. El riesgo también es mayor: Hamás ya ha prometido secuestrar a tantos soldados como pueda. La invasión sería una decisión pesada para ambos bandos.

Hamás en cambio puede sacar a relucir todo su arsenal. Cerca de Tel Aviv ya han evacuado alguna playa y a los residentes de la ciudad ya les han advertido de que preparen los búnkeres -a menudo se usan de trasteros. Givatayim es pleno Tel Aviv:

La Cúpula de Hierro -el sistema anticohetes israelí- ya ha interceptado un proyectil sobre Tel Aviv:

La Yihad Islámica se ha responsabilizado de ese cohete.

En 2012, Hamás ya intentó llegar a Tel Aviv. No era un golpe sorprendente. Sí lo ha sido la aparición de cuatro comandos marinos que han intentado llegar al kibbutz de Zikim por mar desde el norte de Gaza. El ejército israelí lo ha impedido. Hubiera sido una proeza. Así se ve en mapa la zona de Zikim.

Área de Zikim, donde comandos de Hamás han intentado alcanzar el cercano kibbutz. El ejército israelí lo ha impedido.
Área de Zikim, donde comandos de Hamás han intentado alcanzar el cercano kibbutz. El ejército israelí lo ha impedido.

Este martes se inauguraba una conferencia sobre la paz entre israelíes y palestinos del periódico Haaretz. Los tuits de las charlas se intercalaban durante el día con los del conflicto. Hasta que han sonado las sirenas:

Israel ha lanzado en el primer día 146 ataques, 98 contra plataformas de lanzamiento de cohetes. El sistema de Cúpula de Hierro ha interceptado 23 cohetes desde Gaza. Han muerto al menos 14 palestinos; 8 son civiles. Esto acaba de empezar.

Publicado originalmente en World Wide Blog.