Un mundo sin Wikipedia, impensable

Por Manuel H. Castrillón

Hagamos un ejercicio de imaginación. ¿Qué pasaría si hoy no existiera Wikipedia? ¿Cómo sería nuestra vida? ¿Cambiaría? Sí, y mucho, ya que junto con Google y Amazon son las tres grandes vías de navegación por la Web. En cuanto al tráfico de usuarios, es el séptimo sitio más transitado de Internet.

Para empezar, si quisiéramos tener la misma cantidad de información que brinda la enciclopedia online necesitaríamos unos 2238 volúmenes similares a los de la Britannica, sin imágenes. Allí entrarían 2950 millones de palabras. Al día de hoy, Wikipedia tiene 36 millones de artículos, y 80.000 voluntarios editan 15.000 de ellos todos los días, a la vez que incorporan 7000 nuevos por hora. Pero esto son solo números que pese a su magnitud no reflejan cabalmente lo que significa este sitio. Ya casi inventamos una palabra para su uso. Así como decimos “googléalo”, también empezamos a utilizar “wikipédialo” cuando queremos saber algo.

De no existir Wikipedia, o un concepto de compendio parecido, deberíamos recurrir a enciclopedias similares a lo que alguna vez fue la famosa Encarta. Por supuesto, esta fue infinitamente inferior en cantidad, y diversidad, de artículos. Entonces tendríamos que sumar enciclopedias de distintos temas en discos rígidos externos o conectarlos por medio de redes. De allí a otra Wikipedia, faltaría solo un paso: que miles de personas las puedan editar. Entonces, ahora, Wikipedia parece algo inevitable, cosa que no era así cuando nació.

Wikipedia acaba de cumplir 15 años de vida. Fue fundada el 15 de enero de 2001 por Jimmy Wales y Larry Sanger, con la idea de una enciclopedia para todos, hecha por todos. Esto en realidad no es así estrictamente, ya que no cualquiera puede escribir o editar sobre un tema. Pero son miles los que lo hacen, como ya dijimos. Y puede haber errores en tal cantidad de letras juntas. A veces, incluso, mal intencionados. Sobre esto, en estos tres lustros, se ha escrito mucho ya que también han ocurrido sonados incidentes.

Entonces, habrá que usar el sentido común. Si uno quisiera diseñar una central nuclear, seguramente no se utilizará el conocimiento almacenado en Wikipedia. Para todo lo demás, desde trabajos escolares hasta la búsqueda de cultura general, la enciclopedia online es la respuesta.

 

También te puede interesar:

Ropa inteligente, accesorios techie y más

Las películas y series más pirateadas del 2015

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.