Anuncios

Blinken dice en Davos que la seguridad israelí requiere una vía para formar un estado palestino

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, hace gestos durante su discurso en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el miércoles 17 de enero de 2024. (AP Foto/Markus Schreiber)

DAVOS, Suiza (AP) — El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reiteró el miércoles la necesidad de una “vía a un estado palestino” en la reunión anual del Foro Económico Mundial en el balneario suizo de Davos, indicando que Israel no “conseguirá seguridad genuina sin ella".

Si Israel pudiera alinearse con otros países de Oriente Medio, dijo Blinken, la región se uniría para aislar a Irán, al que describió como “la mayor preocupación en términos de seguridad”, así como a sus aliados, como los rebeldes hutíes en Yemen que han atacado barcos comerciales en el Mar Rojo.

“El problema es llegar desde acá hasta allá, y por supuesto requiere decisiones desafiantes, muy difíciles. Requiere una forma de pensar abierta a esa perspectiva”, dijo Blinken.

Señaló que lo diferente ahora es la posición de los líderes en el mundo árabe y musulmán sobre integrar a Israel en la región, y que siente “una intensa urgencia” porque “ahora mismo en Oriente Medio estamos en medio de una tragedia humana en muchos aspectos, para los israelíes y los palestinos por igual”.

Blinken ofreció su discurso en una cita entre las nieves alpinas a la que también asisten importantes funcionarios iraníes: el ministro iraní del Interior, Hossein Amirabdollahian, tenía programada una charla con el presentador de CNN Fareed Zakaria más tarde el miércoles.

El día anterior, el príncipe Faisal bin Farhan, ministro de Exteriores de Arabia Saudí, dijo en una mesa redonda en Davos que su país estaba de acuerdo en que “la paz regional incluye paz para Israel”, y respondió “desde luego” cuando se le preguntó si Arabia Saudí reconocería a Israel dentro de un acuerdo político más amplio.

“Pero eso sólo puede ocurrir a través de la paz para los palestinos, a través de un estado palestino”, dijo.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dirige un gobierno conservador que se opone a la formación de un estado palestino, y el propio Netanyahu dijo hace poco que sus acciones a lo largo de los años impedían formar ese estado.

Blinken dijo que los israelíes tendrían que decidir sobre su futuro y su dirección, y señaló que dependía de ellos si el país puede “aprovechar la oportunidad que creemos existe” y convertir este en un “punto de inflexión” para Oriente Medio que requiere decisiones difíciles.

Los líderes de Francia, Argentina y España también ofrecerían discursos en un atareado segundo día del encuentro de élite, donde jefes de estado alternan con ejecutivos corporativos, activistas y otros.

La agenda también daba un giro hacia preocupaciones ambientales y climáticas que han provocado sucesivas peticiones del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, de que el mundo se ponga de acuerdo para tomar acciones más unidas contra el calentamiento global.

“Déjenme ser muy claro: el abandono gradual de los combustibles fósiles es esencial e inevitable”, dijo Guterres en un discurso en Davos.

Citó los recientes hallazgos científicos sobre que el año pasado fue el más caluroso del que se tiene registro, aunque las previsiones indican que la Tierra podría calentarse aún más.

“Mientras comienza el colapso climático, los países siguen decididos a aumentar las emisiones”, dijo Guterres. “Nuestro planeta se dirige a un abrasador incremento de tres grados en las temperaturas globales. Sequías, tormentas, incendios e inundaciones castigan a países y comunidades”.

Expertos y legisladores en Davos abordarían temas importantes como asegurar la sostenibilidad de Oriente Medio y el norte de África, la lucha contra los residuos plásticos y buscar formas de mantener la vida en la tierra ante crecientes amenazas para la biodiversidad.

Tras sus reuniones del lunes con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, y otras personas, el columnista del New York Times Tom Friedman preguntó a Blinken si las vidas judías importaban más que las palestinas. Respondió “No, punto”.

“Lo que vemos cada día en Gaza es desgarrador, y el sufrimiento que vemos entre hombres, mujeres y niños inocentes me rompe el corazón”, añadió.

Para aliviar ese trauma, Washington presiona para llevar más ayuda humanitaria a los palestinos, “conseguir mejores protecciones y minimizar las bajas civiles”, y transmitir a Israel su responsabilidad de asegurarse de que así ocurre en cada etapa de la guerra, dijo Blinken.

Sudáfrica ha acusado formalmente a Israel de cometer genocidio contra los palestinos y pidió al alto tribunal de la ONU que ordenara a Israel que detenga de inmediato sus operaciones militares en Gaza.

Israel respondió describiendo su guerra en Gaza como una legítima defensa de su población y afirmó que eran los milicianos de Hamás quienes eran culpables de genocidio.

Israel emprendió su guerra contra Hamás en Gaza después de que el grupo armado lanzara una serie de ataques el 7 de octubre en los que mató a unas 1.200 personas, la mayoría civiles, y capturó a unas 250. Bajo un aluvión de bombardeos e intensos combates, 24.285 palestinos han muerto desde que comenzó la guerra, según el Ministerio de Salud de Gaza.

Francia y Qatar ayudaron a mediar la entrega de un cargamento de medicamentos para docenas de rehenes retenidos por Hamás, anunciado el mismo día en el que el presidente de Francia, Emmanuel Macron ofrecía su discurso en Davos.

El recién reelegido presidente del gobierno de España, Pedro Sánchez, y el nuevo presidente de Argentina, Javier Milei, que se describe como anarcocapitalista, también tomarán el estrado.

Zelenskyy fue de sala en sala el martes para reunirse con directores generales, financieros y líderes políticos y dio un discurso en el que arremetió contra el mandatario ruso, Vladímir Putin, y pidió más apoyo occidental entre indicios de fatiga de guerra.

“Por favor, refuercen nuestra economía, y reforzaremos su seguridad”, indicó el líder ucraniano.