Bienvenido al Brexit, ahora pásenos su sándwich

·2  min de lectura

ÁMSTERDAM, 12 ene (Reuters) - Los británicos que llegan a Holanda desde principios de año han descubierto que salir de la Unión Europea podría costarles más de lo que pensaban, incluido el almuerzo.

A los pasajeros del ferri se les han confiscado sándwiches de jamón y sardinas enlatadas por parte de los funcionarios de aduanas en los puertos neerlandeses, debido a las estrictas normas sobre la importación de carne, frutas, verduras y pescado de fuera de la UE.

"¿Tiene carne en todo el pan?", pregunta un funcionario de aduanas holandés a un hombre que acaba de llegar al puerto de Hook en Países Bajos, mientras sostiene su sándwich envuelto en papel de aluminio.

"¿Sí? Está bien, entonces los tomamos todos, lo siento. Bienvenido al Brexit, señor".

Los viajes del Reino Unido a Holanda han sido limitados en las dos primeras semanas de 2021 debido a la pandemia del coronavirus, pero la oficina de aduanas neerlandesa espera que la fricción aumente a medida que aumenta el número de viajeros.

"Si se alivian las medidas frente al COVID-19, sin duda veremos un aumento en el número de pasajeros y eso bien podría generar más irritación", dijo el jefe del equipo de aduanas, Rien de Ruijter.

No sólo a los ciudadanos británicos y sus bocadillos se les ha negado el acceso a Holanda.

Debido a la pandemia, se aconseja a todos los extranjeros que se abstengan de viajar a los Países Bajos a menos que sea absolutamente necesario, pero a los que no pertenecen a la UE se les puede negar la entrada si no tienen una razón urgente para viajar.

Desde el 1 de enero, a más de 80 británicos se les ha negado la entrada a Holanda por esta razón, principalmente desde el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam, dijo a Reuters el portavoz de la policía militar holandesa Mike Hofman.

"Esta es la nueva realidad", dijo Hofman. "No todo el mundo parece haberse dado cuenta de lo que realmente significa el Brexit. Esperamos que se asimile".

(Reporte de Bart Meijer; editado en español por Benjamín Mejías Valencia y Gabriela Donoso)