Bielorrusia encarcela a activista rusa tras “secuestrar” un vuelo de Ryanair para detenerla

·3  min de lectura
Sophia Sapega fue condenada a seis años de prisión (AP)
Sophia Sapega fue condenada a seis años de prisión (AP)

Una activista rusa fue condenada a seis años de prisión después de que su vuelo de Ryanair fuera obligado a aterrizar en la capital bielorrusa de Minsk en mayo de 2021.

Sofia Sapega y su novio disidente Roman Protasevich estaban a bordo de un avión que iba de Atenas a la capital lituana de Vilnius cuando se vio obligado a cambiar de rumbo para dirigirse a Minsk tras un supuesto aviso de bomba.

La aerolínea señaló que los controladores de vuelo bielorrusos comunicaron a la tripulación que había una amenaza de bomba mientras atravesaba el espacio aéreo del país y les ordenaron aterrizar en Minsk. La pareja fue sacada del vuelo y detenida en una acción que provocó la indignación internacional.

El incidente fue descrito en su momento por el ministro de Asuntos Exteriores irlandés, Simon Coveney, como un acto de “piratería”, mientras que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el jefe de Ryanair, Michael O’Leary, calificaron la medida de “secuestro”.

El viernes, Sapega fue declarada culpable de cargos que incluían la incitación al odio social. Como es ciudadana rusa, su abogado dijo que pedirían al presidente Vladimir Putin que interviniera.

Fue condenada por incitar a la enemistad social y a la discordia, y por recoger y difundir ilegalmente información sobre la vida privada de una persona no identificada sin su consentimiento.

El tribunal declara a Sapega culpable de “actos deliberados dirigidos a incitar a la enemistad social y a la discordia sobre la base de la afiliación social, cometidos por un grupo de personas, que tuvieron graves consecuencias”, reza el veredicto emitido el viernes en el Tribunal de Distrito de Grodnensky, en Bielorrusia.

Sapega dirigía un canal en Telegram que publicaba datos sobre el personal gubernamental y militar implicado en la realización de detenciones a gran escala durante las masivas concentraciones de protesta de 2020.

Se produjo después de que el autócrata Alexander Lukashenko, que ha gobernado el país durante 26 años, recibiera un sexto mandato tras su última victoria con el 80 por ciento de los votos.

Su declaración de victoria el 9 de agosto de 2020 provocó protestas masivas tras la preocupación de que el voto fuera fraudulento, durante las cuales las fuerzas electorales fueron acusadas por la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) de usar “violencia excesiva” contra los activistas.

Protasevich fue editor de otro canal de Telegram, llamado Nexta, que ayudó a organizar las protestas en la capital, Minsk.

La pareja utilizó sus respectivas plataformas para pedir elecciones libres y justas en un intento de derrocar a Lukashenko, el primer y único presidente de Bielorrusia.

Tras el dramático desvío de Ryanair, los líderes de la UE inauguraron una cumbre de dos días.

Von der Leyen subrayó: “El comportamiento escandaloso e ilegal del régimen de Bielorrusia tendrá consecuencias. Los responsables del secuestro de Ryanair deben ser sancionados”.

El jefe de la política exterior de la UE, Josep Borrell, calificó de “paso inadmisible” el desvío del vuelo, mientras que la ministra de Asuntos Exteriores sueca, Ann Linde, declaró: “Es peligroso, imprudente y naturalmente la UE va a actuar”.

En una declaración conjunta, los presidentes de las comisiones parlamentarias de Asuntos Exteriores del Reino Unido, EE.UU., Irlanda, Lituania, Alemania, República Checa, Polonia, Estonia y Letonia condenaron lo que calificaron de “acto de terrorismo de Estado”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores bielorruso afirmó que las autoridades del país actuaron “en plena conformidad con las normas internacionales”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.