Biden dijo que terminó la pandemia. ¿Terminó la pandemia?

·7  min de lectura
Un voluntario con equipo de protección vigila un centro de pruebas de Covid-19 en Pekín, el martes 20 de septiembre de 2022.
Un voluntario con equipo de protección vigila un centro de pruebas de Covid-19 en Pekín, el martes 20 de septiembre de 2022. - Créditos: @Andy Wong

“La pandemia terminó”, declaró el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el domingo en una entrevista con el programa 60 minutes de CBS.

Las palabras exactas del mandatario norteamericano fueron: “La pandemia terminó. Todavía tenemos un problema con el Covid. Todavía estamos trabajando mucho en ello... Pero la pandemia terminó”.

La afirmación del presidente, quien no posee la autoridad para determinar el fin de la pandemia (ni siquiera en Estados Unidos), despertó un intenso debate... ¿El calvario ha terminado?

Cerca del final

Aunque los expertos auguran que el final se avecina, todo indica que el coronavirus no es un asunto zanjado todavía. Para empezar, Estados Unidos sigue operando bajo la emergencia de salud pública, declarada por primera vez en enero de 2020. Se espera que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) renueve esa designación en octubre, pero luego dejará que la emergencia de salud pública expire en enero de 2023.

Además, entre 400 y 500 personas mueren cada día en el país a causa del Covid-19. Aunque las cifras representan una enorme mejora con respecto al pico de 3300 muertes diarias en enero de 2021, son mayores a las 200 diarias registradas en julio de ese mismo año.

A nivel global, la cifra de decesos diarios registra su valor más bajo desde el comienzo de la pandemia –menos de 1000–, lo que llevó la semana pasada al director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, a decir a periodistas en su conferencia de prensa semanal: “Jamás hemos estado en una mejor posición para acabar con la pandemia”.

Sin embargo, aclaró: “El mundo no ha llegado a esa instancia todavía”.

“Un corredor de maratón no se detiene cuando ve la meta. Corre con más fuerza, con toda la energía que le queda. Lo mismo debemos hacer nosotros. Podemos ver la línea de llegada. Estamos en una posición ganadora. Pero ahora es el peor momento para dejar de correr”, subrayó el director del organismo.

Ghebreyesus advirtió que si el mundo no aprovecha la oportunidad ahora, todavía existe el riesgo de más variantes, muertes, trastornos e incertidumbre. “Así pues, aprovechemos esta oportunidad”, instó al mismo tiempo que anunció que la OMS había publicando seis breves informes de política que describen las acciones clave que todos los gobiernos deben tomar ahora para “terminar la carrera”.

La portavoz del organismo, Margaret Harris, aseguró por su parte, que la posibilidad de un aumento en el número de casos del virus con la llegada del invierno boreal era motivo de preocupación.

21/02/2020 El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante la rueda de prensa diaria sobre el coronavirus Covid-19. 21 de febrero de 2020. POLITICA SALUD OMS
21/02/2020 El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante la rueda de prensa diaria sobre el coronavirus Covid-19. 21 de febrero de 2020. POLITICA SALUD OMS

En la misma línea, un responsable del organismo regulador de medicamentos de la Unión Europea dijo este martes que la pandemia no ha terminado y que una campaña de vacunación planificada en la región durante la estación fría es clave para combatirla.

“En Europa seguimos considerando que la pandemia sigue y es importante que los Estados miembro se preparen para el despliegue de las vacunas y, en especial, de las vacunas adaptativas para evitar que esta enfermedad se siga propagando”, dijo en una rueda de prensa el director médico de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), Steffen Thirstrup, refiriéndose a las vacunas dirigidas a cepas específicas del virus.

La fase más grave terminó

En un intento por defender a Biden, el asesor médico jefe, Anthony Fauci, insistió en diálogo con el medio Político en que el presidente se refería realmente a que la fase más grave de la pandemia de Covid-19 ha terminado, no a que la pandemia en su conjunto haya quedado totalmente en el pasado.

La Casa Blanca explicó el lunes que el presidente simplemente estaba expresando lo que muchos estadounidenses observaban y sentían: que la nación tiene vacunas y tratamientos para combatir el coronavirus y que para la mayoría de las personas no es una sentencia de muerte, según informó The New York Times.

Por su lado, el secretario de Sanidad, Xavier Becerra, dijo: “Creo que el presidente estaba reflejando lo que muchos estadounidenses están sintiendo y pensando... que el Covid ha perturbado nuestras vidas durante tanto tiempo, pero también estamos descubriendo que con estas vacunas eficaces, con el uso extendido de barbijos, con los esfuerzos para proteger a nuestros niños, a las personas mayores, estamos aprendiendo a hacer frente a este virus”.

Sin embargo, una cosa es que los estadounidenses “piensen y sientan” que la pandemia ha terminado; otra cosa es que el presidente lo diga. Los pronunciamientos presidenciales conllevan implicaciones políticas, y el gobierno de Biden tuvo que responder el lunes a preguntas sobre si las palabras del mandatario cambiarían algo.

Una agente sanitaria realiza pruebas Covid a personas refugiadas, a su llegada al Hospital Isabel Zendal, a 16 de marzo de 2022, en Madrid.
Una agente sanitaria realiza pruebas Covid a personas refugiadas, a su llegada al Hospital Isabel Zendal, a 16 de marzo de 2022, en Madrid.

Y de hecho, no lo harán.... al menos por ahora. El Departamento de Salud y Servicios Humanos, reiteró que la emergencia de salud pública Covid-19, que da al gobierno flexibilidad para renunciar o modificar los requisitos de los programas relacionados con la salud como Medicare y Medicaid, seguía en vigor.

Más aún, gran parte de la agenda nacional de Biden está relacionada con la pandemia de coronavirus. A finales del mes pasado, su administración anunció que iba a cancelar 10.000 dólares de la deuda de los préstamos estudiantiles federales de ciertos prestatarios para asegurarse de que “no quedaran en peor situación financiera a causa de la pandemia.”

La Casa Blanca también está presionando al Congreso para que asigne 22.000 millones de dólares adicionales para luchar contra la pandemia. Los comentarios del presidente podrían complicar ese esfuerzo, así como la campaña de la administración para persuadir a los estadounidenses de que se pongan las vacunas de refuerzo “bivalentes” recientemente autorizadas, justo cuando se avecina un posible aumento de la gripe en otoño, dijo a The New York Times Jennifer Nuzzo, directora del Centro de Preparación y Respuesta a la Pandemia de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown.

Aún circula

Entretanto, la Dra. Maria Van Kerkhove, responsable técnica de la OMS sobre el Covid-19, destacó la semana pasada que el virus sigue “circulando intensamente” por todo el mundo y que la agencia cree que el número de casos notificados es una subestimación.

“Esperamos que se produzcan futuras oleadas de infección, potencialmente en diferentes momentos en todo el mundo, causadas por diferentes subvariantes de ómicron o incluso por diferentes variantes preocupantes”, dijo, reiterando su advertencia anterior de que cuanto más circula el virus, más oportunidades tiene de mutar.

Sin embargo, añadió, estas futuras oleadas no tienen por qué traducirse en “oleadas o muerte”, ya que ahora existen herramientas eficaces como las vacunas y los antivirales específicos para el Covid-19.

Conscientes de la disminución del riesgo, los gobiernos de todo el mundo fueron eliminando poco a poco las restricciones hasta volver prácticamente a la normalidad. En Estados Unidos, la mayoría de los estados han levantado los requisitos de mascarilla y la mayoría de las escuelas de todo el país han abandonado la enseñanza a distancia. El mes pasado, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron que ya no recomendarían las cuarentenas para las personas expuestas al virus. Alrededor del 95% de la población estadounidense ha sido vacunada, ha tenido ya Covid-19, o ambas cosas.

This photo taken on September 17, 2022 shows a health worker taking a swab sample from a young resident to be tested for the Covid-19 coronavirus in Chengdu in China's southwestern Sichuan province. - The Chinese megacity of Chengdu will on September 19 come out of a lockdown that had closed schools, disrupted businesses and forced millions to stay at home in large swathes of the city for over two weeks. (Photo by CNS / AFP) / China OUT
This photo taken on September 17, 2022 shows a health worker taking a swab sample from a young resident to be tested for the Covid-19 coronavirus in Chengdu in China's southwestern Sichuan province. - The Chinese megacity of Chengdu will on September 19 come out of a lockdown that had closed schools, disrupted businesses and forced millions to stay at home in large swathes of the city for over two weeks. (Photo by CNS / AFP) / China OUT - Créditos: @STR

Las consecuencias, no obstante, perduran. Por ejemplo, el porcentaje de niños de 10 años de los países pobres y de ingresos medios que no saben leer un simple cuento ha aumentado hasta un 70%, es decir, 13 puntos porcentuales más que antes de que la pandemia cerrara las aulas, según un informe del Banco Mundial, la UNESCO y el UNICEF.

Y en algunos países, como en China, los ciudadanos aún son sometidos a estrictas cuarentenas cuando los casos suben. De hecho, Pekín ha sido fuertemente criticada en los últimos meses por la inexorable política de Covid Cero. En un episodio reciente, al menos 27 personas perdieron la vida cuando el autobús en el que viajaban a un centro de cuarentena cayó en un zanja.