Biden rinde homenaje a la reina Isabel: “Definió una era”

·3  min de lectura

El presidente Joe Biden elogió el jueves a la difunta reina Isabel II como “más que una monarca” y una líder que “definió una era”.

“En un mundo en constante cambio, ella fue una presencia constante y una fuente de consuelo y orgullo para generaciones de británicos, incluidos muchos que nunca conocieron su país sin ella”, expresó en un comunicado emitido por la Casa Blanca.

Biden señaló que su “histórico reinado”, que abarcó siete décadas, “fue testigo de una era de avance humano sin precedentes y la marcha hacia adelante de la dignidad humana”, y agregó que “dirigió siempre con gracia, un compromiso inquebrantable con el deber y el poder incomparable de su ejemplo”.

También le atribuyó el mérito de ser “una estadista de una dignidad y constancia inigualables que profundizó la alianza fundamental entre el Reino Unido y los Estados Unidos”.

“Ella ayudó a que nuestra relación fuera especial”, aseguró.

El presidente agregó que él y la primera dama Jill Biden “esperan continuar una estrecha amistad” con el nuevo rey Charles y la Reina Consorte, y añadió que “los pensamientos y las oraciones de las personas de todo Estados Unidos acompañan al pueblo del Reino Unido y la Commonwealth en su dolor”.

“Enviamos nuestras más profundas condolencias a la Familia Real, que no solo está de luto por su Reina, sino también por su querida madre, abuela y bisabuela. Su legado ocupará un lugar preponderante en las páginas de la historia británica y en la historia de nuestro mundo”, destacó.

El presidente también firmó una proclama ordenando que las banderas estadounidenses en la Casa Blanca, los edificios gubernamentales, las bases militares y los buques de guerra estadounidenses ondeen a media asta hasta el día de su entierro “como señal de respeto” a la memoria de la Reina.

Biden se reunió con Su Majestad dos veces en su calidad de 46.º presidente de los Estados Unidos durante su visita al Reino Unido en junio de 2021: una vez en una recepción celebrada durante la cumbre del G7 en Cornualles y otra en una visita al Castillo de Windsor al día siguiente para tomar el té, invitado por la monarca.

Pero esas dos reuniones no fueron la primera vez que Biden se cruzó con la reina Isabel II. Según una revisión de la Casa Blanca de los registros del Senado de Biden, el primer encuentro del futuro presidente con Su Majestad sucedió casi cuatro décadas antes, cuando, como senador de Delaware, viajó al Reino Unido para asistir a una reunión del Grupo Parlamentario Británico-Estadounidense.

Las siete décadas de Su Majestad en el trono abarcaron los mandatos de 13 presidentes, todos los cuales conocieron a la reina Isabel II en persona, excepto uno.

Según el Palacio de Buckingham, el primer encuentro de la reina Isabel II con un jefe ejecutivo estadounidense se produjo solo cinco años después del comienzo de su reinado cuando conoció al entonces presidente Dwight Eisenhower, durante una visita de estado a los Estados Unidos en 1957.

Invitó a su sucesor, John F. Kennedy, a cenar en el palacio cuando él y la entonces primera dama Jackie Kennedy visitaron el Reino Unido en 1961.

El sucesor de Kennedy, Lyndon Johnson, fue el único presidente de Estados Unidos que no se reunió con Su Majestad. Pero cuando Su Majestad y el duque de Edimburgo invitaron a Richard Nixon a almorzar en julio de 1969, comenzó una racha que no se rompería.

Su Majestad se reuniría con otros tres presidentes estadounidenses en su propio territorio durante las visitas de estado a los EE.UU.: Gerald Ford en 1976, George H.W. Bush en 1991 y su hijo George W. Bush en 2007 durante la que sería su última visita oficial a Estados Unidos.