Biden descarta el plan de Trump para comercializar el bosque de EE.UU. apodado “el pulmón de Norteamérica”

·3  min de lectura
El bosque nacional de Tongass en Alaska está siendo amenazado con la tala y la minería dañinas mientras Trump intenta revertir las regulaciones (Getty Images/iStockphoto)
El bosque nacional de Tongass en Alaska está siendo amenazado con la tala y la minería dañinas mientras Trump intenta revertir las regulaciones (Getty Images/iStockphoto)

El gobierno de Biden anunció el viernes que revertirá una decisión de la era Trump para eliminar las protecciones ambientales del Bosque Nacional Tongass en Alaska, uno de los bosques templados intactos más grandes del mundo, apodado el “pulmón de América del Norte” por los científicos.

El objetivo es derogar o sustituir una decisión que habría abierto unos nueve millones de acres de la zona salvaje a la tala y la construcción de carreteras.

El bosque de Tongass es lo que se llama un “sumidero de carbono”, un elemento natural con capacidad para absorber y almacenar el carbono atmosférico, y es uno de los más importantes del continente. Capta el 8% de las emisiones anuales de carbono de Estados Unidos.

“Mientras que los bosques tropicales son los pulmones del planeta, el Tongass es el pulmón de Norteamérica”, declaró el año pasado a la PBS Dominick DellaSala, científico jefe del proyecto Wild Heritage del Earth Island Institute. “Es el último santuario climático de Estados Unidos”.

Los legisladores de Alaska, como la senadora republicana estadounidense Lisa Murkowski, habían argumentado que eximir a una sección del bosque de la “regla sin caminos” de la era Clinton, que prohíbe la construcción de carreteras en gran parte del extenso sistema forestal nacional, crearía importantes oportunidades económicas para el estado. La administración Trump accedió, anunciando que abriría más de la mitad de los 17 millones de acres del bosque al desarrollo el pasado octubre.

“En 2001, la industria maderera de Alaska tenía más de 500 millones de pies de capacidad de fabricación en el sureste de Alaska, pero ahora más del 80% de esa capacidad de fabricación de 2001 ha sido eliminada y los fabricantes restantes apenas sobreviven con una pequeña fracción de su capacidad”, escribieron los líderes empresariales en una carta al Servicio Forestal de Estados Unidos en 2018.

Leer más: “Megasequía” del río Colorado hace que el nivel de agua de la famosa presa Hoover descienda 130 pies

La administración Trump había tratado de argumentar que permitir una mayor tala no tendría un gran impacto en este importante sumidero de carbono, ya que la madera secuestraría el carbono y el bosque continuaría creciendo, en última instancia, equilibrando o incluso almacenando más carbono como resultado. Destacados científicos han calificado este análisis de “desinformación”.

Más allá de los impactos climáticos, el aumento de la tala en Tongass, que forma parte del mayor bosque nacional de Estados Unidos, podría afectar negativamente a la población de salmones, un alimento básico en el estado rural, especialmente para tribus como los Haida, Tlingit y Tsimshian, que han vivido en la zona durante más de 10,000 años.

Las protecciones renovadas para el bosque forman parte de la agenda climática más amplia del gobierno de Biden, que ha incluido la reincorporación a los Acuerdos Climáticos de París y la exigencia de que las agencias federales elaboren sus propios planes climáticos. Sin embargo, los científicos dijeron que la administración Biden se había quedado atrás en lo que respecta a la protección de los bosques antiguos, una parte clave de la agenda climática.

“Establecer protecciones permanentes para los bosques templados del noroeste del Pacífico y Alaska, junto con los bosques y árboles federales maduros de todo el país, será una de las soluciones climáticas más rentables y esenciales a corto plazo que puede emplear Estados Unidos”, escribió un grupo de organizaciones ecologistas a la Casa Blanca en una carta en abril, en la que instaban a la administración a hacer de las protecciones forestales una parte clave de la próxima conferencia sobre el clima de las Naciones Unidas en noviembre.

Relacionados

Biden respalda el enorme proyecto de perforación petrolera en Alaska de la era Trump al que se oponen los ambientalistas

Hombre sobrevive a ataque de oso en zona remota de Alaska

Alaska: Cuervos acechan a los compradores de una tienda Costco y roban su comida

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.